El retorno de Sonic Boom , en un estado de forma brutal con su All Things Being Equal, nos trae de vuelta a uno de los nombres fundamentales de los-80-que-realmente-importaban. Spacemen 3 fueron una banda fundamental, no desde luego en ventas y en éxitos, pero sí en influencia, en lanzar sus canciones al futuro y que otros, años después, las recogiesen para hacer su propio futuro.

Ésta es nuestra guía de entrada a Spacemen 3.

¿Y esto a qué suena?

Repetitivo, circular, guitarrero, a invocación satánica con rock’n’roll. Spacemen 3 tenían muy claras sus influencias: la urgencia de The Stooges del Raw Power, el impacto garagero (y la mirada negra) de MC5, la locura drogota psicodélica de 13th Floor Elevators, los ambientes circulares e hipnóticos de la Velvet Underground.

Es música de guitarras distorsionadas, psicodelia con pedales, exploraciones repetitivas contra muros de distorsión, jams sin nada de pajerismo. Aparentemente, en primera escucha, es una experiencia abigarrada; en segunda instancia caes en la cuenta de que en realidad es minimalista.

Una breve biografía de Spacemen 3

En 1982, Sonic Boom (guitarra, órgano, voz; nacido Pete Kember el 19 de noviembre de 1965) y Jason Pierce (guitarra, órgano, voz; también nacido el 19 de noviembre de 1965) formaron Spacemen 3 en Rugby, Warwickshire, Inglaterra.

Ellos dos fueron, en todo momento, las cabezas pensantes del grupo; también los responsables de sus tensiones internas. Al principio, se acompañaron de Pete Bassman al bajo y Natty Brooker a la batería, pero no tuvieron prisa. Si el grupo comienza su vida en 1982, hasta 1986 no lanzan nada: sólo tocan y ensayan. Se nota en su debut, Sound of Confusion, que ya deja patente estar ante un grupo curtido, con ideas claras de hacia dónde se van a encaminar… y muy alejadas de lo que en los 80 eran corrientes mayoritarias.

Un año después, publican su segundo disco The Perfect Prescription, que como su título indica es una receta perfecta de a qué puede sonar el grupo. Pero las mareas internas, y el uso y abuso de drogas, empieza a descomponer Spacemen 3: primero pierden su sección rítmica (que montan un grupo diferente, The Darkside) tras editar en 1989 Playing With Fire y, después, el grupo se rompe en dos: el disco de 1990, con el inmenso título de Taking Drug To Make Music To Take Drugs To, aún les enseña como una banda completa, pero en 1991, Recurring ya sólo enseña las canciones de Sonic Boom en la cara A y las de Jason Pierce en la B.

Es el final: Pierce se agencia a Will Carruthers y John Mattock, la última sección rítmica de Spacemen 3, para montar a tiempo completo Spiritualized.

El disco recomendado de Spacemen 3

Hay que recordar que el mejor disco de un grupo puede no ser la mejor puerta de entrada para empezar. En este caso, podríamos dudar de cuál es el disco de Spacemen 3 que salvaríamos si sólo nos dejasen una opción, porque toda su carrera tiene un nivel muy, muy notable.

The Perfect Prescription es, aquí, el disco para zambullirse. Gospel cargado de guitarras distorsionadas; bucles de música para tomar drogas para hacer música para tomar drogas para…; paradas a pillar algo en farmacias espaciales; saqueos a Lou Reed y canciones que te aplastan como las 13th Floor Elevators, sinfonías de éxtasis (literalmente)…

Apaga la luz, ponte los auriculares, qué bien sabe no existir. El truco definitivo de nuestros Angel Guardia del infierno guitarrero, Spacemen 3.

¿Algo de lo que huir?

Hay poco totalmente prescindible en la discografía de Spacemen 3, en parte por lo fugaz de su luz: recordemos que comprimen todos sus discos y EPs oficiales antes de la separación en apenas 5 años de vida. El disco de cierre, Recurring, anticipa parte de lo que ocurrirá en otros grupos que no son Spacemen 3, así que suena algo más desubicado, pero no es una pata débil para nada. For All the Fucked Up Children of This World recuperó en 1995 su primera grabación como grupo, de 1984, y suena menos compacta, aunque tiene más interés que el puramente arqueológico.

No, no huyas de nada.

Más allá de sus fronteras

  • Spiritualized: empezaron siendo la versión refinada de Spacemen 3 para luego derivar en una mezcla monumental de space-rock, free-jazz y gospel en el imprescindible Ladies & Gentlemen We Are Floating In Space. Sólo por ese disco ya habría merecido la pena, pero Songs in A&E (2008) muestran la cara más derruida de Jason Pierce y And Nothing Hurt (2018) una versión madura, rotísima y fantástica.
  • Spectrum: rotos Spacemen 3, Pete Kember se aferró a la electrónica y al space rock como el camino para reencontrarse. Su mejor disco bajo este alias es Highs, Lows and Heavenly Blows (1994)
  • Experimental Audio Research: La versión aún más electrónica de Sonic Boom, con colegas de todo tipo, incluido Kevin Shields (My Bloody Valentine): drone, ambient, techno, terrorismo sonoro variado…
  • Las producciones de Sonic Boom: Pete Kember se ha pasado más tiempo en los discos que otros que en los suyos, y la lista es fenomenal. El 7 de Beach House, el Crosswords, el Tomboy y el Meets The Grim Repaer de Panda Bear, la masterización del West de Woodjen Ships, el Little Dark Age de MGMT…

¿Dónde se ve su huella?

La lista es larga y muy relevante, la influencia de Spacemen 3 es patente o ha sido reconocida por grupos de lo más variado:

  • Animal Collective
  • Mogwai (su Fear Satan huele a azufre, como Spacemen 3)
  • Black Rebel Motorcycle Club
  • El xtrmntr de Primal Scream
  • Mercury Rev (muy claramente en Yerself is steam y Boces)
  • Todo el shoegaze
  • Parte del primer post-rock británico como Flying Saucer Attack, o también Labradford.
  • La saga Moon Duo/Woodjen Ships
  • Los primeros The Men.
  • Hookworms y cia…

Cinco canciones con las que iniciarte en Spacemen 3

Os dejamos una playlist cortita y al pie. Si con esto no entras, permítenos decirte que “puto-sordo”. También pensábamos hacerla en Spotify, pero hay la friolera de UNA canción de ellos allí:

Subscribe
Notify of
guest

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

4 Comments
Oldest
Newest Most Voted
Inline Feedbacks
View all comments
wowee
wowee
3 months ago

Todo genial, como siempre, solo una puntualización: Labradford son de Virginia, USA
Y ya que estamos… Para cuando un repaso al grupo y aledaños? 😉

probertoj
Reply to  wowee
3 months ago

Hostias, cierto, corrijo el lapsus mental.

Sobre Labradford y esa primera oleada, algo hay por ahí en marcha… 🙂

Raskolnikov
Raskolnikov
3 months ago

Genial artículo! Por cierto, el disco de Moon Duo del año pasado es un discazo.

probertoj
Reply to  Raskolnikov
3 months ago

yeyyy, lo traté de colar en el excel de final de año, pero se quedó a las puertas. Ojo al de Rose City Band, que desde otra perspectiva (y precisamente con Sonic Boom a los mandos de la producción) Ripley Johnson vuelve a acertar…