La noticia estaba caliente en la red. Tú te encuentras perplejo totalmente y hasta te cuesta creerlo. Llega un momento en el que deseas que sea un fake con todas tus ganas. Que al medio que dio la noticia le hubieran tomado el pelo o que solo fuera un bulo de los que suelen salir por Facebook o Twitter. A medida que pasa el tiempo ves que esa posibilidad es cada vez más remota y llega el punto en que ya te resignas y aceptas la realidad: ya no está, se marchó para siempre para desgracia de miles. Lou Reed nos dejó.

Irónicamente, la noticia casi nos llegó en la mañana de un domingo. Un día que estaba muy lejos de ser perfecto. Decides dejar tu pesar en la red social de tu preferencia y te propones recuperar una muestra del legado del neoyorquino. Lo normal sería recurrir a tu álbum preferido de The Velvet Underground, aunque cualquiera de los cuatro álbumes sería perfecto para dicha tarea, o alguno de los más clásicos de Reed en solitario. Sin embargo, algo en tu interior te traslada al último disco que se te ocurriría escuchar de toda la discografía de Reed. El álbum en el que probablemente salga peor parado de los últimos años. Pero no acudes al álbum entero (hace tiempo juraste no volver a hacerlo), sino a una pieza concreta.

Frustration / In my lexicon of hate / You’re feeling less like a whore but you / Stimulate

El título parece describir hasta tu estado de ánimo, aunque la letra no vaya por esos tiros. ‘Frustration’. Ese sentimiento de desesperación, de impotencia, de ver como un artista por el que sentías tanta admiración, incluso en sus horas más bajas, ya no volverá nunca más. La canción ni siquiera refleja los sentimientos o una historia personal de Reed. Esta basada en otra historia. La de un hombre impotente y roto ante una mujer lujuriosa, causante de sus más perversas pasiones, a la que desea poseer y con la que quisiera desposarse. Sin embargo, a pesar de ser objeto de sus deseos, el hombre querría dañarla, hasta asesinarla. Pero no puede.

Lou Reed ejerciendo de narrador, que no de trovador, en esta retorcida historia mientras su banda de acompañamiento, unos don nadie llamados Metallica, arramblan como cuatro jinetes del apocalipsis, con una contundencia y una rabia que hacía años que no se veía en ellos. Uno de los pecados que había presentes en Lulu, que tenía varios, era la sensación de que Lou Reed y Metallica habían grabado discos distintos y no se pusieron de acuerdo. Sin embargo, parecía que en ‘Frustation’ no se daba esa fatalidad. Que todo parecía estar en su lugar adecuado y se daba en el momento preciso. No obstante, sólo era una sensación. ¿O no os acordáis de que Reed era un mentiroso?

Más en Hipersónica | Muere Lou Reed: el rock está de luto | Lou Reed: un poco de magia y algo de pérdida | Adoráis los discos de The Velvet Underground equivocados | Lou Reed And Metallica — Lulu: la auténtica definición del despropósito

Subscribe
Notify of
guest

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

2 Comments
Oldest
Newest Most Voted
Inline Feedbacks
View all comments
trackback
3 months ago

[…] Lou Reed and Metallica — Lulu: la auténtica definición de despropósito Un día de frustración: cuando Lou Reed y Metallica sí se pusieron de acuerdo […]

Hector Rodriguez
Hector Rodriguez
3 months ago

Es en mi concepto la mejor musica actual de rock