Los mejores discos internacionales de Hip Hop de 2016

La mejor música para asentir y decir aha


2016 ha sido sentido por muchos de nosotros como una auténtica pesadilla. Bueno, y unos cuantos de los años anteriores también (ejem, la crisis está superada, circulen, aquí no hay nada que ver, ejem). Pero una de las muchas maravillas que esconden el Arte y la Cultura es servirnos, bien de consuelo, bien de válvula de escape. En este segundo terreno el Hip Hop está viviendo una auténtica época dorada. Al ser un género que nació de las circunstancias más pésimas que uno puede imaginar en un país desarrollado está sabiendo aprovechar las circunstancias. Los raperos están sabiendo mirar a su alrededor y crear certeros análisis y movimientos como el Black Lives Matters han devuelto una cierta politización y reivindicación.

En el terreno estilístico, el género, a pesar de contar ya con unas cuatro décadas de vida (año arriba, año abajo), continúa sonando a rabiosa actualidad. El Hip Hop se encuentra entre los sonidos más vanguardistas que se producen a día de hoy gracias a sus numerosas evoluciones, mutaciones y ramificaciones. Éstas son las que han sido para nosotros las mejores obras del género en 2016. 15 discos con los que superar el año del que salimos y encarar el que viene.

15 — Kanye West — The Life of Pablo


Kanye West, a pesar de “sus cosas”, es indiscutiblemente uno de los mayores artistas que ha dado el Hip Hop del siglo XXI pero nadie es infalible y todo el mundo tiene sus días flojos. En este sentido, The Life of Pablo (GOOD Music, 2016) fue el de West. El disco no llegó a ser un fiasco absoluto, pero el salto al vacío que supone ir siempre un paso más allá estirando los límites del género no salió bien esta vez. O tan bien como las anteriores.

Más en Hipersónica | Kanye West — The Life of Pablo

14 — Vince Staples — Prima Donna


Vince Staples, otro músico que venía de presentar auténticas joyas con Hell Can Wait (ARTium, Def Jam 2014) y Summertime’06(ARTium, Blacksmith, Def Jam 2015), dio un sensible bajón en 2016. En cierto modo es comprensible porque Primma Donna (Artium, Def Jam 2016) fue para Staples un momento de detenerse, mirar todo lo que había cambiado a su alrededor con el éxito sobrevenido y meditar. Pero el disco no fue como para perder la esperanza en los frutos que seguirán a esta reflexión.

Más en Hipersónica | Vince Staples — Prima Donna

13 — YG — Still Brazy


Still Brazy (Def Jam, 2016) no es un disco, es un viaje en el tiempo. Concretamente a los principios de los 90 de Dr. Dre. Pero en todos los demás aspectos no le hace falta desplazarse. YG es de Compton, su estilo está fuertemente influenciado por el G-Funk y la temática de sus canciones es exactamente la misma que la de Dre: las calles menos recomendables de la ciudad de Los Ángeles. La única diferencia es que YG se mete en uno de sus temas en política para repetir ‘FDT’, que en la delicada jerga de las calles significa “Fuck Donald Trump”.

Más en Hipersónica | YG — Still Brazy

12 — Chance the Rapper — Coloring Book


Coloring Book (Apple Music, 2016) fue una de las sorpresas más agradables del Hip Hop de 2016. El Rap cargado de fuertes dosis de gospel que presentó Chance the Rapper fue una obra que contagiaba optimismo y reconfortaba el alma al escucharla. Aunque en el disco colaboraron grandes estrellas del momento como Future o Young Thug, la participación que más peso tuvo en el resultado fue la del Chicago Children’s Choir. Más nos valdría a veces escuchar más a los niños y menos a los adultos que acabamos convertidos en gruñones.

Más en Hipersónica | Chance the Rapper — Coloring Book

11 — Drake — Views


Tras su incursión en el trap, Views (OVO Sound, Young Money Entertainment, Republic Records, 2016) fue la vuelta de Drake a sus orígenes. El desenganche no fue completo porque la figura de Future continuó apareciendo en algunos cortes pero ya no era la definitoria. Lo que predominaba era el rap suave, en el extremo en que éste se confunde con el R&B, y con alguna pista que se salía ligeramente del esquema para dar color como la excelente ‘One Dance‘. Drake en estado puro y con el mérito de no sonar repetitivo.

Más en Hipersónica | Drake — Views

10 — Isaiah Rashad — The Sun’s Tirade


Éste fue uno de los mejores debuts del año dentro del género. The Sun’s Tirade (Top Dawg, 2016) es un disco donde el sol, paradójicamente, luce poco. Más bien parece haber sido cantado desde un lúgubre agujero en el que hace mucho que no ha sido vista la luz y reina una espesa bruma. Todo recitado con calma y sin escatimar detalle por doloroso que sea. Más o menos como ha sido la travesía de su autor los últimos tiempos que, al menos, ha sabido sacar algo provechoso de su situación. Muy alentador es imaginar lo que podría crear Isaiah Rashad encontrándose en una mejor situación.

Más en Hipersónica | Isaiah Rashad — The Sun’s Tirade

9 — DJ Shadow — The Mountain Will Fall


Había expectación, más que justificada, porque Dj Shadow llevaba sin publicar un disco desde 2011 y, por suerte, no defraudó. A día de hoy, decir Dj Shadow continúa seguir haciendo referencia a uno de los mejores productores del género. Aunque qué genero es algo más difícil de concretar. En el interior de The Mountain Will Fall (Mass Appeal, 2016) la desbordante imaginación del autor se desparrama por temas instrumentales, electrónicos, experimentales o rap más convencional, como es la genial colaboración con Run The Jewels.

8 — Kamaiyah — A Good Night in the Ghetto


Kamaiyah es otra de las revelaciones del año. Ya había publicado tres singles, pero A Good Night in the Ghetto (autoedición, 2016) fue su primera incursión en la larga duración. Que jóvenes músicos como ésta (sólo tiene 24 años) sigan dando aire fresco al Hip Hop no hace más que reforzar la idea de que éste pasa por un gran momento y que le queda un gran futuro por delante. Además, está el punto extra de aportar una representación femenina, todavía escasa por desgracia, a un mundillo saturado de gallitos y habitualmente afectado por el machismo.

Más en Hipersónica | Kamaiyah — A Good Night in the Ghetto

7 — Anderson Paak — Malibu


Anderson Paak es uno de los mestizos musicales del año, y entiéndase esto en el buen sentido de la palabra. Según la canción que uno escuche de Malibu (Steel Wool/OBE, 2016) puede estar tentado de pensar que en realidad está ante un disco de R&B, funk, soul o incluso disco. Pero de fondo siempre se mantiene una dicción y una obsesión por no perder una rima, que es laxa pero siempre acaba apareciendo. Esto, unido a temazos incontestables como ‘Am I Wrong‘, permiten incluir este álbum merecidamente entre lo mejor del año en Hip Hop.

Más en Hipersónica | Anderson Paak — Malibu

6 — A Tribe Calles Quest — We Got It from Here… Thank You 4 Your Service


Probablemente, aunque no sea el mejor del año, éste es el disco que más placer produce ver incluido en la lista. Los motivos son varios. El primero es que conforta comprobar que unas leyendas del género como A Tribe Called Quest, con más de tres décadas a las espaldas desde su formación, continúan siendo capaces de producir obras más que correctas y que no se quedaron desfasados. El segundo motivo era la nostalgia por no haber podido disfrutar uno de sus discos desde 1998. Y el último, y más importante, era que, tras haber grabado el álbum pero antes de publicarlo, este año falleció Phife Dawg miembro fundador del grupo. El estar presentes por derecho propio entre lo mejor del año es el mejor homenaje que se le puede brindar.

Más en Hipersónica | A Tribe Calles Quest — We Got It from Here… Thank You 4 Your Service

5 — ScHoolboy Q — Blank Face LP


La discografía de ScHoolboy Q es como las notas del empollón de la clase: ni un sólo error. Tiene a su favor ser relativamente joven en el negocio, aunque ya lleva diez años en él, pero ninguno de sus discos ha dejado mal sabor, ni en solitario ni con Black Hippy, el grupo donde se rodea de algunos de los mejores raperos de Los Ángeles. Blank Face LP no ha sido la excepción a esta regla. En él, Q ha desarrollado una propuesta de rap brumoso, hipnótico e incluso festivo fuertemente influenciado por la ingesta masiva de sustancias poco recomendables.

Más en Hipersónica | ScHoolboy Q — Blank Face LP

4 — Kendrick Lamar — Untitled Unmastered


El problema es: ¿qué se puede añadir que no se haya dicho ya sobre Kendrick Lamar? Lo más importante es corroborar que es el rapero que actualmente se encuentra sentado en el trono del género. Untitled Umastered (Top Dawg, Aftermath, Interscope, 2016) es otra prueba de su reinazgo. El hecho de que un disco compuesto por descartes de la grabación de su anterior disco, To Pimp a Butterfly (Top Dawg, Aftermath, Interscope, 2015), se cuele entre lo mejorcito del año sólo demuestra que estamos ante un fuera de serie.

Más en Hipersónica | Kendrick Lamar — Untitled Unmastered

3 — Koi Child — Koi Child


Lo de estos australianos tiene mérito se mire por dónde se mire. Un grupo formado por una banda al completo, sección de vientos incluida; con querencia por los pasajes jazzeros y un productor de conocidas tendencias psicodélicas se mete con estos mimbres entre lo mejor del año en la categoría de Hip Hop. Sólo un debut redondo y repleto de joyas podría haberlo conseguido. Y ese es el caso de perlas como ‘Black Panda‘, ‘1–5–9‘ o ‘Touch ‘Em‘. Temas incontestables, elegantes y callejeros a la vez, y que son imposibles de olvidar desde la primera escucha.

Más en Hipersónica | Koi Child — Koi Child

2 — Danny Brown — Atrocity Exhibition


Tanto el títuto como la portada le encajan como un guante a este disco. El rostro que aparece en la carátula es una buena metáfora de lo que hace Danny Brown con el Hip Hop: retorcerlo hasta el límite. Y una vez que está irreconocible despliega una exhibición de dominio, atroz, pero exhibición al fin y al cabo. Brown es de los que conocen tanto las normas establecidas de un arte que lo único que parece motivarles es saltárselas todas. Así, le da igual que la rima y la base discurran totalmente separadas una de la otra, que su voz chillona pueda causar rechazo automático en algunos oyentes o que los sonidos escogidos estén muy lejos de los que suele manejar el rap. Todo da igual porque al final el resultado no sé sabe cómo pero funciona.

1 — Skepta — Konnichiwa


Skepta es de los músicos que hacen más grande todavía al género que practican en lugar de que sea al revés. Discos como Konnichiwa (Boy Better Know. 2016), compuesto por un londinense de ascendencia nigeriana, son demostraciones de que el Hip Hop hace tiempo que se volvió una cultura global. Por supuesto, en esas latitudes el género recibe otras etiquetas como Grime o Uk Garage que suponen diferencias con el estadounidense pero esa variedad es la que le da la riqueza que lo mantiene vivo. Que cada uno pueda tirar de la tradición musical del lugar donde se ha criado para samplearla y crear bases con las que contar unas historias con acento local que terminan siendo universales.

Más en Hipersónica | Skepta — Konnichiwa

Anuncios