A ver, no hice caso. Sí, nos lo están avisando en las ciento y una misas que nos dan cada día, en forma de artículos, sobre cómo cuidarnos en la cuarentena. Habla con gente. Muévete. Come sano. Not drinking too much. Regular exercise at the gym al que no puedes ir, three days a week. Getting on better with your associate employee contemporaries. At ease. Eating well, no more microwave dinners and saturated fats

Internet se ha convertido en un remedo del Fitter Happier radioheadiano porque ver la vida desde una ventana, un balcón si eres de la inexistente clase media o una pequeña terraza si eres clase extractiva, es difícil. Suponemos que todo es más fácil desde casas con jardín, pero tampoco estamos seguros. Así que a todos vosotros va dirigido esto: hacedme caso, es IMPRESCINDIBLE.

(¿Cómo? Ah, sí, sí, claro que yo soy clase extractiva)

Partamos de que la culpa la tiene el puto Mohorte. Él fue quien me dijo, el mismo sábado de la primera semana del estado de Alarma, “no escuches a GY!BE ahora, y menos el Yanqui UXO”. No puedes hacerle eso a nadie a quien quieras: es obvio que deberíamos haber aprendido de mil fábulas bíblicas y 300 millones de películas de terror que la tentación es demasiado poderosa. No le digas a alguien que no haga algo.

Y aquí estoy, en el día N del confinamiento, volviendo una y otra vez sobre mis pasos de un disco que en su día me pareció algo derivativo y que ahora me cuenta todo lo que necesito saber O NO sobre mi vida. Un disco lleno de meandros absurdos, de carreteras cortadas, de zonas inexploradas que acaban demasiado pronto y sin tesoro. Uno que te abre incógnitas, cientos de ellas, y no te cierra ni una.

Un disco en el que me descubro, aquí y ahora, desesperanzado, a la altura del minuto 17:23 de la imperfecta (maravillosa) ‘Motherfucker=Redeemer”. Una obra que quisiera que llorase, la muy hijadeputa. No lo hago porque las lágrimas no me dejarán ver el sol del siguiente amanecer de otro día que no puede ser ya más igual que el anterior. Chúpaos esa, GY!BE.

Yanqui UXO es mi banda sonora, me hace odiar a los “yoyatedije” y a los “mira-esta-gráfica-los-datos-no-mienten-la-gente-se-muere-menos”. Me hace recordar cada persona que se está yendo como si fuera de los míos, y a la vez olvidarme rápidamente de ellos para poder soportar las cifras (Los datos no mienten, la gente se muere menos). Me grita, insolente, que esta música es demasiado cerebral, que yo ya lo dije en su momento (yo, convertido en yoyatedijista de manual), pero que, aún así, aquí me tiene otro día más, haciendo conmigo lo que quiere.

Siempre, siempre me han gustado mucho Godspeed You! Black Emperor, incluso en sus momentos más Lorem Ipsum. Ahora me gustan tanto en el disco más inadecuado para este momento que desearía que me gustaran UN POCO menos.

No me veo poniendo en los altavoces, a los ocho y medio minuto de la tarde (cuando se apagan los aplausos y comienza el show de los DJs), el inicio de ‘Motherfucker=Reedemer (cont.)’. Y aún así, ganas no me faltan. Tampoco de salir de esta trampa, de esta banda sonora de un apocalipsis que no pensábamos que fuese a ser sin explosiones, sin mandanga nuclear, sin paisajes catastróficos. Y que ha resultado ser uno tranquilo, de encierro, de calles vacías y de salir al supermercado mirando mal a todo el mundo, conteniéndote la tos para que no piensen mal de ti y dándote cuenta de que te tocas la cara 300 millones de veces al día.

Como me pasó con Contagio de Soderbergh, Yanqui UXO en su día me resultó un poco MEH. Ahora sólo me da ganas de gritar de angustia y de placer: esto es mejor que cualquier profecía de Nostradamus. Y donde en la peli son insertos de todas las cosas nimias que tocamos cada día y sirven para contagiarnos, aquí son crescendos disparados hacia el infinito que no se van a acabar jamás.

Porque el disco se cierra, sí. Concluye. Pero luego sus canciones nunca se acaban. Y al día siguiente vuelvo a subir la roca de los putos GY!BE, a los que amo-odio más que a nada en este momento.

Sea cual sea ya este momento. ¿Día N+1 de la cuarentena? ¿+70?

No seáis como yo, joder, no escuchéis el puto Yanqui UXO de Godspeed You! Black Emperor ahora. Oh, joder, no debería haberos hecho esto. Ahora yo soy vuestro Mohorte.

Subscribe
Notify of
guest

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

2 Comments
Oldest
Newest Most Voted
Inline Feedbacks
View all comments
Oblòmov
Oblòmov
6 months ago

Muy bueno.

Pantarinto Matrixio Omicrón
Pantarinto Matrixio Omicrón
3 months ago

Recién descubro de este artículo, muy bueno a la hora de expresar lo que Yanqui uxo siempre emite.