El regreso con sus dos últimas canciones nos ha despertado el mono por System of a Down. Así que le hemos quitado el polvo al chándal (ya discutimos cuánto de nu-metal hay en ellos), nos liamos la manta a la cabeza, y a repasar cada uno de sus discos. Uno a uno, que no son tantos, y cada uno tiene sus cosillas guapas que merecen ser celebradas.

System of a Down (1998)

Puntuación: 4 de 5.

Serj Tankian y Daron Malakian fueron cruzados por el destino alrededor de 1992, cuando ambos estaban en proyectos diferentes. Tras congeniar, decidieron formar un grupo llamado Soil, con roles similares a los que tendrían luego, pero con Tankian tocando también los teclados. Tras un único concierto, sus compañeros de banda se marcharon, y su manager Shavo Odadjian tuvo que sumarse tocando la guitarra y, posteriormente, el bajo. Soil como grupo terminó, y ellos continuaron bajo el nombre de System of a Down (originalmente Victims of a Down, en base a un poema de Malakian, pero Odadjian sugirió añadir «System» y así estarían más cerca en las tiendas de discos de sus ídolos, Slayer).

Tras probar con Ontronik Khachaturian de batería, y tras grabar varias demos, finalmente encontraron batería permanente en John Dolmayan. Tras tocar varios shows, captaron la atención de Rick Rubin, que los fichó para para su sello American/Columbia, y les produjo su primer trabajo, de título homónimo. Más de 20 años después, el disco sigue siendo una pedrada buena, con ese punch de nu-metal retorcido de diversas maneras con sus diferentes inquietudes. Experimentaciones de guitarra por aquí, algún tramo más melódico aquí y allá, cositas provenientes de sus orígenes armenios, y una serie de canciones que te pegan sin que tú sepas muy bien por dónde vienen los golpes. Están aquí algunos de sus clásicos imprescindibles, como ‘Sugar‘, ‘Spider‘ o ‘War?‘, además de alguna joya reivindicable como ‘Peephole‘ o ‘P.L.U.C.K.‘. Una suerte de Mr. Bungle más accesibles. Destacaron merecidamente.

Más en Hipersónica | System of a Down — System of a Down (1998): deja que te guíe la locura

Toxicity (2001)

Puntuación: 4.5 de 5.

La buena recepción de su debut motivó a la banda a ir más a por todas. Más locuras, más influencias diferentes (jazz, metal progresivo, música folklórica de Oriente Medio y la pluscuamperfecta habilidad de The Beatles de unir todo en una canción pop), pero todo perfectamente encauzado en un disco desbordante y plagado de canciones memorables. No por nada Don Kaye tuvo que ponerles un 10/10, algo poco habitual en el portal Blabbermouth (sólo 21 discos han logrado tal hito), diciendo que «será una de las pocas bandas de las que la gente quizá siga hablando dentro de diez años». No falló, no.

Suena irónico decirlo de un disco que metía tanta caña al espíritu imperialista del gobierno americano y salió una semana antes del 11-S, pero es la clase de disco que salió en el momento adecuado. El resto de bandas enmarcadas dentro del nu-metal que no se llamaban Deftones ya estaban flaqueando, y tanto ellos como Slipknot dieron el salto perfecto para dar relevo. Pero no fue sólo el contexto lo que propició un demoledor éxito que ni ellos mismos vieron venir, ya que el grupo articula a la perfección todas sus ambiciones en sonidos y en canciones. Puedes coger cinco canciones al azar y es difícil fallar, y lo más probable es que de esas cinco te salgan dos o tres que son imprescindibles suyas. Podría haber sido inmaculado con un par de canciones menos, pero de esos defectos también se nutren los discos mayúsculos.

Más en Hipersónica | System of a Down — Toxicity (2001): formas constructivas de canalizar tu rabia

Steal This Album! (2002)

Puntuación: 4 de 5.

Grabar Toxicity fue tan productivo que se encontraron con unas 30 canciones y tenían que recortar para llegar a las 14 finales del disco. Muchas canciones se quedaron en el camino y varias encontraron salida por Internet en versiones pobres que venían bajo el nombre de Toxicity II. El grupo no vio esto con buenos ojos, y decidieron grabar de manera apropiada las canciones bajo un nuevo álbum que salió sólo un año después de su gran éxito.

Sería fácil tratar este álbum con una compilación de caras B o descartes, pero en realidad System of a Down tenían motivos suficientes para ponerlo como un disco con su propia entidad y merecimiento (aunque quizá no tanto para ser considerado su mejor álbum, como algunos de los propios miembros aseguran). Steal This Album! expande las posibilidades del grupo mientras deja en el camino varios puñetazos contundentes: ‘Bubbles‘, ‘Boom!‘, ‘Fuck the System‘. Otra vez, el mayor problema son demasiadas canciones, incluso aunque su duración no sea excesiva.

Mesmerize / Hypnotize (2005)

Puntuación: 3.5 de 5.

El éxito les acompañaba pero, al igual que otras tantas bandas de su calibre y estatus, las tensiones internas se iban incrementando de forma progresiva. Esto pasa sobre todo con bandas que tienen dos fuerzas creativas tan marcas como las de Serj Tankian y Daron Malakian. Algo se rompió antes de ponerse a hacer su siguiente disco, que partieron por en dos pero en realidad es álbum doble. Malakian realizó la mayor parte de la música y letras de ambos discos, teniendo más presencia vocal en la mayor parte de las canciones y grabando el 90% de las líneas de bajo, mientras que Tankian estaba más fuera que dentro del grupo, aunque siguiera para los compromisos de grabación y giras.

Quizá esta descompensación es la que se transmite en un par de discos tan ambiciosos como incontenibles. Muchas canciones, donde se ponen a probar más cosas que nunca. Algo que, por supuesto, los convierte en trabajos tan interesantes como irregulares. Si además optas por tener las experiencias separadas, se nota uno de los discos más especialmente beneficiado en términos de cancionero (Mesmerize), lo cuál generaría una clara desigualdad si algún día se prueba a hacer el experimento de hacer intentar montar una versión ideal del álbum con los mejores temas [apuntando para posibles proyectos].

Artículo anteriorNetflix podría batir un récord en los Premios Oscar nunca visto en 85 años
Artículo siguienteMad Cool 2021: Cardi B, Kings of Leon y Phoebe Bridgers se suman a la fiesta
Subscribe
Notify of
guest

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments