Rock & Roll de corazón roto: capítulo un millón.

Por muy rancia que suene ya la expresión “Cualquier tiempo pasado fue mejor”, para el caso concreto de Spiritualized viene como anillo al dedo. Aún existe gente que afirma que “Al loro, que no estamos tan mal”, y la verdad es que cosas como ‘Hey Jane’ son incontestables, pero parece innegable que el momento dorado para Jason Pierce ya hace tiempo que pasó. Habrá quien sea más drástico y defienda que su momento dorado se acabó cuando chapó Spacemen 3.

Pero claro, con Spacemen 3 no sacó Ladies And Gentlemen We Are Floating In Space (Dedicated, 1997).

Un disco vendido desde su misma portada como el envoltorio de un medicamento, química sonora para curación del alma y el corazón roto. Jason Spaceman se encerró en sí mismo en la búsqueda de esa cura que tanto necesitaba tras su ruptura Kate Radley y terminó creando uno de los mejores medicamentos para ese momento tan jodido como es el fin de una relación. De ese tratado bañado en psicodelia, espiritualidad, jazz y rock se han escrito ya infinidad de cosas, pero nunca está de más volver a recordar sus puntos más célebres.

Es cierto que hablar (y superar) el corazón roto no es algo extraño en el mundo del Rock & Roll. El caso de ‘Electricity’, enfocado de manera clara al impulso sexual y desenfrenado del que trata de llenar el vacío generado, no es el primer caso que verá el rock ni tampoco ha sido el último. Su “particular” coctelera de psicodelia garagera, speed, guitarras y órganos estallando por los aires alcanza niveles tan espectaculares que no extraña que fuese escogido como primer single del disco. Aunque no sea uno de los cortes más representativos, sí es uno de los más inmediatos y llamativos que actúa como gran cebo para entrar de lleno en un disco que ya ha alcanzado la inmortalidad.


Subscribe
Notify of
guest

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments