Faith Healer — Cosmic Troubles

Resulta agotador esclavizarse a las normas de la actualidad. Cosmic Troubles (Mint, 2015), el primer disco de Faith Healer, salió publicado el mes de marzo. Marzo. Hace más de medio año. Una barbaridad, un siglo en tiempos de interés mediático. Aquí estoy, en cualquier caso, frente a una pantalla en blanco que me empuja a juntar cuatro palabras en honor a un trabajo pequeño, discreto y no demasiado cacareado que ha ganado un pequeño rincón en mi inestable corazón.

https://bandcamp.com/EmbeddedPlayer/album=3208226246/size=large/bgcol=ffffff/linkcol=0687f5/tracklist=false/artwork=small/track=1304107516/transparent=true/

Hay batallas que bien merecen ser luchadas incluso cuando el paso del tiempo las ha convertido en reliquias del pasado reciente. Sirva como ejemplo el acerbo sonoro que abraza sin reparos Jessica Jalbert, canadiense al frente del proyecto. Por Faith Healer se pasean de forma frecuente y habitual todos los grupos que citamos cada vez que hablamos de Jangle Pop. Esto es: los años ochenta. Pero el recorrido histórico y referencial de las canciones comprimidas en Cosmic Troubles, como indica ligeramente su propio título, retrocede un par de décadas en el tiempo y encuentra espacio para explayarse de la mano de la psicodelia de los sesenta. Hay retazos aquí y allá de la cadencia rítmica de The Velvet Underground (‘Acid’) o de la deliciosa parsimonia de Jefferson Airplane (‘Fool Rush In’, exquisita en su fustigamiento culpable).

https://bandcamp.com/EmbeddedPlayer/album=3208226246/size=large/bgcol=ffffff/linkcol=0687f5/tracklist=false/artwork=small/track=1654000460/transparent=true/

Jalbert es además quirúrgica tirando de melodías sixties. Cuando recurre a ellas de forma descarada, le sale una canción redonda y tremenda en todas sus secciones: ‘Again’. Es el gran single de Cosmic Troubles, pero a duras penas es representativo del sonido que domina el resto del disco. Faith Healer tienden al medio tiempo cíclico (‘Infinite Return’), a la psicodelia acústica (‘Angel Eyes’, bellísima), a las guitarras oscuras y saturadas (‘Canonized’) e incluso a Animal Collective (‘Was, Is, And Is to Come’). La psicodelia domina casi tanto como el pop.

https://bandcamp.com/EmbeddedPlayer/album=3208226246/size=large/bgcol=ffffff/linkcol=0687f5/tracklist=false/artwork=small/track=3174807048/transparent=true/

7.4/10

Al final, no obstante, es fantástico descubrir que la cabra tira al monte y que Faith Healer se mueven con gran brío y brillantez en el Indie Pop de herencia ochentera. ‘Until the World Lets Me Go’ es la canción que nos servirá de escaso alivio a todos los que anhelamos como agua de mayo otro disco de Veronica Falls, un suspiro paralelo a ‘Again’ que coloca una sonrisa en la cara allí donde, en el fondo, sólo hay desazón. Felicidad fugaz y destellos de psicodelia pop. Todo bien. Tanto, que apenas he mencionado su espantosa portada.

One clap, two clap, three clap, forty?

By clapping more or less, you can signal to us which stories really stand out.