Anuncios

Se acabaron las dudas con Preoccupations

Igual no es decir mucho, pero los canadienses son ya uno de los grupos más estimulantes del post-punk actual


Con Preoccupations dio la sensación de que pasaron demasiadas cosas demasiado pronto. Primero fue un álbum debut bajo el nombre de Viet Cong bastante bien recibido por ciertos sectores críticos (en otros como este la recepción fue más bien tibia). Luego una polémica con su nombre original que les llevó a cambiar a su nombre actual. Menos de un año después, nuevo álbum que pasó más desapercibido.

Mención aparte para su directo, concretamente el que dieron en el Primavera Sound del año pasado con un glorioso final donde siguieron tocando 5–10 minutos aunque les cortasen el sonido. No todos los héroes llevan capa.

Puede sonar a anécdota de mierda contada porque sí, pero ahí ya se atisbaba que a este grupo no le había afectado el éxito repentino, que son capaces de ir a muerte con sus propias ideas por muy locas que sean. Y no es que el post-punk, género en el que se mueven, ande precisamente sobrado de ideas, aunque sean loquísimas.

Y parece que Preoccupations vienen dispuestos a enmendar eso.

¿Muy revolucionario? No especialmente, pero sí refrescante y con algo que decir. Algo que bien podemos aplicar a todo New Material (Jagjaguwar, 2018), su último trabajo que logra no sonar anquilosado en un estilo caracterizado por llevar anquilosado años. Eso ya merece aplauso.

Se podrá argumentar cuantas veces el tiro les sale bien y otras yerran, pero ya resulta estimulante ver a un grupo así sabiendo jugar con sonidos y referencias del pasado sin sonar a refrito. Preoccupations miran a los nombres importantes de los ochenta (que me aspen si ‘Dissarray’ no suena a jitazo de la buena época de New Order) y les dan el girito experimental suficiente para darle un enfoque fresco al género. Su enfoque.

Y quizá lo más destacable de New Material es que quizá sea su trabajo más redondo en varios aspectos, pero sobre todo en lo que respecta a definir su identidad y destacarlos entre los grupos decentes que han salido recientemente. Donde la mayoría ha salido bien parado vía hooliganismo (véase Holograms), los canadienses han tirado de más riesgo tirando de su lado más pop y de coldwave, y en ocasiones del machacón sonido industrial.

Esa huida hacia adelante les ha permitido llegar, inesperadamente, a buen puerto. Algo que ha sorprendido hasta los que históricamente hemos sido más escépticos y hemos expresado más dudas alrededor de si eran merecedores de su estatus viendo lo ofrecido. Pues bien, ya no queda lugar a las dudas. Preoccupations han ido de tapado y han acabado sacando uno de los discos de la temporada. Sumaos mientras estéis a tiempo.

Anuncios