Pues parecía una eterna broma que nunca iba a realizarse, pero tenemos al fin Donda en nuestras manos. Kanye West ha entregado al fin su esperado disco de estudio, y hay mucha tela que cortar. Algo que es constante en su obra, siempre hay muchos hilos de los que tirar, además de canciones legendarias. Vamos a hacer un repaso rápido a su obra, de peor a mejor, para recordar esa época en la que era más que un meme andante.

12. Ye (2018)

No sé otra manera de ponerlo. El disco más inacabado e incomprensible de Kanye. Y el paso del tiempo lo ha borrado completamente de la existencia, así que es complicado ponerlo en otro lugar que no sea éste. Especialmente porque ese mismo año nos dio un par de discos que sí eran notables, uno de ellos como productor, así que es más difícil entenderlo.

11. Jesus Is King (2019)

Sí, yo también me he sorprendido de no ponerlo el último. Tampoco es tanto por mérito suyo, y la decisión se ha decidido por el canto de un duro. O quizá porque hay ideas más interesantes de las que cabría pensar en esta homilía que, las cosas como son, se le quedó a medio preparar. Pero bueno, fue capaz de colar un solo de saxo de Kenny G y no murió en el intento, así que eso que tiene.

10. The Life of Pablo (2016)

Qué raro acabó siendo The Life of Pablo, cuando parecía que todo iba a ir como la seda tras escuchar ‘No More Parties in L.A.‘ con Kendrick Lamar. Probablemente sea uno de sus discos que peor ha envejecido de su carrera, además de casi el punto de ruptura donde empezó a perder la bula papal que parecía estar recibiendo. No es que sea complicado de entender, es su primer disco Netflix.

9. Watch the Throne (2011)

Que no haya dejado más poso la gran colaboración entre los dos raperos más famosos de su generación debería dar una idea de lo poco remarcable que es realmente. Muy por debajo de todo lo que podía dar, pero nos quedó la fastuosa ‘Ni**as in Paris‘.

8. Yeezus (2013)

Los debates enconados que suscitó este disco nunca se resolvieron y probablemente nunca lo hagan. Le podríamos dar mérito de llevar al mainstream ciertas tendencias y sonidos del hip hop más underground, pero todo lo bueno que está producido se pierde en canciones más insustanciales, cuando no llenas de letras terribles. Pero ha dado para buenos memes.

7. Donda (2021)

Puesto tentativo tras una evaluación prematura. Más sobre el disco en nuestra newsletter.

6. Late Registration (2005)

El mayor problema que puede acusar Late Registration es ser la continuación directa de un disco esencial en su carrera, aportando más o menos lo mismo pero con menos brillo, menos canciones esenciales (aunque ahí estám ‘We Major‘ y ‘Gold Digger‘) y siendo menos redondo en general. También está un poco envejecido, pero es un Kanye bastante inspirado, hay que decir.

5. Graduation (2007)

Puede decir que este consolida a Kanye en varios puntos, principalmente a nivel de producción, y mucho más suelto y, a la vez, elaborado en sus rimas. También es un disco con temas como ‘Stronger‘ y ‘Flashing Lights‘, que terminan siendo fundamentales para la posterior carrera y fundación de una de sus obras esenciales, así que se merece un poquito de cariño extra.

4. The College Dropout (2004)

Es difícil hacer un debut que rompa tan fuerte cómo lo hizo éste, que no sólo mostraba a un gran talento incipiente sino que lo mostraba en plenitud tratando de subvertir lo que ya hacían otros. Su juventud le lleva a hacer también un disco algo destartalado, que quiere masticar más de lo que puede tragar en ocasiones, pero es también lo que mantiene la frescura y ese fulgurante toque en sus puntos más altos.

3. Kids See Ghosts (2018)

El disco de Kids See Ghosts, con Kid Cudi, fue una maravilla plagada de creatividad, libertad y exuberante grandeza. El tiempo no ha hecho si hacerlo aún más increíble, y al final del día debería recordarse como una de sus cimas creativas. Quizá aún no estéis preparados para reconocerlo, pero es así.

2. 808s & Heartbreak (2008)

Probablemente este disco está demasiado infravalorado. Es difícil comprender que pase bajo el radar en muchas de las discusiones sobre West para todas las cosas interesantes que intenta, para lo realmente honesto que llega a sonar y por todas las cancionacas que contiene. Así que sí, es puesto reivindicativo más que nada, pero es hora de que reconozcamos su enorme valía.

1. My Beautiful Dark Twisted Fantasy (2010)

A veces no te lo tienes que pensar tanto. My Beatiful Dark Twisted Fantasy es el disco total de Kanye, que va con todos los cilindros en plena carburación en todos los aspectos: producción, habilidad para tirar samples incluso con temas más obvios, colaboraciones de lujo. Y por supuesto las canciones. Cómo elegir sólo una entre joyas como ‘POWER’, ‘All Of The Lights’, ‘Monster’, ‘Hell of a Life’ o ‘Runaway‘ (aunque, pensándolo bien, siempre fue ‘Runaway’, es la cima de la Kanyedad).

Artículo anteriorWolves in the Throne Room – Primordial Arcana
Artículo siguienteKanye West – Donda

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.