Una figura tan engrandecida de manera tan repentina como la de Billie Eilish lleva irremediablemente a posturas encontradas y muy polarizadas. Todos tenemos una opinión sobre ‘bad guy’ porque, quiera uno o no, la acaba escuchando. En el fervor de la discusión a veces terminamos olvidándonos de lo meramente musical y contestando al hype más que al resultado.

Y sí, hay resultado valorable en lo que hace Eilish. Es un fenómeno difícil de cuestionar, pero hay más aparte de ‘bad guy’. Es más, su When We All Fall Asleep, Where Do We Go? fue uno de nuestros discos preferidos de 2019, y no es por casualidad. Y se puede entender gracias a la doble cara que hoy destacamos.

Por un lado, ‘you should see me in a crown’ es puro Eilish. Pop oscuro, de intensidad palpable, producción trap y con tonos claramente diferenciados en estrofas y estribillo. También altamente referencial, haciendo guiños a Sherlock (la serie inglesa), y también perfectamente consciente de la percepción que se tiene de ella como artista y como icono, quiera ella o no. En su desbordante confianza, logra revertir todo en un golpe sobre la mesa irresistible.

No obstante, en el otro lado encontramos ‘all the good girls go to hell’, mucho más rítmica y pegadiza, más directamente pop. Aparentemente más sencilla, pero no exenta de colmillo y de la audacia característica en Eilish. Esta vez, en lugar de explorar lo íntimo, apunta más a lo global, lanzando un dardo contra el cambio climático y retorciendo referencias al cristianismo y al Paraíso perdido de John Milton. Una vez más, irresistible.

(Jitazos inmortales es una serie sin final con las mejores canciones de la Historia según Hipersónica. Tiene su playlist.)

Artículo anterior«El rock ha muerto», según Gene Simmons, y la culpa la tienen los jóvenes (aunque también el streaming)
Artículo siguienteMecánica Clásica – Colección Exigua vol.2

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.