La poderosa tormenta de Vanum, el intenso oleaje de ‘Convergence’

Más de algún purista verá con muy malos ojos la reciente ruptura del black metal con las fronteras del género y la conquista de un público y crítica no trve, especialmente por cierta clase de grupos. Yo, siempre buscando el lado bueno de las cosas, me gusta pensar que la puesta del foco sobre este género pueda ayudar a muchos profanos a descubrir sonidos y grupos interesantes que les permitan, a partir de ahí, seguir explorando en esa misma rama metalera o en otras. Mucho han contribuido bandas dispuestas a establecer nexos de unión entre el black metal y otros estilos, algunos no relacionados con el metal, aunque resulta curioso como ciertos grupos menos rupturistas y más apegados al sonido tradicional rompen también esa barrera y conectan con ese público no especializado.

Siempre es agradable escuchar propuestas inconformistas, que se salgan del sota, caballo y rey del género para aportar nuevos aíres, pero también es cierto que nunca están de más grupos que desde planteamientos y estructuras no especialmente originales consigan sonar convincentes e interesantes. Vanum, un dúo compuesto por un miembro de Ash Borer y otro de Fell Voices, grupos imprescindibles dentro del estilo en Estados Unidos, logran desde la perspectiva atmosférica del black metal sonar feroces, frescos, estimulantes y, sobre todo, poderosos cual brutal tormenta. Así se han conseguido canjear numerosos aplausos dentro de los entendidos de la materia.

Muchos encuentran numerosos motivos para navegar entre las cuatro esquinas de Realm of Sacrifice (Profound Lore, 2015), yo tengo uno en particular, el principal que hace que este disco no pase para mí sin pena ni gloria. Ese motivo es ‘Convergence’, la pieza de mayor longitud (doce minutos y medio) en un disco donde las canciones que la forman ya son largas de por sí (sólo una dura de las cuatro dura menos de diez minutos) por lo que es fácil que cuenten con algún que otro altibajo en su recorrido que no termine de hacerlas del todo redondas. No es así con ‘Convergence’, donde desde el primer minuto hasta el último despliega un intenso oleaje en forma de guitarras afiladas y sublimes, voces agónicas y de demoledores blastbeats.

Desde los primeros instantes Vanum se mueven de manera sugerente, hechizándonos con guitarras deliciosas para luego, sin casi transición, la instrumentación ataque con enorme fuerza, hilando riffs que te destrozan con instantes puramente emotivos, salidos directamente desde las vísceras para impactar por completo nuestros nervios auditivos. Todo el desarrollo de la composición nos invita a perdernos irremediablemente en ella durante horas, sin remedio. No sé con seguridad si Realm of Sacrifice será uno de los mejores discos de black metal de este año, pero ‘Convergence’ si podría calificarlo como un momento cumbre para el género en 2015. Creo que pocas causarán esta misma piel de gallina y esta intensidad que estimula cada fibra de mi cuerpo.

One clap, two clap, three clap, forty?

By clapping more or less, you can signal to us which stories really stand out.