Ah, el «disco menor«, ese género musical. Artista de renombre y prolongada trayectoria saca nuevo álbum y, sea porque efectivamente palidece respecto a su obra, sea porque injustamente se le compara con trabajos pasados desde el imposible prisma del presente, acaba metido en esta categoría, condenado a la irrelevancia entre los discos buenos y los discos de mierda de su autor, resignado a comentarios despectivos del palo «te gustará si eres fan». No son los peores discos, son sólo los «menores», los que acaban en el purgatorio de cumplir el trámite en los repasos discográficos. Hemos visto que esta semana se cumplen diez años del lanzamiento del C’Mon de Low, perfecto ejemplo de esta etiqueta, y hemos pensado en darnos un paseo por algunos discos menores de bandas ultraconsagradas y rescatar canciones que valen la pena, ésas que seguramente no encabezarán un listado de mejores canciones de sus autores pero podrían entrar sin problemas en la parte de media de la tabla. Veamos las primeras veinte que nos salen:

Artículo anteriorNeurosis: un excelso huracán de opresión y fuego
Artículo siguienteAndy Stott – Never the Right Time

1 Comentario

  1. El de REM no es disco menor, es disco de mierda, por más que Leaving New York sea la hostia. Menores, si quieres, Reveal o el último.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.