En un primer momento iba a titular este post 10 discos que odian los flamencólicos, pero este palabro inventado por el genial Raimundo Amador no es de uso habitual por el común de los mortales. Integristas hay en todos los ámbitos de la vida, incluso dentro de la música, donde algunos quieren imponer su criterio a todo costa creyendo que son los únicos poseedores de la razón y la verdad.

En el flamenco, un mundo normalmente muy cerrado, hay mucho integrista, muchos mesías que empuñan la espada a la mínima para salvaguardar la pureza de un arte ancestral que no necesita salvadores. No vamos a citar nombres para no herir sensibilidades pero éstos tuercen la cabeza cada vez que se menciona la palabra flamenco para denominar una música que para ellos no lo es.

No están todos los que son en esta selección pero estos diez discos sí estarían en la lista negra de estos individuos:

1.- Cal – Son de la Frontera (Nuevos Medios, 2007) 

Como bien dicen en las notas interiores del libreto, en el flamenco el concepto grupo no existe, hay cuadros flamencos, pero Son de la Frontera se reafirma como un grupo flamenco. Este quinteto ha logrado unir Cuba con Morón, el tres cubano que se trajo Raúl Rodríguez, hijo de Martirio, unido a la guitarra flamenca de Paco de Amparo, el baile y compás de Pepe Torres, el cante y compás de Moi de Morón y el compás de Manuel Flores. Se atreven a llevar a terrenos jondos por bulería Un compromiso y Toda una vida, se hacen grandes por alegrías y cantiñas de Pinini, funden malagueña con granaína de Cádiz, que enlazan con una malagueña grande del Mellizo, e incluso se atreven con unos tarantos y un taranto de Manuel Torre. Verdaderamente, increíble disco.

2.- Omega – Morente & Lagartija Nick (El Europeo Música, 1996) 

La cumbre musical del maestro Enrique Morente es para mí Omega, el disco que salió de su encuentro con Lagartija Nick que tuve la oportunidad de ver en directo en su momento. La visión de Morente sobre Poeta en Nueva York, de Federico García Lorca, completada con una revisión de temas de Leonard Cohen supone la sublimación del flamenco y un atrevimiento del cantaor que durante años y por culpa de los radicales del flamenco no se reeditó. Sólo el reconocimiento crítico fuera de esos círculos ha permitido, ya en los últimos 15 años, su reconocimiento como obra magna y el tratamiento de reediciones continuadas para que nunca quedase fuera de mercado. También, finalmente, la reconciliación de muchos con la obra más atrevida del flamenco de los 90.

3.- Songhai – Ketama, Toumani Diabate & Danny Thompson (Nuevos Medios, 1988)

Este encuentro entre el grupo Ketama, el músico malinés Toumani Diabate y el contrabajista inglés Danny Thompson, auspiciado por Mario Pacheco y el productor Joe Boyd, descubridor de Pink Floyd, mereció el premio al “Mejor Álbum no anglosajón” del New Musical Express. Un experimento de fusión entre flamenco-pop (los retoños de la saga de los Sordera y Habichuela), folk centroafricano y jazz que funciona tanto en los temas de Mali (Jarabi, Ne ne koitaa) como en los flamencos (Vente pa Madrid, A mi tía Marina).

4. 2332 – Jorge Pardo (Nuevos Medios, 1997)

De Jorge Pardo se podían elegir varios discos además de éste: Diez de Paco, firmado con Chano Domínguez, otro de los artistas que podrían estar incluídos aquí o El concierto de Sevilla, un directo registrado con Carles Benavent y Tino Di Geraldo. Pero en este compacto, además de estos dos artistas, le acompañan un elenco increíble como Jesús Pardo, Chonchi Heredia, El Bola, Luis Dulzaides o Rubem Dantas, percusionista brasileño con quien compartió de escenarios con Dolores o en el Sexteto de Paco de Lucía. Una de las cimas del flamenco fusión.

5. Flamenco lo serás tú – Tino Di Geraldo (Nuevos Medios, 1998) 

Del percusionista asturiano me quedo con éste ábum más que con su debut Burlerías. Solamente por el primer tema, Pele, con la voz del cantaor cordobés El Pele, un corte envolvente e hipnótico, merece la pena hacerse con el compacto de temas originales de Tino Di Geraldo y reinterpretaciones de Jaco Pastorius, Manuel de Falla y Duke Ellington. Además, Di Geraldo está secundado por Diego Carrasco, Raimundo Amador, Tomasito y Chano Domínguez.

6.- Aire – José Mercé (Virgin, 2000)

La carrera del jerezano, uno de los mejores cantaores del momento, cambió de la noche a la mañana en 1998 con Del amanecer, producido por Vicente Amigo y en el que comercializó su flamenco para hacerlo más asequible al gran público. El resultado fueron las ciento cincuenta mil copias vendidas y el doble disco de platino que obtuvo con Aire, producido por Isidro Muñoz, en el que su discográfica tiró la casa por la ventana encargando la fotografía a Anton Corbijn. Aquí está también incluida su increíble (y escalofriante) versión flamenca de ‘Al alba‘, de Aute.

7.- elbicho – elbicho (Dro, 2003) 

Flamenco, rock progresivo, psicodelia y sentimiento puro fueron las señas de identidad del debut de la banda alicantino-madrileña. Elbicho, que comenzó actuando en todo aquellos garitos en los que les dejarán, se formaron en torno al taller de Guillermo McGill de la Escual Popular de Música de Madrid. El septeto se ganó a pulso su éxito con temas como De los malos, Mamá Dolores o Locura, en un disco producido por Tino Di Geraldo y Guillermo Quero y con colaboraciones de Carles Benavent, Jorge Pardo o Eva Durán.

8.- El aire de lo puro – Diego Amador (Nuevos Medios, 2001)

El benjamín de la familia Amador empezó colaborando con sus hermanos en Pata Negra. El pianista y multiinstrumentista Diego Amador, apodado El Churri, debutó con Patita Negra pero éste es su primer disco firmado con su nombre. Hay seguirilla, taranta, tangos, una bulería atrevidísima llamada Placita olvidá y fusión de pop, jazz y flamenco. Colaboran músicos como el “manús” francés Biréli Lagrène, el jazzman latino Jerry González, Jorge Pardo y Diego El Cigala. Su piano es flamenquísimo y su cante es absolutamente flamenco.

9.- New York Flamenco Reunion – Marc Miralta (Nuevos Medios, 2000)

El batería catalán Marc Miralta llevó su jazz a terrenos flamencos en compañía de Perico Sambeat (saxo), Javier Colina (bajo), Guillermo McGill ( percusión, cajón y palmas), George Colligan (piano) y Paloma Alfonsell (palmas). El repertorio se basa en composiciones propias y versiones de estándars de Charlie Parker o Thelonius Monk por bulerías, seguiriyas o tanguillos. Fue el mejor disco de jazz español en el año 2000 según la revista Cuadernos de Jazz .

10.- Puchero – Digitano (CD Pool Music, 2004) 

Como colofón una rareza, el segundo CD de Digitano, el proyecto de fusión de electrónica y flamenco de Juanjo Valmorisco (PVP) y el guitarrista Nono García con el cante de Curro Cueto y Eva Durán. Contiene temas propios y versiones de Lole y Manuel (Todo es de color), Quintero, León y Quiroga (la copla Carcelero), Juanito Valderrama (Soy minero) y Stevie Wonder (As). Una osadía que tiene su punto y de propina regalan cuatro remezclas igualmente impagables.

Subscribe
Notify of
guest

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments