Su nombre está absolutamente asociado al de la saga Star Wars, y en buena parte también a la franquicia de Indiana Jones. Ha dejado una marca indeleble en el cine blockbuster americano, ya no sólo por el impacto cultural de sus creaciones, sino por su encarnizada pasión por la progresión tecnológica y técnica en el arte de la realización, para bien y también mal.

Sin embargo, antes de todo este inmenso legado por el que conocemos a George Lucas, hubo otro George Lucas. Dos proyectos distintos y cada uno diferente entre sí cuya relación con Star Wars es poco aparente, pero si hilamos fino algo podemos encontrar que las una. Estas son las dos películas de las que no tanta gente habla, pero también hicieron a George Lucas.

El futuro es un lugar hostil

Tras una peligrosa experiencia en las carreras de coches clandestinas, sufriendo un accidente que le alejaría totalmente del automovilismo competitivo, Lucas puso toda su pasión e interés en carreras más artísticas y sociológicas, especialmente en el cine. En la Escuela de Artes Cinemáticas del Sur de California estableció relaciones con muchos potenciales cineastas, destacando a Walter Murch, su futura mujer Marcia Griffin y, por supuesto, Steven Spielberg.

Tras su formación, Lucas creó el corto Laberinto electrónico THX 1138 4EB en 1967, causando gran fascinación entre los círculos cercanos y llevando a conseguirle una beca de Warner Bros, que le otorgó también la oportunidad de trabajar en una producción de su elección. El joven cineasta escogió trabajar en El valle del arco iris, un musical en el que andaba trabajando Francis Ford Coppola, por aquel entonces muy famoso en los círculos estudiantiles por ser uno de los alumnos que había logrado dar el salto a Hollywood.

No obstante, Coppola no estaba del todo complacido con las exigencias del sistema de estudios, y junto a Lucas terminó creando American Zoetrope, una productora con la que liberar a los cineastas del control de los grandes estudios. Desde este pequeño reducto independiente Coppola pudo hacer con libertad varias de sus obras, empezando por Llueve sobre mi corazón y pasando luego por algunas pelis que igual os suenan: El Padrino (uno y dos), La conversación, Apocalypse Now, etc.

Pero antes de todo esto, Coppola estaba intentando convencer a Lucas de que dirigiera un proyecto. George sólo estaba realmente interesado en producir, pero Coppola veía aquello como un desperdicio del que era, potencialmente, uno de los mejores talentos de su generación, y le convenció de adaptar su corto Laberinto electrónico a un largometraje.

Así, Lucas comenzó a desarrollar junto a Walter Murch esta distopía futurista de una sociedad cuyo conformismo le ha llevado a ser oprimidos por un régimen dictatorial que prohíbe la disidencia y las emociones. Esto, cabe añadir, vino espoleado tras la victoria de Richard Nixon, cuyos discursos llega a hacer una aparición.

THX 1138 es ciencia ficción, pero una ciencia ficción absolutamente distinta a la de La guerra de las galaxias (que en realidad es más una space opera y cine de aventuras que ciencia ficción). Lucas hace un film realmente íntimo, pausado, más cercano a Tarkovsky que a los seriales de los años 30 tipo Buck Rogers que admiraba y luego explotaría como influencias en sus grandes obras.

Quizá por ello es un film tan sugerente. Lucas explora de forma muy experimental pero con una economía narrativa muy eficaz elementos humanos complejos y traza con sutilidad puentes a la hostil realidad social del momento. Que no salgamos mucho de los espacios cerrados (un aspecto que modificó luego en el montaje del director) ayuda a trazar paralelismos al no posicionar la historia en un ambiente lejano y hasta improbable. THX 1138 podría suceder en 1973, dos años después de su estreno, ahora en 2021 o dentro de 100 años.

No es de extrañar, por otra parte, que ante una cinta tan singular Warner se viera totalmente superada y no supiera qué hacer con ella. De hecho, su rechazo fue tan abierto que redujeron ostensiblemente el presupuesto en marketing y mandaron a un editor de la casa para pulir la película. A pesar de la buena recepción por parte de la crítica, la película nació muerta comercialmente.

