Anuncios

Jitazos inmortales (XXXI): ‘Winter Linn’, de Clark

Deformando la materia

Humo y estructuras

Lo más fascinante en la electrónica de hoy día, quizá uno de los géneros más excitantes que pueda echarse uno a la cara, es la manera que tiene de retroalimentarse para seguir evolucionando. Vemos cada poco tiempo a productores atrevidos que cogen distintas ramas de la electrónica y las cruzan para expandir las fronteras existentes del género.

En ese sentido, probablemente Clark sea uno de los mejores del mundillo, no sólo por su valentía a la hora de juntar y mezclar ramificaciones, sino por cómo logran que estas cristalicen en piezas de mucha calidad, fascinantes, alucinantes y con punch para ser indudables jitazos no sólo en su género, sino universales.

Su disco homónimo (Warp, 2014) fue la llamada de atención definitiva para todos los que aún permanecíamos ajenos a su extraordinario talento. Su quinto disco es uno de esos que transcienden las barreras del género y obliga al resto de mortales no centrado en la electrónica a perderse en las extraordinarias estructuras y sonidos humeantes del músico inglés.

Y pocos músicos son capaces de igualar un pepinazo del calibre de ‘Winter Linn’. El punch techno, la exquisitez del IDM, algo de magia electro y, sobre todo, mucho mimo e intensidad puestas en la creación de la pieza. Es imposible no quedarse fascinado en esos primeros compases, pero luego la posterior progresión y la explosión en el momento cumbre forjan un tema que, dicho vulgarmente, es para que se cague la perra.


Anuncios