Guía fácil de Metal: Black Metal (I)

Black Metal

Cuánto tiempo sin volver a meternos en profundidad en el maravilloso mundo del sonido Metal. ¿Lo echabais de menos? ¿No? Da igual, pienso seguir instruyéndoos. Nadie dijo que este camino iba a ser fácil, pero el esfuerzo merecerá la pena porque podréis ir por el mundo con la cabeza alta diciendo que sois unos grandes sibaritas del género pesado, o por lo menos aparentarlo.

Desde el género base, o Heavy Metal, hemos ido avanzando a una de sus principales ramificaciones y que sirve como unión a una amplia mayoría de las restantes, el Thrash Metal. Hasta nos hemos desviado para conocer una de las ramas más populares del Metal Extremo: el Death Metal. Hoy volvemos al punto de partida de este, el Thrash, donde cogeremos impulso para indagar en otra de las ramas extremas más conocidas surgidas a partir de este. Una rama ampliamente conocida, ya sea por su nombre, por su sonido, o por las controversias surgidas de él, y que surgió de esta vertiente Thrash: el Black Metal.

A qué suena el Black

Las raíces de este género residen, al igual que en el caso del Death Metal, en una evolución del Thrash Metal y de algunas bandas de Heavy Metal más cercanas a lo extremo. Los riffs de guitarra del Black Metal son muy ágiles y veloces, pero con mucha distorsión y ritmos más agudos también, a diferencia del Death. Las baterías también toman marchas vertiginosas y abrasivas con la marcada presencia de los blast beats y los dobles bombos. Por último, las voces características del género son muy ásperas y crudas, casi chilladas, y que les dan un toque característico a estas bandas con respecto a otros géneros.

Tradicionalmente se han asociado las letras de este género con el satanismo, la guerra y el nihilismo, pero también hay tendencias políticas cercanas a la socialdemocracia, el comunismo o el anarquismo. Hasta hay Black Metal Cristiano. Por no hablar de las diferentes ramas que surgieron a partir de la corriente tradicional, cada una aportando matices diferentes que los distinguían y se les catalogaba como subgénero de este. Aunque también es destacable la facilidad del Black Metal para colarse como influencia hasta en géneros no metaleros.

La primera generación: los orígenes

Cuando hablamos de la primera generación o primera ola del Black Metal generalmente nos solemos referir a ese tipo de bandas en las que se comenzaban a vislumbrar esas características propias del Black Metal, aunque muchas veces no estaban totalmente formados para poder ser considerados puro Black. Así, cabe destacar la importancia de bandas prototípicas que tocaban un Heavy Metal con un carácter más extremo y agresivo, como Venom, destacando su influencia gracias a trabajos como Welcome To Hell o Black Metal (de donde saldría el nombre) que marcaron esta primera tendencia blackmetalera, además del uso de pseudónimos por parte de sus integrantes.

También cabe destacar la aportación de Mercyful Fate y, sobre todo, de su frontman, King Diamond. La estética maquillada y siniestra de este cantante danés y su influyente Abigail fueron, sin duda, una base importante para el género. Además hay que dar especial relevancia a bandas de Thrash como los americanos Angel Witch, germanos como Destruction y Sodom, y unos imprescindibles que ya han aparecido en varias ocasiones durante el transcurso de esta guía, los suizos Celtic Frost. Estos últimos adquieren mucha mayor importancia gracias a sus satánicas letras y a su To Mega Therion, donde se palpan aun más las bases del conocido como “True Black” de la siguiente generación.

La segunda generación: el Inner Circle noruego

Llegar a la segunda generación del Black Metal es hablar de la corriente más aceptada para definir el sonido Black. No por nada esta generación se autoconsideró como la auténtica, la del “True Black”. Con el eje situado en la región escandinava de Noruega, destacando en especial la escena de Oslo, de donde salieron una magnífica hornada de bandas clave para el género que se consideraban la auténtica esencia de este. Esta tendencia fue conocida globalmente como el Inner Circle, y en la que figuran nombres como Darkthrone, Mayhem, Emperor, Burzum, Enslaved o Gorgoroth. Bandas extraordinarias que conformaron una escena que destacó, aparte de por su brillantez y su fuerza, por su controversia.

No es un secreto la filosofía anticristiana y ocultista del Inner Circle. A este movimiento es al que se le atribuye la quema de varias iglesias de Noruega, aunque algunos incendios solo fueran causados imitadores/admiradores de esta tendencia, y en especial a Varg Vikernes (Burzum) y Euronymous (Mayhem), líderes ideológicos del movimiento. ¿Por qué este ataque a los edificios eclesiásticos? Por sencilla antipatía contra la religión católica y todo lo que ella representa. Esos incendios eran una manera simbólica de arremeter contra esta religión, esperando una auténtica revolución en contra de esta institución. En palabras de Vikernes:

Siempre he creído que se debe hacer lo correcto sin tener en cuenta las consecuencias, así que si estaba luchando por una causa perdida eso no tiene importancia. Prefiero morir luchando por lo que creo que vivir por cualquier otra cosa.

La muerte también fue un asunto peliagudo que rodeo a este Inner Circle. Una de las más significativas fue la de Per Yngve Ohlin, más conocido como el cantante de Mayhem, Dead, que se suicidó disparándose con su escopeta. Su compañero de banda, Euronymous, lejos de perturbarse, cogió una cámara y fotografío tal macabra estampa y la empleo para uno de los bootlegs de Mayhem, Dawn of the Black Hearts. También se decía que el propio Euronymous repartía collares hechos con trozos de la calavera de Dead a todos los que consideraba dignos. Un ejemplo de esa aura de oscuridad y terror que el noruego siempre quiso darle a su banda.

Pero no todo era un camino de rosas entre las bandas del Inner Circle. Aunque el propio Varg Vikernes, de Burzum, acabara actuando como bajista de Mayhem, la relación con Euronymous se fue haciendo cada vez más tensa, llegando al punto de acabar en una violenta confrontación que acabaría con la vida del líder de Mayhem a manos de Vikernes por sucesivas puñaladas. Con el encarcelamiento de este último por la pena máxima (21 años) se consideró finalizada la ideología del Inner Circle.

Se lo tenía merecido, era un inútil y un incompetente. ¿Tenía que haberme apiadado de esa mierda de persona? Yo valoro mis leyes más que las leyes de la sociedad. De su boca siempre salían grandes palabras y frases pero nunca hacía nada de lo que prometía. Él me atacó e intentó matarme con un cuchillo, y fracasó miserablemente, en ese momento supe que no debía darle otra oportunidad.

Lamentablemente, estos polémicos hechos acabaron por ensombrecer lo verdaderamente importante, que era la música que esta escena desplegaba. Los comienzos fueron propicios gracias a la colaboración entre las bandas y por la creación del sello Deathlike Silence Productions, dirigido por Euronymous, que distribuía todo el material y generando esta escena underground por el país. Así, comenzaron a destacar grandes bandas, como Darkthrone, cuyas primeras obras se pueden considerar como las primigenias de esta segunda generación, aparte de ser los discos más influyentes del género.

Sería una verdadera lástima no acercarse a este movimiento por la polémica que le rodeo, porque estaríamos ignorado a varias de las mejores formaciones del Metal. Mayhem es un magnífico ejemplo de siniestralidad sublime y efectiva que no deja indiferente a nadie. Emperor son una de las bandas más importantes y transcendentales del movimiento gracias a la figura de su líder, Ihsahn, hoy una institución del Metal Extremo actual. Otros imprescindibles de esta hornada son gente como Gorgoroth o Immortal, pero sobre todo Burzum. La banda de Varg Vikernes alcanzó nuevas cotas por entonces impensables en este género, siendo uno de los grandes precursores del Black Metal atmosférico. Todas estas bandas apostaban por los métodos de producción y grabación más pobres posibles para que su sonido fuera maltratado y darle más oscuridad a su música.

El mundo necesita oscuridad, porque el exceso de luz no nos ilumina ni nos abriga sino que nos ciega y nos abrasa | Varg Vikernes

Para todo el que le apetezca saber más de este Inner Circle Noruego, su desarrollo y sus polémicas, recomiendo ver el documental Until The Light Takes Us. Una pieza muy ilustrativa y que gustará a todo aficionado a los films relativos a la música. Aunque no esté del todo rematado y bien llevado, realmente merece la pena echarle un vistazo, en especial por ver lo que dicen artistas sobre la escena de la que fuero participes.

Guía fácil de Metal