No One’s Sleeping

“This is for Britain. Britain will always come first”

El 16 de junio de 2016, la diputada laborista británica Jo Cox fue apuñalada y tiroteada en una biblioteca en Birstall.

Según los testigos iniciales, Thomas Mair, un británico de 52 años, gritó “Britain First”, el nombre del partido de extrema derecha inglés y uno de los más abiertamente activos en la campaña por el Brexit, mientras asesinaba a Cox.

En las horas siguientes al asesinato, el Britain First Party lanzó un comunicado negando cualquier enlace con el ataque, y Mair, en el juicio en el que fue condenado a prisión, asegura que gritó “This is for Britain. Britain will always come first”. Pero la imagen mental de “El Brexit, y el odio irracional que lo impulsa, nos ha llevado esto” permanece ya completamente unida al crimen que mató a Jo Cox con 41 años.

 Nadie duerme, hay un enorme descontento en el país. 

Bradford Cox alude a esa Inglaterra que se hunde en el fango para invitarnos a dar un paseo al vacío absoluto, la única solución. Y antes de eso, Deerhunter hace un precioso estribillo sin palabras donde la sección de vientos entra dulce y acaba frenética, enzarzada en una pelea con las guitarras  cada vez más ruidosas de Cox y de Lockett Pundt.

Antes del segundo estribillo, Cox cita a los Kinks. De su village green ya no queda casi nada, se ha hecho de noche y ya podemos marcharnos. Y cuando aún queda un minuto y 43 segundos para terminar la canción, del final del estribillo sale un cohete melódico disparado al vacío. Es nuestro plan de fuga, el único posible: la muerte.

El único optimismo posible en el universo de Why Hasn’t Everything Already Dissapeared era este. 

(Cada mes de 2019 dedicaremos un ratito a abrir en canal cada una de las canciones de Why Hasn’t Everything Already Dissapeared de Deerhunter)