La sangría tradicional, y la más conocida, es la de vino tinto, pero en verano hay una posibilidad refrescante que es la de hacer sangría de vino blanco. Es fácil de preparar y te da para estar como 24-hour-party-people durante todas las noches de verano.

Ingredientes

  • Vino blanco, 500 ml
  • Ron blanco, 1 chupito
  • Limas, 2
  • Gaseosa, refresco de limón o de lima limón sin azúcar, 500 ml
  • Melocotón. 2
  • Nectarinas, 2
  • Frutos rojos, 100 g
  • Azúcar moreno, 1 o 2 cucharadas (opcional)
  • Hierbabuena, unas ramitas

Cómo lograr la mejor y más refrescante sangría de vino blanco este verano

Va a ser muy sencillo y en no demasiado tiempo. Antes de empezar, vamos a necesitar lavar las frutas muy bien y cortarlas en trozos pequeños.

  • 01: Maceramos la fruta en el vino

    En la jarra o el bol donde vayamos a servir nuestra sangría de vino blanco ponemos las nectarinas lavadas y cortadas en trozos pequeños, los frutos rojos lavados, los melocotones pelados y cortados en trozos pequeños y las ramitas de hierbabuena.

    Añadimos el azúcar, el ron blanco y el vino blanco. Mezclamos bien, tapamos con film y dejamos macerar en la nevera de dos a seis horas.

  • 02: Añadimos el refresco y las limas

    Justo antes de servir nuestra sangría, añadimos el zumo de una de las limas y la otra lima bien lavada y cortada en gajos. Añadimos también la gaseosa o el refresco limón o de lima-limón bien fríos.

  • 03: Servir la sangría de vino blanco

    Ya solo falta repartir la fruta en los vasos y servir la sangría de vino blanco en ellos. Si se va a hacer una cantidad grande, pensando en que se pueda servir mucha gente, lo más cómodo es usar un bol grande o una ponchera y un cucharón.

Subscribe
Notify of
guest

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments