Anuncios

Las 101 mejores canciones de rock de los años 50 y 60 (IV)

Los Saicos

Por fin es sábado, pero nuestro gran propósito no se detiene (ya veis que esta vez nos hemos tomado en serio terminar de verdad un especial) y el cuarto capítulo de nuestra colección de las mejores canciones de rock de los años 50 y 60 llega puntual a la cita. Tras dar paso en la entrega anterior a imprescindibles de la talla de Buffalo Springfield, Joe Cocker, The Seeds o Sabicas. ¿Y para hoy? Pues más y mejor, o esa es la intención .Podéis suscribiros a la lista en Apple Music

70. John Mayall & The Bluesbreakers — All Your Love

El proyecto conocido como John Mayall & The Bluesbreakers comprende a una increíble amalgama de músicos que se han ido turnando, siempre obviamente en torno a la figura de Mayall, dando lugar a más de cien combinaciones diferentes en las dos etapas que la formación ha estado activa. Especialmente espectacular fue la constelación que se dio cita para la grabación de Blues Breakers with Eric Clapton en 1966, el segundo álbum del grupo, que se abría con toda la fuerza soul de esta versión de ‘All Your Love’ que tomaron prestada a Otis Rush.

69. Los Saicos — Demolición

Más de uno se sorprenderá al descubrirlo, pero si os proponéis tirar del hilo para llegar hasta los orígenes de un género como el punk, os encontraréis con que el camino recorrido pasa nada menos que por Perú, donde Los Saicos se alzaron durante el ecuador de la década de los 60 como uno de los primeros grupos en practicar eso que hoy se denomina como proto-punk. En solo dos años de carrera que tuvieron, entre el 64 y el 66, apenas tuvieron tiempo para editar unos cuantos singles, pero en todos ellos se mostraron salvajes, desatados, tremendamente eléctricos y descaradamente gamberros. ‘Demolición’ es, además de su gran himno, uno de los grandes momentos del rock latinoamericano.

68. Dick Dale and the Del-Tones — Let’s Go Trippin’

Mucho antes de que toda una generación de oyentes descubriera la existencia de Dick Dale gracias a que Quentin Tarantino decidiera incluir la incontrolable ‘Misirlou’ como parte de la banda sonora de Pulp Fiction, el rey de las guitarras surf ya se había ganado con todo derecho su corona gracias a temas como ‘Let’s Go Trippin’. Considerada como una de las precursoras del género al ser lanzada en el año 61, no muestra al Dale más desatado en la faceta técnica, pero encierra de manera casi mágica en apenas dos minutos toda la cimentación de lo que sería la imparable ola surf que sacudiría la década.

67. Blues Magoos — (We Ain’t Got) Nothin’ Yet

Donde más fuerte pegó la primera sacudida de la moda psicodélica a mitad de los 60 en Estados Unidos fue en la costa oeste, más concretamente en San Francisco, pero la escena de Nueva York al otro lado del país también trajo buenas propuestas para la puesta en marcha del estilo más pujante en aquellos tiempos, como es el caso de Blues Magoos. A ellos pertenece esta extremadamente efectiva ‘(We Ain’t Got) Nothin’ Yet’ que merecidamente debe ser considerada como uno de los grandes himnos de aquel momento, construida toda ella sobre el machacón órgano Vox Continental y sobre un bajo que no deja de bombear ritmo. Se puede encontrar en su debut Psychedelic Lollipop, que allá por 1966 fue de los primeros álbumes en emplear la etiqueta “psicodélico”.

66. Bob Dylan — Tombstone Blues

Muchos palos le cayeron a Bob Dylan desde los sectores más recalcitrantes del folk cuando, tras años de liderar dicha escena, decidió electrificar su propuesta y abrir fronteras. Bringing It All Back Home ya dio en 1965 las primeras muestras de dicha intención, pero el salto definitivo se efectuaría un poco más tarde ese mismo año con el universalmente adorado Highway 61 Revisited, que a pesar de las reticencias iniciales de determinados sectores se convirtió en un éxito incontestable. ‘Tombstone Blues’, con su surrealista letra y su incesante ritmo de blues rock, representa como pocas esa nueva era que haría más grande y mucho más relevante a Dylan.

65. The Monks — Monk Time

Entre todos los grupos raros que surgieron durante la gestación del rock, The Monks tienen un lugar especialmente destacado: cinco soldados de las Fuerzas Armadas estadounidenses asentados en Alemania que practicaban un garage completamente descontrolado, ajeno a las reglas y de letras marcadamente polémicas, y que para colmo aparecían en escena completamente vestidos de negro y con las cabezas tonsuradas como monjes. Tuvieron un corto periodo de vida entre el 64 y el 67, pero por actitud y por estilo, son también merecedores de la etiqueta de pioneros del punk, como así demuestran canciones tan directas como esta ‘Monk Time’.

64. The Nazz — Open My Eyes

Aunque el mánager de The Nazz pensara que era buena idea promocionarlos como una nueva sensación adolescente al estilo The Monkees, el cuarteto de Philadelphia pronto consiguió obtener un cierto nivel de relevancia, sobre todo en las radios de su Pennsylvania natal, gracias a la calidad de canciones como ‘Open My Eyes’. En realidad, dicho tema era el que SGC quería lanzar con más fuerza, pero el DJ de una estación pinchó por error la otra cara del single, donde venía grabada ‘Hello It’s Me’, y ésta le robó gran parte del protagonismo a nuestra elegida. Tras su trabajo debut en 1968, editaron un par de álbumes más hasta disolverse a comienzos de los 70.

63. The Trashmen — Surfin’ Bird

Analizada bajo los estándares de hoy en día, ‘Surfin’ Bird’ podría parecer una canción tonta, hasta cansina, pero en 1963 fue todo un éxito que permitió a The Trashmen arrasar por donde pasaban y les garantizó la firma de Garrett Records. La locura surgió en realidad de la mezcla de dos temas de The Rivingtons, por lo cual fueron acreditados tras presentar tiempo después la pertinente reclamación, y sirvió a los de Minneapolis como punta de lanza para otra serie de éxitos (más moderados, eso sí) que irían editando hasta su ruptura en 1967. Sí, es una canción declaradamente ridícula, pero ya me diréis vosotros quién es capaz de resistirse a ella.

62. Sabicas with Joe Beck — Zapateado

Segunda aparición en nuestra lista del apasionante Rock Encounter que Sabicas grabó junto a Joe Beck para dar verdadera dimensión internacional a la música tradicional española. Tras ‘Inca Song’, incluida en el puesto 75 de la tabla, hoy damos entrada al espectáculo de ‘Zapateado’, pieza donde las dos caras de la moneda quedan claramente divididas, destinando los primeros minutos de grabación al flamenco en estado puro para luego dar paso a una imparable irrupción del rock.

61. The Kinks — You Really Got Me

Cuando sus dos primeros singles resultaron un fiasco al ser editados a principios del año 64, Pye Records decidió imponer un ultimátum a The Kinks: o a la tercera va la vencida, o rompemos el contrato. Y a la tercera llegó ‘You Really Got Me’ que todo lo cambió, para ellos y para la historia del rock. El tema pronto se convirtió en número uno en Reino Unido y tuvo también una gran acogida en Norteamérica, disparando hasta las nubes la carrera de un grupo esencial. Su inolvidable riff cargado hasta arriba de distorsión, sus poderosos coros y ese solo que según la leyenda fue interpretado por Jimmy Page (cosa que él mismo ha negado en alguna ocasión) dan forma a una de los mas grandes himnos de una época que estuvo plagada de ellos.

La voluntad

Me ha gustado este post y quiero contribuir a la sordera endémica de Hipersónica.

€1,00

Anuncios