Es difícil medir el grado de cansinismo al que hemos terminado llegando muchos con un temazo como es ‘Seven Nation Army’, estropeado a día de hoy por un abuso desmedido de su uso por DJs de bareto y radios afines al rock y, sobre todo, por su transformación en himno deportivo usado en eventos deportivos de la manera más random imaginable, con horrenda versión pachanguera y todo.

No obstante, el hartazgo con su tema más famoso no debería hacernos olvidar que The White Stripes eran (y son) un grupazo muy serio, capaz de entregar temazos en casi todos sus discos y dejando más de uno como imprescindible de este siglo. No importa lo que digan los haters mientras existan discos como White Blood Cells (Sympathy for the Record Industry, 2001) o Elephant (XL, 2003).

Porque Jack White y Meg White tenían ese toque especial que les hacía dominar el arte de hacer venirse arriba al personal, con pepinazos de enorme calibre como ‘Fell in Love with a Girl’. Un tema directo, acelerado, potente y que no hace prisioneros. Subidón en toda regla en cuanto la guitarra de Jack comienza a sonar.

No hace falta ni llegar a los dos minutos para firmar un tema capaz de elevarnos hasta el firmamento a base de decibelios atronadores. El tema se muestra tan corto como certero y demoledor, con efectos más inmediatos que una inyección de adrenalina intravenosa. Una locura inmortal de la que es difícil cansarse (a menos que también la sobreexploten en estadios de fútbol).


Subscribe
Notify of
guest

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments