Una canción, una escena es una sección Hipersónica donde se repasan algunos de los mejores momentos musicales en la historia del cine. O los mejores momentos cinematográficos de nuestras canciones favoritas. Sea lo que sea, es un perfecto cruce de nuestras grandes obsesiones.

La canción: ‘Rhythm of the Night’, de Corona

Olga de Souza nació en Rio de Janeiro en 1968 en una familia que cultivó su pasión por la música y el sueño de ser cantante algún día. El sueño quedó aparcado durante un tiempo y, tras su periplo por España, Portugal y luego Italia donde estuvo enseñando baile y canto, fue descubierta por Franscesco Bontempi, un productor italiano que vio en ella la estrella que poner al frente de un nuevo proyecto que revitalizase la música pop electrónica italiana.

Así nació Corona, con varios nombres entre bambalinas, desde productores hasta cantantes que aportaban su voz sin crédito como Giovanna Bersola -a.k.a. Jenny B.– la voz que sonaba en el primer tema y mayor hit del proyecto. ‘Rhythm of the Night’ fue una gran sensación en Italia y un año después conquistó el mundo con su ferviente sonido sintetizado, su apasionada defensa por el ritmo de la noche y un irresistible espíritu bailable y desacomplejado. Fue uno de los primeros grandes éxitos de lo que se llamó el Eurodance.

La película: ‘Beau Travail’, de Claire Denis

Claire Denis nació en París, aunque su crecimiento lo pasó en las colonias francesas de África, donde su padre ejercía de funcionario público. Cuando luego decidió dedicar su carrera al cine, esa experiencia directa con el colonialismo pasó a ser uno de los temas que más recurrentes han sido en su obra, empezando por Chocolat en 1988.

Tras una serie de películas bien recibidas, decidió volver a explorar esa presencia francesa en la zona africana en una adaptación libre de Billy Budd, de Herman Melville. Poniendo también el foco en la tensión emotiva y sexual entre dos legionarios, Beau Travail se vuelve uno de sus trabajos más esenciales, explorando con meticulosidad y adecuada delicadeza esta masculinidad represiva, la opresión encontrada a través del sistema y la necesidad de expresarse libremente a través del movimiento corporal. Es una de las obras más desgarradoras y hermosas del cine europeo de los últimos 20–25 años.

La escena

(A partir de aquí, spoilers de Beau Travail, aunque es una película poco spoileable)

Llegado al punto final, se hacen evidentes las razones por el remordimiento del sargento interpretado por Denis Lavant, que en cierto punto del relato declara: “Quizá la libertad empieza con el remordimiento. Lo escuché en alguna parte”. Tras una vida de sumisión, de rechazo a sus impulsos internos, el antiguo legionario entra en la discoteca y deja, por primera vez, que su cuerpo se exprese con libertad.

‘Rhythm of the Night’ se vuelve el vehículo donde puede empezar a ser libre. Los flashes, los sintetizadores, el irresistible ritmo de la noche, desembocan en una expresiva e incontenible cadena de movimientos con los que dejar atrás inhibiciones pretéritas, y quizá olvidar por un momento ciertos fantasmas del pasado.

Subscribe
Notify of
guest

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments