19. Nader y Simin, una separación

Resultado de imagen de Nader y Simin, una separación

Si uno de los fundamentos del cine es el punto de vista, pocos manejan tan bien los puntos de vista como Asghar Farhadi. Su mejor película, así como una de las mejores cintas iranís de siempre, es una magnífico estudio de las consecuencias del divorcio, un duro retrato de la situación política de su país, de las tensiones de las diferencias socioeconómicas y un equilibrio magnífico entre el melodrama y el cine judicial.

18. Misión Imposible: Fallout

Resultado de imagen de Misión Imposible: Fallout

Una experiencia asombrosa de acción, que te, como espectador, te deja sin aliento por el frenesí, te alucina por lo físico de la propuesta de Tom Cruise para interpretarla y te hace dar gracias al dios de los blockbusters de acción por encontrar directores como Christopher McQuarrie, que están empeñados no sólo en que pasen muchas cosas, sino que, además, el espectador pueda ver y distinguir lo que pasa en esas escenas.

Puto Tom Cruise.

17. Tres Anuncios a las Afueras

Resultado de imagen de Tres Anuncios a las Afueras

Se discutió mucho en su momento hasta el extremo esta película, con mucha crítica por la incomprensión de su carácter satírico y ácido al igual que recibió muchos dedos acusadores por su reflejo de temas que Martin McDonagh no quiere realmente tocar. El paso del tiempo olvidará polémicas superfluas y realzará sus virtudes: su uso del humor, las interpretaciones de sus actores, su retrato de la frustración y la ira que nos devora y que tenemos que volcar cada vez que abrimos Twitter y, por supuesto, el momento ‘Chiquitita’.

16. La tortuga roja

Resultado de imagen de La tortuga roja

A todos nos rompió cuando Estudio Ghibli anunció su disolución, pero su huella permanece en el cine de animación contemporáneo, y en esta película en concreto. Y no sólo porque, incluso con el anuncio de su cierre, se metieron en la producción de esta cinta franco-belga, sino porque hay pocas cosas más Ghibli que su tono humanista y de canto a la naturaleza, de animación cuidadísima al milímetro y su valentía para ir hasta las últimas consecuencias con su propuesta sin diálogos. De toda la lista, pocas cosas vais a encontrar más bonitas.

15. El Hijo de Saúl

Resultado de imagen de El Hijo de Saúl

Tan horrorosa que quieres volver a verla, ‘El Hijo de Saúl’ recoge el testigo de Viktor Frankl pero desde una óptica pesimista. Es difícil encontrar el sentido cuando eres un judío al que le toca conducir a las cámaras de gas a tus compañeros, recoger sus cadáveres, quemarlos y esparcirlos por el río. El horror absoluto en la mirada de Géza Röhrig y con un László Nemes que si algo tiene claro es que no va a suavizar ni un poquito la hecatombe nazi. Puede que haya espacio en el mundo para la esperanza, pero no estuvo allí.

14. The Raid

Resultado de imagen de The Raid redada

El cine de acción Bueno nos apasiona como al que más, y es imposible entender las tendencias en esta década sin este pequeño milagro lleno de talento indonesio y, cómo es la vida, hecho por un galés. Gareth Evans tiene un cariño enorme por cada secuencia que hace en esta película, por lo que procura rodarla y montarla de manera que no perdamos nunca el hilo. Sus tollinas son apabullantes, su uso del entorno inigualable y su desarrollo apasionante.

13. La leyenda de la Princesa Kaguya

Resultado de imagen de La leyenda de la Princesa Kaguya

Una delicia absoluta en cada nivel de posibilidad de disfrute: el visual, el sonora, el discursivo… El estudio Ghibli alcanza otra de sus cumbres entre acuarelas, folklore, y una princesa enfrentada a la tradición. Nudito en la garganta y alucine ante el despliegue visual, todo a la vez.

12. Ahora sí, antes no

Resultado de imagen de Ahora sí, antes no

Uno pensaría que sería difícil elegir entre las 57 películas dirigidas por Hong Sang-soo esta década, pero en realidad no. Denominado como el Woody Allen coreano (sólo que sin eso de echarle ojitos a sus hijas), su estudio de las relaciones humanas y, en concreto, las románticas no encuentra comparación actualmente. En esta, posiblemente su obra maestra, muestra lo frágil de estas interacciones, de cómo varían por completo en base a detalles aparentemente ligeros pero significativos, y lo condensa en una de sus obras más placenteras.

11. Blade Runner 2049

Resultado de imagen de Blade Runner 2049

Si los grandes estudios de Hollywood se arrancan los pelos buscando la enésima propiedad intelectual que explotar, Villeneuve aprovecha la situación para meterles un gol por toda la escuadra. A pesar de las ilusiones de Sony, la secuela del clásico de Ridley Scott era tan anticomercial como lo era en su momento la original. Para alegría nuestra, este nuevo paso en la historia de los replicantes establecía un diálogo extraordinario con su antecesora, tocando algunos de sus temas y estableciendo sus propias inquietudes, además de ofrecer una de las experiencias visuales más increíbles de la década. No nos sorprendería nada encontrarnos la influencia de esta película en muchas obras de décadas posteriores, sus ambiciones y su look visual son envidiables.

10. Parásitos

Imagen relacionada

La gran película de 2019 es también la gran película, hasta el momento, de Bona Joon-ho, que va a cumplir 20 años pervirtiendo géneros para conformar historias que fluyen mejor que el más caudaloso de los ríos. En este cuento social de ricos y pobres hay tanto cine que, cuando llega la secuencia del melocotón, ya directamente sólo puedes hincar la rodilla y hacerte soñar por más comedias así. O dramas. O cine de tramposos. O neorrealista. O yo-qué-sé.

9. Amour

Resultado de imagen de amour haneke

¿La mejor película de Michael Haneke? Seguramente sí, quizás hasta el final de su carrera. Una historia sobre el final del amor al final de la vida, que da comienzo desesperanzada y que discurre hacia atrás por los meandros de las derrotas vitales. Una primera hora perfecta, sublime, y una película con dos de los personajes más poderosos que se hayan creado para el cine.

8. Carol

Imagen relacionada

Uno no puede ponerse a hablar de Carol y resistirse a definirla como «Preciosa», porque Carol es preciosa. Dolorosa, pero preciosa. Te podrías quedar horas en ella tan sólo por ver intercambio de líneas entre Cate Blanchett y Rooney Mara, pero Todd Haynes logra algo único aquí. Es una obra de época que no se siente vetusta. Es una obra descorazonadora sin ser melodramática. Es tremendamente visual sin pasarse de metafórica. El crítico David Ehrlich asegura haber encontrado a Jesus, pero que Carol era mejor. Igual no anda desencaminado.

7. Inside Out

Resultado de imagen de inside out

Guau. Pixar cabalgando a toda velocidad por sus obsesiones más profundas, desde el miedo a vivir, la inseguridad que trae el paso del tiempo o la facilidad del olvida… y la tremenda derrota que supone. Una obra compleja, llena de miedos e inseguridades, que apenas da respiros y esperanzas y que, por encima de todo, es sencillisima de ver. Contar lo complicado desde lo fácil y ganar todos y cada uno de los niveles de lectura que existen. Guau.

6. It Follows

Resultado de imagen de it follows

David Robert Mitchell construye un Halloween Millennial y, para ello, se viste de John Carpenter. Esta obra de terror sobre el miedo que da crecer cuando no sólo vives con tus mierdas, sino con las que te pasan tus padres y la cultura en la que vives, maneja el ritmo pausado como casi nadie en esta década. Le acompaña en todo el trayecto la banda sonora perfecta, un Disasterpeace en estado de gracia creando composiciones que abruman por la turra o te ponen de los nervios.

La única manera de escapar del mundo es el sexo. Pero no hay condón que puedas ponerte para escapar de las miradas de los demás.

Por supuesto, gustó tanto y tan rápido que a los tres minutos ya había la mayor contra-reacción de la década.

5. The Act of Killing

Una mirada al corazón del terror ante el que los más aprensivos tendrán que taparse no sólo los ojos, sino también los oídos. Este documental ofrece una de las experiencias cinematográficas más aterradoras y descorazonadoras de todos los tiempos. La mirada que ofrece Joshua Oppenheimer a las masacres en Indonesia, con un genocida explicando en detalle sus actos y sus remordimientos (o falta de ellos) al respecto, es una de las cosas más fascinantes y transformadoras que hemos tenido la oportunidad de ver.

4. La Llegada

Resultado de imagen de arrival

La película de ciencia ficción más ambiciosa de esta década no tiene ni que despegar los pies más allá de la estratosfera. Al más puro estilo Lindelof, Denis Villeneuve respondió a un mundo sumido en la histeria ante un fenómeno que no comprendía ni entendía el por qué, hasta el punto de preferir bordear la autodestrucción en forma de guerra, con una respuesta que bordea lo coelhista, pero no carece de fuerza. El poder de la lingüística como herramienta de unión, la empatía como salvación. Una de las películas más originales y conmovedoras de esta década.

3. La Red Social

Resultado de imagen de la red social

El mejor Sorkin, y el menos autoindulgente, entrega un libreto estupendo al mejor y menos autoindulgente David Fincher. Y con esos mimbres y un reparto fabuloso se construye el biopic más hijodeputa de todos, uno que, en teoría, va sobre Facebook y Mark Zuckerberg, pero que en realidad desgrana la mentira del emprendedor, los huecos oscuros de la era Silicon Valley, la pervivencia de la lucha de clases y el inicio del capitalismo feudal, uno en el que, por supuesto, todos te añadirán como amigo. Ojalá haya una segunda parte ahora que ya ha quedado claro el puto horror que ha sido todo esto.

2. Elle

Resultado de imagen de elle verhoeven

Paul Verhoeven, Dios. Dale que te pego con sus cosis, Verhoeven construye en Elle otra película sobre el deseo perturbado, el cinismo, la bajona, y su habitual catálogo de personajes que no sabes si están de la chota, simplemente jodidos o son como tú, pero sin tus corazas y caretas.

Una Isabelle Huppert imperial, rodeada de hombres de mierda (en las pelis de Verhoeven sí que claramente son all men…) construye el mejor personaje femenino de la década. El mejor personaje a secas, de hecho, de estos diez años.

Lo más. Lo puto más. Lo putísimo putísimo más.

1. Mad Max Fury Road

Imagen relacionada

Fue un sueño. Incluso para George Miller, que llevaba años pidiendo limosna para poder ir construyendo el esqueleto de lo que sería su Mad Max definitivo. Que, por supuesto, y a estas alturas de la vida, llevaría bozal, apenas hablaría en toda la película y sería poco más que un guiñapo sometido a las embestidas de la furia y postrado a los pies de quien realmente toman las decisiones aquí, las mismas mujeres a las que, al inicio de la película, están ordeñando o violando por el bien de la sociedad.

Visualmente asombrosa, con tantas cosas GUAYS por segundo, cada vez que te sientas a verla, le das al play y, una hora después, Mad Max Fury Road te ha pasado por encima de nuevo. Vaya milagro.

Subscribe
Notify of
guest

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments