Kendrick Lamar estrena por sorpresa Untitled unmastered, álbum que recoge ocho temas inéditos

Kendrick Lamar sigue aspirando a convertirse en el artista de la década con cada nuevo paso que da. Si el estreno de To Pimp a Butterfly fue todo un acontecimiento cada una de sus acciones a posteriori han elevado su individuo hasta los altares. Las actuaciones en el programa de Jimmy Fallon y en el de Stephen Colbert, ambas con banda, prolongaron el estado de gracia del MC que sorprendía a propios y extraños interpretando dos temas desconocidos para nuestros oídos. No contento con ello, el de Compton volvía a agotar todos los adjetivos con su actuación en la última gala de los premios Grammy, donde apostaría de nuevo por representar cortes inéditos hasta el momento.

Tanto estreno de temas vírgenes para los oídos del público era una señal inequívoca de que Kendrick poseía un buen arsenal de temas todavía sin liberar que respondían, en su mayoría, a canciones que se habían quedado fuera de su existoso último disco. Sin embargo, lo que no podíamos presagiar era que Kendrick Lamar decidiera regalarnos Untitled unmastered (Aftermath/Interscope/Top Dawg Entertainment, 2016) un álbum que recoge ocho de esos temas y cuyo estreno nos ha cogido por sorpresa.

Los cortes, sin título, tienen como nombre la fecha de grabación de los mismos -aunque no es algo confirmado por el artista- y podemos reconocer cómo el tercer tema y el octavo corresponden a los interpretados en ambos late show. Sin embargo, no encontramos rastro de aquellos que acompañaron a ‘The Blacker the Berry’ y ‘Alright’ en la gala de los Grammy. Otra curiosidad es que de los ocho, siete de ellos fueron grabados entre 2013 y 2014, presumiblemente pensando en To Pimp a Butterfly, pero el octavo en discordia está fechado en el presente año.

Posiblemente, Untitled unmastered sea un tentempié que incluye una mínima porción de todo lo que tiene todavía por liberar Kendrick Lamar, si es que decide hacerlo algún día. Sea como sea nos ha vuelto a quedar claro: ocho descartes del de Compton bastan para volver a afirmar que estamos ante un artista especial.