Nuestra sección Hipersónica Nostálgica Pollavieja le ha dado ahora por el capricho de repasar a uno de los nombres más imprescindibles del cine independiente, tanto para su concepción como para su forma de proceder. A contracorriente de las tendencias de Hollywood y de los directores que necesitan controlar al milímetro cada aspecto de la producción, el actor/guionista/director abogó en su carrera por películas más pequeñas alejadas de lo estilizado, llegando a los aspectos más íntimos del comportamiento humano con la colaboración y hasta improvisación libre que ha dejado joyas imprescindibles como estas.

Rostros (1968)

Tras dos desagradables experiencias dirigiendo en el sistema de estudios, Cassavetes optó por seguir por libre en la incertidumbre que marca el cine independiente. Salió triunfante. El estilo cinéma vérité retrata con crudeza, ternura y amargura todo lo que duele La Vida™ y cómo nos buscamos maneras para enmascararlo. Es una de esas películas que conforme la ves estás observando todos los cineastas que tomaron inspiración de ella, desde los más pequeños hasta los más conocidos.

Maridos (1970)

Una de sus piezas más infravaloradas es esta comedia dramática tan conmovedora y amigable como dura y melancólica. La crisis de la mediana edad propulsada tras la perdida de un amigo cercano, con tres personajes llenos de amargura e incertidumbre sobre la vida, definidos a la perfección gracias al trío de actores protagonista que otorga una autenticidad que pocas películas son capaces de alcanzar.

Una mujer bajo la influencia (1974)

El auténtico cine de guerrilla independiente donde tuvieron que remar constantemente a contracorriente para poder conseguir que la película existiera. Ningún estudio quería ver los dramas de una mujer de mediana edad complicada y “desequilibrada”, pero es uno de los estudios de personaje más estimulantes y singulares de Cassavetes.

Noche de estreno (1977)

Cassavetes explora aquí en toda su complejidad los dilemas de la actuación, el arte, la autodestrucción, la percepción, la decadencia y la vejez con muchas menos ínfulas que Birdman. El personaje de Myrtle Gordon es también uno de sus mayores hallazgos, magníficamente llevado por su mujer Gena Rowlands. Si Pedro Almodóvar vio bien homenajearla en su particular obra maestra Todo sobre mi madre, es porque hay algo.

Gloria (1980)

Más pasado por alto ha sido uno de sus retornos al cine más comercial, aunque logra que siga siendo un esfuerzo personalísimo e inconfundible. Gloria vuelve a estudiar con acierto a una mujer puesta contra la pared ante una extraordinaria circunstancia, con un thriller a ratos noir a ratos un western disfrazado de relato moderno violento. Uno de sus trabajos más entretenidos de ver.

Subscribe
Notify of
guest

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments