Jitazos inmortales (XXVII): ‘The Weight’, de The Band

Dejar que el viento nos lleve

Comunión

Demasiada humildad tuvieron quizá como grupo The Band a la hora de escoger nombre. Cierto, se ganaron reputación tocando como banda de acompañamiento para gente que igual os suena, como Bob Dylan por ejemplo, pero la calidad que ellos llegaron a mostrar como músicos y como conjunto esta mucho más allá de la de unos simples gregarios. Por eso mismo, son La Banda, con todas las letras y mayúsculas.

Por eso mismo, poco tienen que envidiar de artistas y grupos consolidados de la época, como han demostrado con sus trabajos y su cuidada música, tocando con mucho mimo ese country y roots rock del que se puede decir que son toda una referencia. No es que sean unos grandes olvidados o eternamente infravalorados, pero no nos moriremos por hablar más de discos como Music from Big Pink (Capitol, 1968)

Dicho en pocas palabras, hablamos de un disco mágico, de brillar haciendo cosas pequeñas y tocar las teclas adecuadas. Por eso mismo eran La Banda y por eso mismo ‘The Weight’ es La Canción. Han hecho grandes canciones a lo largo de su historia, pero el gran uso que se ha hecho de esta canción, sin duda su tema más popular, es lo que le dota de la condición de inmortal.

Conforme empieza a sonar, se nota cómo el aire que entra en nuestros pulmones se vuelve un poco más puro y pasamos a sentir la necesidad de dejarnos mecer por el viento, aunque este sólo esté en nuestra cabeza. La deliciosa instrumentación, el pausado y exquisito ritmo y los juegos vocales que invitan a que nos unamos con lo más profundo de nuestra voz. Hay que ser de piedra para que el corazón no palpite con esta canción.


Anuncios