Las 101 mejores canciones de rock de los años 50 y 60 (VII)

By in Las Mejores Canciones De
0 0 0 No comments
Creedence Clearwater Revival

Pocas cartas nos restan por poner sobre la mesa, pero obviamente son las más interesantes que aún nos quedan en la mano. Nuestra última iteración de la lista de las 101 mejores canciones de rock de los años 50 y 60 nos sirvió para poner por fin sobre la mesa a grupos como The Beatles, Jefferson Airplane, Iron Butterfly o al gran Little Richard, pero obviamente estas dos décadas todavía tienen mucha más tela para cortar. Sin más dilación, retomamos la música donde ayer la dejamos con la publicación de los puestos que van del 40 al 31. Podéis suscribiros a la lista en Apple Music.

40. The Sonics — Have Love, Will Travel

The Sonics son casi más reconocidos por las versiones que hicieron de otras bandas que por sus propias composiciones, y así lo prueba esta popular adaptación del ‘Have Love, Will Travel’ que en origen presentó Richard Berry a finales de los 50. Para su debut Here Are The Sonics de 1965, los garajeros de Tacoma se la llevaron a su ruidoso y rugiente terreno cargándola de ritmo, de fuzz y de ese saxofón que reclama toda nuestra atención cuando se desboca.

39. Creedance Clearwater Revival — Bad Moon Rising

Cuando llega la hora de recordar a los grandes nombres del rock en sus primeras etapas, Creedance Clearwater Revival rara vez suelen aparecer entre los primeros nombres que recuerda la gran mayoría de la gente, lo cual no deja de ser curioso si nos ponemos a repasar la cantidad de himnos para la historia que nos dejó el cuarteto californiano. Esenciales como muy pocos contemporáneos suyos, su primer gran éxito comercial llegó en 1969 con su álbum Bayou Country y la senda triunfal siguió poco después con Green River, en el cual encontramos esta ‘Bad Moon Rising’ donde se establece un curioso contraste entre lo animoso de su tono y lo oscuro de su letra.

38. Los Bravos — Black is Black

Lo más probable es que escuchar ‘Black is Black’ te traiga a la mente la imagen de tus padres moviendo las caderas con un cubata en la mano durante la comunión de tu prima, pero no dejes que el recuerdo afecte negativamente a tu percepción sobre el gran éxito de Los Bravos. De hecho, estamos ante el hit concebido en España que fue capaz de golpear con más fuerza los mercados de habla inglesa (hasta la llegada de la ‘Macarena’, claro), con una irresistible energía pop y con la característica voz de Mike Kogel guiando al conjunto. Tras arrasar en el verano del 66, aún tuvieron tiempo de atraer algo de atención con un par de singles más antes de su disolución en 1969 a causa del suicidio del teclista Manolo Fernández y de la salida de Kogel en busca de una carrera en solitario que no tuvo mayor trascendencia.

37. The Surfaris — Wipe Out

Si cierras los ojos y visualizas a un surfero recorriendo las olas en las costas de California, hay un 99% de probabilidad de que la canción que te venga a la mente sea ‘Wipe Out’, el icónico corte que ha sido empleado hasta la extenuación en todo tipo de películas, anuncios o programas de televisión para invocar la cultura surf. Y lo más curioso del asunto es que fue compuesta casi sobre la marcha como una cara B para el single ‘Surfer Joe’, la cual quedó completamente enmascarada por el éxito del torbellino ‘Wipe Out’, que aguantó durante meses en las listas de éxito allá por 1963, emergiendo de forma puntual en los tops durante los años siguientes. Sin duda, uno de los mejores solos de batería de todos los tiempos.

36. Los Brincos — Flamenco

Gracias a una aparición en la escena nacional muy bien planeada, Los Brincos demostraron en 1964 con su debut y los singles precedentes que el modelo británico de comercialización de grupos podía funcionar muy bien también en nuestro país. De aquel primer disco podemos sacar unos cuantos momentos fundamentales para nuestra música popular durante aquella década, aunque posiblemente el mejor de ellos llegue con ‘Flamenco’, un guiño a la tradición muy bien llevado y que no limita en ningún caso unas ganas de sonar frescos que quedan fuera de toda.

35. The Electric Prunes — I Had Too Much to Dream (Last Night)

En su corto pero intenso periodo de existencia inicial, entre 1965 y 1970, The Electric Prunes tuvieron tiempo de lanzar cinco discos, de cambiar por completo su alineación de músicos e incluso de añadir algunas modificaciones a su nombre para aclarar las dudas. No obstante, lo mejor que dejaron para el recuerdo será siempre ese primer disco homónimo que vino precedido en 1966 por su mayor triunfo, ‘I Had Too Much to Dream (Last Night)’. Concebida inicialmente como una balada de piano en homenaje a las duras resacas, la versión final se convirtió en una potente pieza de psicodelia con un particular tratamiento del sonido que tuvo una aceptable acogida en su momento, y que con el paso del tiempo ha sido reconocida como una de las composiciones más destacadas del género en su época dorada.

34. The Stooges — I Wanna Be Your Dog

Mucho hemos hablado en esta lista de los precursores del punk, pero por actitud y por música, nadie puede disputar a The Stooges el primer puesto en la lista de artistas que dirigieron el camino hacia dicho movimiento. La trilogía de discos que forman su primera etapa es hoy considerada absolutamente esencial, pero en su momento fueron completamente vapuleados por la crítica e ignorados por un público que aún no estaba preparado para conectar realmente con una propuesta tan salvaje, excesiva y desafiante para los sentidos. La prueba de ello nos la da esta ‘I Wanna Be Your Dog’, de su debut en 1969, que suena infinitamente más agresiva que cualquier otra cosa escuchada durante aquella década.

33. The Zombies — Time of the Season

‘Time of the Season’ es una de las melodías que más fuertemente están ancladas en nuestra mente junta a la imagen que tenemos de los 60, aunque no sean The Zombies uno de los actos más conocidos de aquella época. Para el momento en que el álbum Odessey and Oracle fue publicado en abril del 68, el grupo británico ya se había separado y poco se esperaba del lanzamiento, que de hecho tuvo unas ventas más bien pobres en sus primeros meses en la calle. No obstante, un año después este tema explotó alzándose a los primeros puestos del Billboard Hot 100, lo cual no fue suficiente para motivar su regreso a la acción, que se produciría mucho tiempo después.

32. Elvis — Hound Dog

Con más de 250 grabaciones realizadas, ‘Hound Dog’ es indiscutiblemente uno de los mayores himnos del rock and roll, y no cabe duda de que la más representativa de todas ellas es la llevada a cabo por Elvis Presley en 1956. Diez millones de copias vendidas son prueba suficiente de ello, a pesar de que Elvis llegó a decir en alguna ocasión que era la canción más tonta que había grabado. No obstante, su condición de fenómeno social fue indiscutible en una época en la que el Rey empezaba a ser considerado como una amenaza para la decencia y la recta moral de los Estados Unidos. Tan popular se hizo, que ocultó por completo a la original de Big Mama Thornton y casi nadie la reconoce hoy en día como una versión.

31. Led Zeppelin — Dazed and Confused

A pesar de la creciente oleada de desaprobación en torno a Led Zeppelin y a su particular política de reutilización de sonidos ajenos, es imposible negar la influencia y el peso que tuvieron como una de las grandes bandas de rock de los 70. No obstante su debut llegó un poco antes de eso, con los 60 a punto de terminar, en un disco donde blues y rock se mezclaban de una forma que no terminó de convencer a la crítica del momento, pero que el público recibió con los brazos abiertos. En dicho trabajo figura la monumental ‘Dazed and Confused’ que compuso en origen Jake Holmes y que, previo paso por el filtro de The Yardbirds, Jimmy Page importó de forma excelente haciéndola mucho mejor, aunque con el feo detalle de no reconocer la autoría de Holmes.

Más en Hipersónica

Desde 2006, sin criterio alguno. Puedes contactar con nosotros en prensa@hipersonica.com.