Laura Marling — Short Movie

A veces los que escribimos sobre música cometemos auténticas atrocidades. Quizás necesarias. Seguramente. No tanto cuando hablamos de artistas más o menos consagrados, como para la que estamos todos reunidos hoy aquí, pero sí cuando hablamos de noveles. Las etiquetas. Hay que etiquetar, meter a fulana y mengano en un determinado cajón de todos los que tenemos en el almacén, con la excusa de orientar al lector. Insisto, seguramente eso sea orientativo y necesario, y así un lector huirá de aquello que alguien denomine como “Doom Metal” del mismo modo que otro pondrá pies en polvorosa cuando vea que Javier Vicente es la nueva promesa del “Indie Folk” nacional. Llevado al extremo, habrá quien hasta se interese por una crítica o no en función de quien la escriba. El problema es que ayer abrí uno de esos cajones del almacén, el de “Rock Alternativo”, y me encontré juntitos a Pablo Und Destruktion y a Bloc Party. Ya me diréis.

Laura Marling, the one and only

Es por eso que, jugando a etiquetar, meteremos a Laura Marling dentro del cajón del folk, o, si se quiere, folk rock. Hasta ahí más o menos bien, el problema surge ante ese subtipo de tufillo despectivo que se llama “churri con guitarrica”. Así, todas juntas. Imaginaos el cajón. Laura Marling hace folk, es mujer y toca la guitarra. Y a partir de ahí, como ya os veníamos contando en su anterior Once I Was An Eagle, esta mujer tiene algo que la diferencia de la masa. Parte de ese factor que te aleja del gentío puede ser una dosis significativa de mala leche. El que espere encontrarse en Short Movie (Ribbon Music, 2015) una colección de canciones sensiblonas y algo lánguidas, puede marcharse por donde ha venido. Aunque si alguien se ha interesado por la vida de esta mujer antes de hoy, difícilmente podrá esperar eso.

Mientras esperábamos la llegada de su nuevo álbum, nos sorprendió encontrar uno de sus temas, ‘What He Wrote’ en la banda sonora de una serie que se ha hecho casi tan famosa por su calidad como por sus elecciones musicales. Parece que el mero hecho de que te hayan seleccionado para musicar un momento ciertamente trascendental de la segunda temporada de Peaky Blinders es sinónimo de que aquí hay talento. Y Short Movie es la enésima muestra de que lo hay a raudales. De un acercamiento de Marling al rock en muchos momentos, de que la presencia de las guitarras eléctrcas sea cada vez más significativa. De que cada vez exista menos hueco para el lamento y más para la rabia, tanto contenida como desbocada. Aunque en los momentos en los que prima la intimidad, como en esa final ‘Workship’, los sonidos más pretéritos de Laura Marling reaparencen y lo hacen con una inmensidad difícil de contradecir.

Mientras asoma, de nuevo, el recuerdo de Nick Drake en un fantástico inicio con ‘Warrior’, oscuro, vetusto y atractivo, tanto como esa Laura Marling más enérgica que aparece en buena parte de Short Movie. Pronto, de la mano de ‘False Hope’, nos damos cuenta de que quizás hemos venido aquí a lamernos las heridas del animal moribundo, pero que no lo haremos con un tono abatido. Asumiendo que en ocasiones vamos a salir derrotados, pero haciéndolo sin lamentarse en exceso. Esa es la constante, independientemente de que podamos hablar de melodías más tranquilas, como las de ‘Walk Alone’, en las que acompaña una letra que admite el sometimiento, o la cara más ardua de ‘Don’t Let Me Bring You Down’.

I don’t believe this shit
I was doing fine without it
Now I can’t walk alone
I can’t walk alone

7.9/10

Hablar de Short Movie como un disco de confirmación sería estúpido. El quinto disco de Laura Marling llega en un momento en el que la calidad compositiva de la inglesa está más que contrastada. Casi ni sorprenden cortes tan absolutamente inmensos como ‘Howl’, que a quien escribe le acaba recordando, llamadme irreverente, a la Velvet Underground. Obviamente todo el mundo sale perdiendo ante tal comparación, y sin embargo uno no tiene demasiadas dificultades en traducir la figura de Nico en la propia Marling si existiese algo semajante en la actualidad. No haría ni falta ese arreón final de ‘Short Movie’ para alcanzar unas cotas más que notables, pero sienta divinamente, como una especie de rincón redentor. Laura Marling, instalada en la notoriedad.

One clap, two clap, three clap, forty?

By clapping more or less, you can signal to us which stories really stand out.