Si en España estamos teniendo una potente corriente de cine fantástico, nacido a raíz de Chicho Ibáñez Serrador y sus Historias para no dormir o películas como Quién puede matar a un niño, no hay mejor heredero de toda esa influencia magna que Álex de la Iglesia. Al menos, es uno de los mayores exponentes y de los que más ha logrado exportar el cine fantástico patrio, y antes del estreno de su serie 30 Monedas hemos querido rendir homenaje a varias de sus obras más imprescindibles.

El día de la bestia (1995)

Hay películas que por lo que significan ya están por encima de valoraciones personales. El día de la bestia es incontestable, con una creatividad desbordante, una narración impecable, un universo particular plagado de personajes reconocibles y lo suficientemente bien perfilados y mucha pasión por el género, sus códigos y sus raíces. Es una de las películas más singulares de la historia del cine español, y también una de las que hizo trascender el cine de terror a la audiencia general, mostrando que teníamos mucho que decir en el género. Podéis preguntar a muchos cineastas nacionales de género lo que significa esta película para ellos y entender por qué.

Perdita Durango (1997)

El primer viaje de De la Iglesia fuera de nuestras fronteras le llevó a hacer su particular Bonnie y Clyde, a medio camino entre el pasional surrealismo de la Corazón salvaje de David Lynch y la posterior cafrada de serie B de Los renegados del diablo de Rob Zombie. Un romance criminal salvaje, tenso y alocado en la medida perfecta muy reivindicable.

La comunidad (2000)

Probablemente su película más equilibrada, donde se permite orientar su negro sentido del humor y el cine de suspense clásico con una sensibilidad más mainstream que la hace accesible sin perder personalidad o colmillo. Un perfecto medio camino entre Brian De Palma y Aquí no hay quien viva, y un disfrute sin fin.

Crimen Ferpecto (2004)

Hablado de De Palma, también le vemos asomar por esta comedia negra y satírica, que también tiene algunas trazas de Martin Scorsese, adelantándose 9 años a El Lobo de Wall Street. Su mensaje anti-consumista a veces aparece cuando conviene, y siempre remarcado todo lo posible, pero el conjunto se sostiene más de lo que cabría esperar tras todos estos años.

Balada triste de trompeta (2010)

Más Guillermo Del Toro que el propio Del Toro, y hasta con un Joker más Joker que el de Todd Phillips. Podríamos trazar muchos referentes, pero Álex de la Iglesia logró aquí su película más definitiva, aquella que destila por los poros su esencia y pasión por el fantástico y la lleva a la máxima potencia. No sin algunos problemas, que al final se vuelven menores ante su exuberante personalidad, su bien manejado costumbrismo y su ambicioso relato de las dos Españas.

Y las cosas como son, siempre ganas dándole dos ametralladoras a un payaso.

Apoya Hipersónica

Si te ha gustado este artículo y quieres ayudarnos a SOBREVIVIR, por muy sordos que seamos, puedes apoyarnos por muy poco.Si no te ha gustado, también puedes pagar, a nosotros nos viene guay.

2,49 €

Subscribe
Notify of
guest

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments