Jitazos inmortales (XXII): ‘Cubos’, de Sôber

Más allá de la imagen pública (y de Tool)


En pleno 2017, ponerse a defender a un grupo como Sôber es meterse en un fregado muy gordo del que es difícil salir bien parado. Es cierto que su imagen pública se ha visto bastante erosionada por los círculos en los que se han movido, la tipología de su público medio, por no hablar de su deplorable trayectoria desde su regreso en 2010.

Sin embargo, hay que romper unos cuantos mitos. Hablamos de una banda que se postuló para tomar el testigo de Tool (aunque hay quien defienda que directamente son una calcomanía) aquí en España, y eso cuando los angelinos aun estaban en sus comienzos y no habían rozado la excelencia, algo que alcanzaron cuando los madrileños alcanzaron su mayor pico de inspiración.

Aunque la banda capitalina carece de la precisión matemática y exquisitez progresiva del grupo de Maynard James Keenan, pero la calidad de un disco como Morfología (Zero, 1999) debería estar fuera de toda duda. Ese rock/metal alternativo con mucho groove dejó una buena colección de temas, destacando uno por encima del resto.

Es complicado escuchar ‘Cubos’ y no apreciar esos ecos de los primerísimos Tool que tanto fluyen por sus venas. Pero más allá del parecido con la otra banda, Sôber se las apañan para dejar sus pequeñas señas de identidad, además de clavar unos riffs de enorme pegada y un estribillo de los que dejan huella en la memoria. Resulta imposible no mirar con nostalgia temas como este, sobre todo viendo los derroteros que ahora siguen.