El pasado es un lugar feliz

[THX] iba sobre cosas reales que estaban sucediendo y los problemas que atravesábamos por ello. Me di cuenta tras hacerla que esos problemas son tan auténticos que la mayoría de nosotros tenemos que lidiar con esas cosas cada día, así que estamos en un estado constante de frustración. Eso sólo nos hace sentir más deprimidos de lo que estábamos. Así que hice una película en la que, esencialmente, nos deshiciéramos de esas frustraciones, el sentimiento de que todo es fútil.

La decepción de su modesto film le llevaron a aparcar el desarrollo tanto de un proyecto bélico que terminaría siendo Apocalypse Now y de la space opera que bebía más claramente de los seriales con los que se crió. En su lugar, fundó Lucasfilms para poder producir con más libertad y, a sugerencia de Coppola, intentó hacer un film más amable y orientado al público.

Para ello, Lucas recurrió a sus propias vivencias en Modesto, elaborando un proyecto nostálgico llamado Another Quiet Night in Modesto. Dividiendo sus diferentes etapas vitales en tres personajes distintos, y con la incorporación de otros personajes de mano de sus co-guionistas Gloria Katz y Willard Huyck, se procedió a intentar vender un film adolescente de comienzos de los 60 localizado en California.

Muchos estudios pasaron de la idea, y aunque United Artists estuvieron interesados tanto en la propuesta como en la space opera en la que Lucas estaba trabajando, no procedieron después de una inversión inicial para desarrollar el guion. Universal entró entonces ofreciendo financiación modesta a cambio de control creativo total para su director.

Así, con un reparto de jóvenes actores con potencial, se puso en marcha el complicado y hasta caótico rodaje de American Graffiti. En contraste con su anterior película, Lucas opta por el refugio del lugar feliz, con un momento y lugar específicos y anteriores en el tiempo. En el momento en el que suceden los hechos, no se habían producido antes de la repudia a la Guerra de Vietnam, el asesinado del presidente Kennedy y el nacimiento del movimiento contracultura.

En su viaje al pasado, Lucas mira al último momento antes de poder mirar al mundo sin cinismo, conectando con un mundo juvenil, confuso pero intenso y vital. Lo hace con cierta mirada idílica, pero también con cierto regusto agridulce, tanto por los momentos que no volverán como por los instantes que parecen insignificantes pero lo son todo cuando los estás viviendo y terminan cambiando tu trayectoria.

Sin pretenderlo demasiado, Lucas había dado forma a un artefacto ideal no sólo de su tiempo, sino de ese momento vital antes de que la adultez te venga a golpear con la mano abierta. También refleja a la perfección lo turbulento del periodo con una estructura más caótica y libre a la hora de contar las historias de sus personajes. Una narración que transmite a la película esa particular energía que la hace trascendente, pero que desde Universal veían con dudas y dudaban de su potencial entre el público.

Por fortuna para el director, Coppola llegaba de haber tenido un éxito abrumador con El Padrino, y su entrada como productor otorgó una defensa férrea que legitimó la visión de Lucas. El runrún dentro del estudio en torno a la película fue lo que terminó de decidir a los ejecutivos para descartar el absurdo plan de lanzarla como una TV Movie y darle un lanzamiento como Dios manda.

El público la abrazó con creces, recaudando unos 55 millones de dólares que hoy día equivaldrían a unos 317 millones. La crítica la aplaudió, recibió veneración en los Premios Oscar, y cimentó las carreras de Richard Dreyfuss, Ron Howard y Harrison Ford. Y, por supuesto, legítimo a Lucas como cineasta, además de hacerle millonario, con lo que ya contaba con el caché para poder hacer su proyecto soñado: Star Wars.

Artículo anteriorFortitude: lo nuevo de Gojira sale en abril y ya tenemos su primer single
Artículo siguiente‘El Invento’: José González se atreve por primera vez a cantar en español en su nuevo single

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.