Los suecos Refused están de vuelta con un nuevo EP que espera seguir propagando su remodelado post-hardcore a lo largo y ancho del mundo capitalista. Estos Refused han cambiado bastante desde que eran unos jóvenes lechones cabreados con todo que llegaron para revolucionar el mundo punk con un estilo rabioso e irreverentemente ambicioso.

Por ello mismo, dedicamos este repaso a su intrigante recorrido. Desde los humildes inicios al establishment. De terminar por todo lo alto y asegurando que la «REFUSED ARE FUCKING DEAD» a su inesperado regreso. Súbelo al 11.

This Just Might Be… The Truth (1994)

Puntuación: 3 de 5.

Tras una comentada demo, el grupo inició propiamente su trayectoria con un disco corto, directo y al pie. Poco más de treinta minutos de encendido punk hardcore, con alguna traza metal por ahí colada, donde se les aprecia todavía bastante verdes, sobre todo comparado con lo que todavía estaban por hacer.

Aun así, es difícil decirle que no a pepinos como ‘Pump the Brakes‘, ‘Trickbag‘ o ‘5th Freedom‘. Refused no sólo era el grupo adecuado en el momento adecuado, sabían cómo generar temas de los que descoyuntan, donde la energía desbordaba y era irresistible. Sólo les faltaba dominar un poco más el trueno.

Más en Hipersónica | Jitazos inmortales (VII): ‘Liberation Frequency’, de Refused

Songs to Fan the Flames of Discontent (1996)

Puntuación: 4.5 de 5.

De nuevo, corto y al pie. Pero el grupo parece más habilidoso a la hora de contener el trueno de su descontento. El post-hardcore se hace camino y la composición se va puliendo un poco más. La muestra del salto cualitativo está nada más empezar, con una ‘Rather Be Dead‘ que compite seriamente para ser su mejor jitazo. El manejo del tiempo, el músculo de las guitarras, la punzante letra de Dennis Lyxzén y la magnífica construcción a un clímax que estalla como pocos.

Pero, por fortuna, hay más disco después de ‘Rather Be Dead’. El grupo no tarda en abrumarte con fervor con ‘Coup D’Etat‘, y a partir de ahí es una montaña rusa de punk y rabia adolescente. Es la más pura definición de «en tu puta cara» que vas a encontrar.

Más en Hipersónica | Canciones para ponerte de mala hostia

The Shape of Punk to Come (1998)

Puntuación: 5 de 5.

No sabemos cuánto de claro tenían que la banda estaba acabada antes de ponerse a hacer este disco, ya que se separaron poco después de lanzarlo, pero si eran conscientes de ello, entonces se querían ir a lo grande. Con una gran explosión. Declaración de intenciones desde el título: la forma del punk que está por llegar. Y lo clavaron. A los sonidos que ya tenían dominados le añadieron una generosa dosis de experimentación, de probar con descaro toques de techno, jazz o post-punk muy ligeros, de atreverse con canciones más largas (algunas de más de seis minutos) y más libres de restricciones.

Pero lo mejor de The Shape of Punk to Come es que cumple la gran máxima que un disco punk debería cumplir: tocar cada canción como si fuera la última. El grupo reparte un cancionero de infarto, donde si te dan a elegir cinco canciones es imposible fallar y escoger una mala. Por supuesto, todos acabaríamos escogiendo ‘New Noise‘ como una de las cinco, porque es uno de esos temas más grandes que la vida, donde rompieron cualquier molde imaginable y conectaron con su generación de una manera inimaginable.

¿Las otras cuatro canciones? De vosotros depende, yo hoy me quedo con ‘Liberation Frequency‘, ‘Summerholidays vs. Punkroutine‘, ‘The Shape of Punk to Come‘ y ‘Tannhäuser / Derivè‘.

Más en Hipersónica | Refused — The Shape of Punk to Come (edición Deluxe 2010): justicia para una obra maestra

Freedom (2015)

Puntuación: 4 de 5.

Y al final no se cumplió la promesa. Refused weren’t fucking dead. El grupo retornó a los escenarios y, para colmo, volvió a sacar un disco. Y no cualquier disco, claro. En los quince años de ausencia los miembros habían entrado en otros proyectos, todos alejados del brutal punch hardcore de Refused, como The (International) Noise Conspiracy o INVSN. Y es difícil resistirse a probar algunas cosas diferentes una vez ya has probado otras cosas que, en cierta medida, te han funcionado. Para los fans más fervientes era una doble traición: no sólo no cumplieron con sus principios, se atrevían a desafiar su propio legado.

Sin embargo, en el espíritu de Refused siempre estuvo el desafiarse a sí mismos, a darle más vueltas a su sonido y probar tonos diferentes incluso de una misma canción. Yo no me escondo, siempre fui defensor de Freedom, sobre todo porque volvieron con el colmillo afilado en uno de los puntos que más importan en ellos: las canciones. ‘Elektra‘ es una descarga puramente Refused, en ‘Dawkins Christ‘ canalizan una energía muy Slayer, ‘Françafrique‘ es una provocación muy divertida, ‘War on the Palaces‘ es uno de sus jitazos indiscutibles y ‘366‘ es para venirse arriba (si no, igual estás muerto por dentro).

Más en Hipersónica | Refused – Freedom

War Music (2019)

Puntuación: 2.5 de 5.

Sin embargo, el retorno se hace más difícil de defender con discos como War Music. No están especialmente mal en sí mismos, pero hay muchas cosas que no terminan de cuajar en el mismo. El grupo toma menos riesgos que en su predecesor, y su aparente retorno a su estilo más hardcore se queda desdibujado, flojo. Así que, ni una cosa ni la otra. La clase de indefinición que mata los discos post-retorno.

Resulta frustrante, porque el disco en sí mismo no es malo, pero tampoco resulta especialmente acertado en nada de lo que hace. Se siente  un disco innecesario. Podemos discutir si War Music  realmente palidece tanto con respecto al anterior (yo digo sí), pero lo  que está claro es que no hay color con respecto a sus primeros trabajos.  Y hacer algo así es justo la gasolina que no te conviene ofrecer a los  que ya les costaba tragar con tu vuelta que tú mismo dijiste que, por  motivos éticos, nunca sucedería.

Más en Hipersónica | Refused – War Music, crítica: turra desdibujada

Apoya Hipersónica

Si te ha gustado este artículo y quieres ayudarnos a SOBREVIVIR, por muy sordos que seamos, puedes apoyarnos por muy poco.Si no te ha gustado, también puedes pagar.

1,99 €

Subscribe
Notify of
guest

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments