Talking Heads es uno de esos grupos que alguien tendría que inventarlos en caso de que no existieran. Un verso libre dentro de una nueva ola de renovación de la música rock y pop, impulsados por la particular e irrefrenable creatividad de un David Byrne al que cualquier halago se le queda corto.

Lejos también de ser un grupo de culto, temas como ‘Psycho Killer’ se volvieron parte indeleble de la cultura pop contemporánea, e incluso temas del More Songs About Buildings and Food gozaron de cierta popularidad. Algo que no encantó del todo al grupo, que se negaban a ser considerados un grupo de singles y respondieron con algo más radical, tanto en ritmo como en letras, como fue el Fear of Music.

Irónicamente, el disco acabó dejando singles remarcables como ‘Cities’ o ‘I Zimbra’, pero más destacada fue una ‘Life During Wartime’ que no sólo tiene el honor de ser uno de los highligths de dicho disco, sino una de las cumbres del considerado mejor concierto jamás rodado en película. Tras una increíble corriente ascendente en cuanto a ritmo y varias interpretaciones intensas, Stop Making Sense se torna de repente en un vídeo de ejercicios aeróbicos a ritmo de música funk y disco y letras distópicas.

La actuación representa dos de las grandes virtudes que han convertido a Byrne en leyenda. Por un lado, la canción es irresistiblemente pop, además de urgente y rabiosa en su sonido, y el frontman hace la letra coreable de manera incontestable, muestra de su clarividencia compositiva. Por otro lado, la interpretación es tan enérgica como la pieza, con el cantante haciendo unos bailes imposibles (y envidiables) que evidencian su habilidad como showman.

Yo no sé vosotros, pero a mí me alegra el día ver este vídeo una y otra vez.

(Jitazos inmortales es una serie sin final con las mejores canciones de la Historia según Hipersónica. Tiene su playlist.)

Subscribe
Notify of
guest

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments