Woods llevan tanto tiempo siendo, para la redacción de Hipersónica, WOOOOOOOOOOODS que a veces los damos por sentado. De hecho, hubo gente aquí que recibió sus adelantos de Strange to Explain desde el “pos bueno, pos fale, pos malegro” de la tibieza. Pero si algo no es su nuevo disco es tibio… aunque a veces lo parezca.

Lo parece por el sonido, por la necesidad de ser menos intenso, de sonar más luminoso, a ratos más “normal”. Woods (WOOOOOOOOOODS) siempre han sido un grupo aferrado a la psicodelia, a las ideas atípicas que gracias a ella nacen en las canciones, a la sorpresa y a la sonrisa. Strange to Explain les coloca algo más lejos de la rareza absoluta y más cerca de un sonido de radiofórmula adulta.

Pero, claro, incluso en eso triunfan: ‘Just to Fall Asleep’ la domina una guitarra española que alguna vez se había asomado a la discografía de Woods, tímidamente, para recordarnos lo mucho de Love que hay. Ahora, no obstante, ya es la protagonista absoluta, y la canción, entonada con absoluta delicadeza, podría haberse quedado en (perdonadme esto) el ‘More Than Words’ de Woods. Algo que ni les pega ni donde les querríamos ver.

Ellos, juguetones como siempre, deciden que para evitar que eso pase, van a crear una atmósfera que se puede cortar, extremadamente ácida con sólo unos pocos trucos: el principal, esa base de ritmo que parece un caballo cabalgando, lentamente, en la lejanía.

Moviéndose en el alambre, Woods han compuesto una de las mejores canciones de su discografía. Y, también, sin darse cuenta, han construido la toma alternativa a la canción que cierra el primer Red Dead Redemption.

Subscribe
Notify of
guest

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments