Como decíamos el otro día en nuestra lista de los mejores internacionales de 2020, todo lo que ha tenido de malo el año, ha sido casi inversamente proporcional a lo positivo en lo musical. Una buena retahíla de grandes discos, de sorpresas, y de inspiraciones voluntarias o involuntarias por la covid, pero que de alguna forma han estado emparentadas. En el ámbito nacional, además de los mejores del año que en algún momento publicaremos, ha habido lanzamientos muy interesantes desde uno de esos géneros que no suelen copar los tops de final de año, a veces con discos muy extemporáneos, pero otras con buenos rescates y adaptaciones a la actualidad. Sí, el post-punk tocando a nuestras puertas una vez más. Después de la orfandad de grupos como Antiguo Régimen —cómo no, valencianos, como mucho de lo que sigue—, esa corriente que ha estado en activo años, aunque no siempre saliendo a la superficie, este año lo ha hecho más de lo normal, con nuevos debuts y proyectos prometedores en las distintas artistas que rompen el corsé del bajo suicida y el reverb.

Mausoleo – Absolución

Quizá uno de los mayores exponentes, o el de mejor acabado este año para quien escribe es el de Mausoleo, conjunto valenciano que ha debutado en 2020 con Absolución (Desorden Sonoro/Flexidiscos, 2020), que recoge el espíritu de algunos grupos españoles del estilo —ahí está la voluntaria o no, portada que rememora las figuras de las portadas de Agrimensor K—, recordando que esto del post-punk no es nuevo en la ciudad, y ahí quedan los Carmina Burana, que siendo mucho más clasicones, pueden recordar en algún momento de intensidad; o internacionales con esas guitarras como las de The Organ. Que al fin y al cabo, es una de las variantes de guitarra jangle pop que tantos grupos de post-punk han adoptado para su acervo. Antiguo Régimen incluidos. En su debut, y sin tirar del bajo grave predominante cortavenas —fórmula por la que pocos apuestan hoy por lo trillada—, aunque importante, el peso de la melodía recae sobre las guitarras de arpegios y punteos de ese jangle. Construyen grandes temas, tanto desde la perspectiva del hit, con buenos estribillos y picos de emoción, hasta esas canciones más grises que hacen disco y le dan empaque en las que se ve ese cúmulo de referencias clásicas y recientes del movimiento revival.

Mausoleo incardinan todas esas características en un discurso sonoro excitante y ambivalente, en el que se mantiene como parte más clasicona esos vocales con eco prácticamente ochenteros, amén del reverb guitarrero casi inherente al estilo. A destacar especialmente de un álbum bastante completo ‘Sodomizado‘ por su clasicismo, con los devaneos guitarreros y la buena melodía de su estribillo o por supuesto ‘En El Final‘, que es definitivamente le mejor tema que hay en este disco. En él todo está bien hecho, desde los punteos hasta ese primer estribillo solemne que aguanta la tensión instrumental para después explotar en ese compás Y en el final nos mentimos a la cara / En el final redujimos todo a nada / En el final nos mentimos a la cara / En el final redujimos todo a nada. Un arreón en el tercio final con un cambio de melodía —ese bajo— que da empuje hasta el final. Queda también para rescatar con especial interés ‘La Vida Me Escupe‘ —esa letra tan RIP—, de nuevo tirando de clasicismo sin sonar vetustos, con una estructura muy ortodoxa en la canción pero con otro estibillo matador a cara de perro. Después, temas que aguantan muy bien esas tres cumbres, desde ‘Mentiré‘, de nuevo otros cambios a una melodía más abierta en ‘Paredón‘ y mucho The Organ en ‘Dogma‘ por ese sentimiento de nostalgia, y a la vez Carmina Burana por el dramatismo. Sobre los puntos comunes que trazan una línea entre lo gótico, el post-punk y algo de jangle, Mausoleo se levantan y sacan ese jugo de la vieja ortodoxia sin caer en un plagio-homenaje sin gracia. Gran debut.

Somos la Herencia – Dolo

Otra de las novedades este 2020 es que tras varios años de discurrir por EPs, maquetas y pequeños lanzamientos, Somos La Herencia ha debutado en largo este curso, y lo ha hecho a través de Humo Internacional —otrora Discos Humeantes— con Dolo (Humo Internacional, 2020), lo cual ya es algo a tener en cuenta. En Dolo, el grupo madrileño apuesta por tirar también de sintetizadores, lo que ayuda a darle fuerza a esa ambientación oscura y visceral tan agresiva que yace en el primer tema del disco, ‘Un Buen Idioma‘. Así, en cortes como en ‘Injusto‘ y la sintética ‘Hombres Libres‘, con mayor o menor melodía, hay un parentesco claro en los terrenos coldwave: corrientes herederas del post-punk por la ambientación y un sintetizador que mete más enjundia a un atmósfera fría y cortante. Incluso con alguna estructura que toca al witch-house de refilón como la ambientación de ‘Kolima‘. Así pues, buen debut de los madrileños, que llevan en activo desde 2012, que se dice pronto teniendo en cuenta que la larga duración ha llegado ocho años después. Hasta ahora, varios epés con una producción lógicamente más precaria y que ahora ha dado un salto importante, con un sonido más cristalino y nítido, a pesar de que en referencias como Zigurat había algo más de oscuridad sin tirar tanto del sintetizador. Pero prometedor debut para seguir viendo su evolución.

VVV [Trippin’ You] – Escama

Fuera de los debutantes en formato LP, desde esos estilos en los límites del post-punk, a veces derivaciones, otras veces coordenaras sonoras que se difuminan, han vuelto VVV con Escama (Helsinkipro, 2020). Más explícitamente también en la coldwave con unos sintetizadores mucho más sofisticados que los de aquellos discos gélidos y geométricos de temas de décadas pasadas, los madrileños engarzan diez cortes de adicción y espasmos, con líricas de hoy: ‘Miedo y Asco en Madrid‘, ‘Justicia Posmoderna‘, ‘Siroco‘… Un álbum con más matices que su debut de hace un par de años, pero igualmente marcado por ese fulgor joven; una píldora de frenesí, ansiedad y nostalgia. Un disco de tendencias más urbanas, que capta todas esas y venidas jóvenes en 2020. Pero con ese toque oscuroide y brumas que te rodean que disfrutar en directo.

Margarita Quebrada – Luces

Y siguiendo por Valencia, este 2020 ha sido también el del primer EP de Margarita Quebrada, un trío formado en 2019 que de nuevo juega entre los límites del género, aunque más cerca del synth-pop y la new wave, con incluso algún deje similar al de sus paisanos La Plata. Lo cual deja ver la efervescencia de grupos valencianos que están saliendo en los últimos tiempos al calor de este amplio abanico sonoro. Son el término medio entre Mausoleo —con quien comparten batería— y VVV, más luminosos, con piezas tan bien elaboradas como ‘Placer‘, con esa mezcla justa entre la guitarra new wave y una percusión electrónica que le da un pegadizo ritmo. Sin querer decantarse hacia un lado y otro, es difícil resistirse el bucle de temas como ‘Tu Voz‘ o el gancho pop del tema que da nombre a esta primera referencia. Notable debut que deja abierto por delante todo un camino en el que seguir apostando por el término medio o ir decantando la balanza hacia el synth o hacia toda la oscuridad que puede ofrecer el post-punk más ortodoxo.

Fantastic Explosion – Neymar / Oh, Boy!

Es el momento quizá de preguntarse qué pasa en Valencia. Si pasa algo allí. (¿Qué mierda pasa en Valencia?). No, en serio. También llevan varios años en activo, al menos desde 2016 que es cuando empieza su andadura en bandcamp, Fantastic Explosion, con varias maquetas cantando en inglés y que este año han apostado por un sencillo de dos temas. Es cierto que no un post-punk de libro, ni siquiera plenamente dedicado a él, aunque hay ciertas trazas como las de ‘Oh, Boy!‘. Un sencillo producido por Diego Escriche en Millenia Estudios y masterizado por Hans Kruger —Kokoshca Delorean, Betacam, Kokoshca, El Columpio Asesino o Perro…—. Algo habrá. Estos dos cortes ya muestran más solidez y un interesante camino que vira también hacia lo indie o el art-punk. Buenas formas.

NUNCA NADA

Por último, y como bola extra, desde BFE Records —que este año ha publicado lo nuevo de Paralelo, sintes también de raigambre algo más oscura, proyecto de un Wind Atlas— , sello valenciano amigo de la experimentaión y la oscuridad han publicado cuatro temas en youtube de NUNCA NADA, formación clasicona de la que poco más sabemos, salvo que anda dándose a conocer como un proyecto de varios ex de Antiguo Régimen en algunos vídeos suyos de dicha plataforma. Todo apunta a que son avances de lo que será su primer disco, Decadencia, que aún no está ni en bandcamp. Maravillas de la arqueología de internet. Pero mejor su toque, esto sí, de puro canon, que recuerda a los Gabinete Caligari de ‘Olor a Tierra Quemada‘, el post-punk que llegó antes de la era del cha-cha-chá. To-do-con-gui-ón en el post-punk. Mucho ojo con 2020.

Y fuera de estas novedades de este año, ahí siguen los Trajano!, la vertiente after(punk) de La URSS, Vulk, Plataforma y su EP debut de 2019, y proyectos ahora parados como los de Ciudad Lineal, Univers… Un fantasma que como todos los fantasmas, a veces se manifiesta, otras menos. Pero siempre está ahí, como muestran por ejemplo los numerosos grupos desde el espectro underground de la siempre prolífica Murcia.

Subscribe
Notify of
guest

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments