Este verano tan raro que nos ha tocado vivir nos va a dejar escaso de estrenos propiamente veraniegos, esos blockbuster que tan bien acompañan el aire acondicionado de la sala de cine. Ante la escasez, uno no puede evitar rescatar clásicos imperecederos como Tiburón, la obra maestra de Steven Spielberg que generó pánico por bañarse en las playas.

Y si tenéis ganas de más y montaros una sesión de películas acuáticas o terroríficas, Hipersónica: Soluciones para todo ofrece una selección con la que podéis hacer una sesión doble con Tiburón. Cada una distinta del resto, pero todas tocan algo característico de ese monumento.

20.000 leguas de viaje submarino (Richard Fleischer, 1954)

No me es difícil imaginar a un joven Spielberg viendo una película como la adaptación de Julio Verne y tomando notas mentales sobre cómo quiere que luzca una película situada en el agua. Al menos un artista de efectos especiales aprendió cosas este clásico sobre las criaturas marinas que atacan el Nautilus. El caso es que es una aventura acuática estupenda con un también estupendo Kirk Douglas.

Piraña (Joe Dante, 1978)

De todos los proyectos que copiaban descaradamente la idea de Tiburón, Spielberg declaró que este era su favorito. Es cierto que su buena relación con Joe Dante puede influir, o que viendo lo apañado que le salió este divertimento cafre decidiera que este era un director que valía la pena tener en su orbita. Acertó, en todo caso.

Abyss (James Cameron, 1989)

Spielberg le cogió alergia a rodar en el agua tras Tiburón, pero James Cameron no ha parado de intentarlo toda vez que ha podido. Aquí aprovechó los éxitos de Terminator y Aliens para cumplir dicho sueño, en una experiencia que fue toda una misera para prácticamente todos los involucrados. La respuesta posterior no sirvió como compensación de dicha agonía, pero yo rompo una lanza por este demencial terror subacuático. Y gracias a la tecnología CGI del “monstruo de agua” tenemos el T-1000 de Terminator 2.

Infierno azul (Jaume Collet-Serra, 2016)

Es una película que aparentemente tiene muy poco para sustentarse, pero nunca pierde ritmo ni tensión. Jaume Collet-Serra se graduó alejado de la red de seguridad de los thrillers de Liam Neeson e hizo un efectivo thriller de supervivencia contra un incansable tiburón.

Subscribe
Notify of
guest

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments