Marvel ha estrenado su primera película con superhéroe asiático y su incursión en el cine de artes marciales con Shang-Chi y la leyenda de los diez anillos. Una película que muchos detractores acusarán de ofrecer una versión tamizada y tibia del cine de acción asiático para intentar triunfar en China (incluso aunque la película no se estrena de momento allí), pero ofrece una oportunidad para hablar de grandes muestras de este género que han marcado la película de Destin Daniel Cretton.

Tenemos grandes estrellas del cine de acción de origen asiático, grandes películas que tuvieron un éxito más allá de Asia o una de las mayores expresiones del cine wuxia, una vertiente concreta y muy estimulante por su componente fantástico. Si viste la película de Marvel y saliste complacido, deberías darle una oportunidad a estas películas.

Operación Dragón (1973)

Es difícil empezar a entender la misma existencia de Shang Chi y casi todo el cine que vamos a hablar hoy de no ser por Bruce Lee. Tuvo una corta trayectoria como gran estrella de acción, al morir el mismo año que se estrenó esta Operación Dragón, pero tuvo un gran impacto. Esta es una de las que mayor éxito tuvo, y parecía que iba a ser la que lo iba a lanzar del todo como superestrella. Con parte de cine de explotación, parte película de James Bond y parte lucimiento para Lee, que desborda carisma y gran habilidad para las peleas, coreografiadas por él.

La leyenda del luchador borracho (1994)

A pesar de ser vendida como la segunda película del luchador borracho, que ya protagonizó el mismo Jackie Chan en 1978, realmente tiene poca conexión con ella al tratarse más de un reboot del personaje que buscaba seguir la estela ascendente de su estrella. Probablemente haya pocos ejemplos más claros de por qué se convirtió en una gran estrella y se ha vuelto influyente para películas como Shang Chi (que cuenta con coreógrafos que han trabajado en múltiples films de Chan), con un despliegue de acción realmente bárbaro al que añade un grado de complejidad incorporando la comedia en la mezcla. Pocos Oscar se han dado a alguien capaz de realizar lucha al más alto nivel ante la cámara y hasta simula estar ebrio mientras lo hace.

Tigre y dragón (2000)

Probablemente la película que rompió el techo de cristal para todo un movimiento de cine de acción y artes marciales. Toda una sensación mundial que introdujo el concepto del wuxia, con sus expresionistas movimientos y secuencias de lucha, llevado a su máxima expresión por un Ang Lee que lo equilibra con una fuerza dramática que es lo que la ha vuelto perdurable.

Hero (2002)

No podemos hablar de wuxia sin tocar a Zhang Yimou, uno de sus maestros y otro de los responsables de su expansión internacional. Al igual que Ang Lee, le añade un prestigio clasicista, casi propio de Howard Hawks, a la parte dramática de la película, que ayuda a anclarla mientras se desarrolla una acción épica y sofisticada con un maravilloso Jet Li, otra gran estrella asiática imprescindible del cine asiático.

Juego sucio (Infernal Affairs) (2002)

Una de las grandes estrellas de Shang Chi es Tony Leung, probablemente el mejor actor hongkonés vivo, como ha demostrado continuamente a través del cine de Wong Kar-wai, su principal colaborador. También ha metido su talento en cine de ambiciones más comerciales, pero ofreciendo un matiz especialmente oscuro a su personaje, incluso siendo técnicamente un héroe. Es el caso de este thriller policial/criminal, que casi por accidente inició una saga, y que sirvió de base (como poco) de Infiltrados de Martin Scorsese. Un fenomenal «cara a cara» con Andy Lau.

Artículo anteriorEl vídeo de Drake para ‘Way 2 Sexy’ no hay por dónde cogerlo
Artículo siguienteFallece Jean-Paul Belmondo, icono de la Nouvelle Vague, a los 88 años: 5 grandes películas suyas que puedes ver en streaming

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.