No voy a ser yo quien haga la biografía de Ana Curra, ya existe un artículo que cumple esa función en la Wikipedia y varias páginas hablan de sus peripecias musicales. Lo que sí es evidente es que Ana Curra es uno de los artistas olvidados de la Movida y como tal merece la pena escribir un post recordando su música.

Ana Curra, también Ana Pegamoide, es el alias de Ana Isabel Fernández, una madrileña de El Escorial que a finales de este mes cumplirá 50 años. Formó parte de Alaska y los Pegamoides junto a Carlos Berlanga, Alaska, Nacho Canut y Eduardo Benavente, formación en la que se encargó de los teclados y grabó toda su discografía, es decir los EPs y singles y el LP Grandes éxitos. De ella es la segunda voz del single ‘La línea se cortó’ y ponía voces en todas las canciones en directo.

Tras la disolución de Alaska y los Pegamoides fue invitada por su pareja, Eduardo Benavente, para hacerse cargo de los teclados en Parálisis Permanente, el grupo que había formado con Nacho Canut. Éste grupo ha pasado a ser el gran grupo de culto de la música española, circunstancia obligada tras la triste muerte en accidente de tráfico de Eduardo, de la que el 14 de mayo se cumplieron 25 años.

Con Parálisis Permanente grabó el único e imprescindible álbum de esta banda, El acto (Tres Cipreses, 1982), figurando como artista invitada del trío formado por Benavente, Rafa Balmaseda al bajo y Johnny Canut a la batería. Después grabaría el último single de Parálisis Permanente, ‘Nacidos para dominar’ (Tres Cipreses, 1983), que saldría pocos días después del fallecimiento del cantante.

Parálisis Permanente fue el grupo gótico por excelencia de la Movida española, un nombre que si no hubiera pasado lo que pasó habría llegado a lo más alto a nivel europeo. La oscuridad, los ambientes enrarecidos, el cuero y el sadomasoquismo, lo siniestro, la depravación, los cementerios…, eran lugares comunes en la esencia de esta banda, y los temas de ese larga duración nos muestran esa iconografía.

Paralalelamente a Parálisis Permanente Eduardo Benavente y Ana Curra formaron Los Seres Vacíos, con el primero tocando casi todos los instrumentos y la segunda cantando y ocupándose de los teclados. Grabaron tres maxisingles: Los celos se apoderan de mí (Imeem) (Tres Cipreses, 1982), Luna nueva (Tres Cipreses, 1983) y Recuerda (Tres Cipreses, 1984).

Estos dos últimos maxis se publicaron ya sin Eduardo Benavente, y el tercero incluía dos nuevos temas: ‘Recuerda’, que venía de la última etapa de Los Pegamoides, y ‘Otros tiempos’, y tres temas en directo: ‘Desnúdate’‘Los celos se apoderan de mí’ y ‘Ratas’, grabados en el Colegio Mayor Mendel el 11 de febrero de 1984. Ahí Ana Curra tomó las riendas de una banda en la que estaban Carlos Torero (batería), Rafa Balmaseda (bajo), el miembro de La Frontera José Battaglio ( guitarra) y Adolfo (guitarra).

Es en ese momento cuando Ana Curra pasó por un período turbio en el que las drogas fueron el sedante para calmar el dolor por su pérdida. Después sacó el maxi, ya firmado bajo su nombre, Una noche sin tí (Hispavox, 1985), y dos años después editaría el elepé Volviendo a las andadas (Hispavox, 1987). De este disco, bastante mejor de lo que se dijó en su momento y que hoy está descatalogado y se pagan barbaridades en ferias de disco y en subastas en Internet, se extrajeron dos singles, ‘Rien de rien’ y ‘En esta tarde gris’.

En 1989 Alaska y Dinarama la reclamaron para cantar ‘Quiero ser santa’, que se publicó como single y como maxi del disco Fan fatal. Y en 1993 volvió para hacerse cargo del homenaje a Toti Árboles, batería de Los Pegamoides y Parálisis Permanente. De ese concierto homenaje se publicaría un año después con el nombre Los Vengadores un CD con siete temas en directo.

En 1994 participó en el disco de El Ángel y Los Volcánicos, Polvo de Ángel, un personaje bastante desconocido de la Movida que formó parte de Los Escaparates y con el que Ana Curra colaboró en el espectáculo Entre agujas.

Ana Curra también formó parte de Negros S.A., un proyecto con Alaska y parte de Los Nikis, que publicó en 1983 un maxisingle que incluía los temas ‘Sabana’ y ‘Dr. Livingstone, supongo’. Además colaboró con sus teclados con los grupos El Último Eslabón y Vidas Ejemplares.

Ana Curra, que es profesora del conservatorio de El Escorial, donde imparte clases de piano desde hace muchísimos años, concedió en 2006 una entrevista al programa Tren de Sueños, de una emisora murciana, donde habló durante una hora sobre su carrera musical, aportando datos de primera mano sobre la historia de Alaska y los Pegamoides y Parálisis Permanente, y comentado detalles incomprensibles como que no recibe royalties de los discos de sus bandas y que nadie le consultó a la hora de publicar los recopilatorios de Parálisis Permanente, además de la apropiación por parte de Dro del sello que compartía con Eduardo, Tres Cipreses.

Y Ana Curra fue recuperada para la música, aunque fuera por unos minutos, en el Homenaje a Jesús Ordovás y a su programa, Diario Pop, el pasado 27 de noviembre. Allí canto Quiero ser santa con Miguel, de Digital 21, y fue una de las muchas sorpresas de aquella inolvidable velada.

Wikipedia | Ana Curra