Las 101 mejores canciones de rock de los años 50 y 60 (III)

Buffalo Springfield
Las mejores canciones de los años 50 y 60

Tercera jornada para nuestra lista recogiendo las 101 mejores canciones de rock de la década de los 50 y los 60, este arranque de nostalgia y reivindicación que nos ha dado tras un golpe de sol, que en estas fechas son muy complicados. Si ayer metíamos mano en el tarro de las esencias dando entrada a formaciones como King Crimson, Bee Gees, The Kinks o Status Quo, el plan para hoy promete ser aún más movido. Podéis suscribiros a la lista en Apple Music

80. Buffalo Springfield — Mr. Soul

Lo fácil con Buffalo Springfield es quedarse con ‘For What It’s Worth’ y con las patillacas de Neil Young, pero con una visión tan superficial del asunto se corre el riesgo de pasar por alto canciones tan imprescindibles como ‘Mr. Soul’ y el álbum en que figura, Buffalo Springfield Again. Compuesta por Young en cinco minutos, según sus palabras, encierra en poco más de la mitad de ese tiempo todas las virtudes de un grupo que en un periodo de dos tormentosos años tuvo tiempo de sacar tres discos de referencia. Quién sabe hasta dónde podrían haber llegado si se hubieran llevado un poco mejor entre ellos.

79. John Lee Hooker — Hobo Blues

La lista de maestros del blues a reivindicar es tan larga que nos faltaría blog para cubrirla, pero John Lee Hooker es especialmente importante en esta serie de artículos por haber sido una referencia tan constante para infinidad de músicos rock durante décadas. Es por ello que, ni cortos ni perezosos, nos saltamos los límites temporales que nosotros mismos impusimos para esta elección con la intensa, descarnada ‘Hobo Blues’, originalmente publicada en 1948. La ocasión lo merece cuando hablamos de un genio que estuvo siempre por encima de las ataduras de la industria y que fue representante de excepción de los sonidos del sur más profundo de los Estados Unidos.

78. Elvis — Suspicious Mind

Tan fuerte es la condición de Elvis como icono de la cultura popular de otro tiempo, que a toro pasado es fácil cometer el error de desechar su extremadamente prolífica carrera musical plagada de incontestables como ‘Suspicious Mind’. Publicada originalmente con poca fortuna por Mark James en 1968 y entregada un año después a Elvis para que la convirtiera en el épico himno a los amores que matan que hoy todos conocemos, fue el último de su impresionante colección de 17 singles en lo más alto de las listas estadounidenses y puso fin a una sequía de éxitos en su país que duró siete años.

77. Moby Grape — Omaha

En la difícil categoría de bandas de rock que tuvieron el talento necesario para estar entre los más grandes, pero que acabaron torciéndose en el camino a causa de incontables factores internos y externos, Moby Grape tienen un lugar de excepción. A pesar de tantas desgracias, han permanecido activos de forma intermitente desde que editaran su debut homónimo en 1967 hasta nuestros días, lanzando por el camino siete discos (ocho si contamos el de Fine Wine). En el primero de ellos figura esta ‘Omaha’, donde brilla con especial fuerza la característica marca de la casa de contar con los cinco miembros del grupo participando en la parte vocal, juntos pero no revueltos, y con uno de sus más rugientes esfuerzos en la faceta instrumental.

76. Evil Enc. Group — Hey You

Rock que más que salir del garaje, parece estar grabado en la caseta de aperos de tu abuelo, latigazos psicodélicos a cada momento y un dominio absoluto del fuzz: los ingredientes perfectos para enamorar a un redactor de Hipersónica. Todo ello se emplea perfectamente en este sencillo de Evil Enc. Group de 1968 que cuenta con ‘Hey You’ por un lado y con ‘The Point Is’ por el otro, siendo de lo poco que ha quedado grabado de ellos para que hoy los podamos idealizar y para que den buena cancha en el mercado de segunda mano.

75. Sabicas with Joe Beck — Inca Song

Nuestra primera parada de la lista en territorio nacional sirve para dar paso a un artista de excepción y mucho menos recordado de lo que su talento merece: Agustín Castellón Campos, más conocido como Sabicas. El maestro navarro de la guitarra fue uno de los primeros grandes responsables de dar relevancia internacional al flamenco siendo pionero de la fusión con otros géneros, como prueba el colosal álbum titulado Rock Encounter editado en 1966 junto a otro grande las seis cuerdas como Joe Beck. Estamos ante una auténtica explosión de color, técnica y mezcla muy bien entendida a la que resulta imposible resistirse gracias a auténticas maravillas como ‘Inca Song’.

74. Joe Cocker — With a Little Help from My Friends

De las muchas versiones de The Beatles que la Humanidad ha tenido que escuchar (y en algunos casos que sufrir), la que Joe Cocker hizo de ‘With a Little Help from My Friends’ es de las pocas que claramente superan a la original. Para conseguirlo, el de Sheffield arrancó de cuajo toda la candidez de la composición firmada por Lennon y McCartney, llenando el vacío dejado con pura garra blues, haciéndola más lenta y más emocionante, y sumando a la causa músicos de la talla de Jimmy Page, B.J. Wilson y Chris Stainton. Eso sí, para el gran público será siempre recordada como la canción de Aquellos maravillosos años.

73. The Remains — Don’t Look Back

Decía ayer de The Remains que se encontraba entre el sufrido elenco de artistas que habían quedado en el olvido a pesar de contar con los ingredientes necesarios para el triunfo, aunque una reciente oleada de reconocimiento ha provocado que los de Boston hayan conseguido a estas alturas de la vida una mayor relevancia. De su único álbum editado merece la pena reivindicar también esta ‘Don’t Look Back’ compuesta por Billy Vera, que desprende carácter, gancho y unas ganas de comerse el mundo que no les sirvieron de mucho. Pero no me digáis que no es un temazo.

72. The Seeds — Pushin’ Too Hard

Mientras esperas quince minutos en el coche a que tu novia vaya a comprar unas cosas en la tienda, seguramente matarás el tiempo jugando al Angry Birds o leyendo con desdén los últimos artículos de Hipersónica, pero Sky Saxo aprovechaba ocasiones así para escribir canciones tan míticas como ‘Pushin’ Too Hard’. Bien es sabido que The Seeds, con su garage que anticipaba la forma del punk por venir, son un grupo muy por el que perder la cabeza, y más con canciones como ésta. Su repercusión inicial como single en 1965 fue más bien escasa, pero al ser incluida un año después en su debut homónimo empezó a sonar asiduamente en las radios americanas.

71. Fairport Convention — A Sailor’s Life

También en nuestra rockera lista pueden tener cabida canciones del folk tradicional inglés sobre una joven mujer en busca del marinero que le robó el corazón. Sobre todo si llegan interpretadas de forma tan memorable como lo hicieron Fairport Convention en 1969 para su tercer álbum, Unhalfbricking, dando con ello un inesperado soplo de vida al folk rock británico a partir de ese punto. Once espectaculares minutos de canción que van de menos a más, jugueteando con lo progresivo pero sin caer en los excesos propios del género, y cubriéndolo todo de emoción gracias a la maravillosa voz de Sandy Denny y al violín invitado de Dave Swarbrick.

La voluntad

Me ha gustado este post y quiero contribuir a la sordera endémica de Hipersónica.

€1,00

Más en Hipersónica

Anuncios