El Tom Jones español. El Mick Jagger español. O incluso el David Bowie español. Muchas comparaciones, pero él sigue siendo aquel. Único. Irrepetible. Raphael es una figura como ninguna otra en nuestro pop español y nuestro star system. No falto de cosas cuestionables, pero tampoco falto de temazos fastuosos, poderosos, que disfrutar sin el más mínimo ápice de ironía. Repasamos los mejores en esta semana de su cumpleaños.

El tamborilero (1965)

Pocos pueden hacer tan suyo un villancico tradicional como lo ha hecho él, tanto que cuando se menciona el nombre ya intentamos cantarlo en su misma cadencia y tono. La grabó para su noveno disco de estudio a pesar de ciertas discrepancias. Se mostró como un acierto gracias a su posterior actuación en TVE en un especial de Navidad, donde actuó con peluca para que no se viera la perdida de su distinguida pelambrera después de pasar por el servicio militar.

Estuve enamorado (1965)

Una delicia bastante ye-yé pero profundamente melódica que fue uno de los primeros grandes temas que Manuel Alejandro escribió para Raphael. También fue uno de los temas principales para la película Cuando tú no estás, protagonizada por el propio cantante.

La canción del trabajo (1965)

La transformación de la ‘Work Song‘, inicialmente una canción de jazz bebop que luego se volvió una pieza sobre los presos realizando trabajos forzosos de mano de Oscar Brown Jr., es notoria en varios aspectos. El arreglo de Manuel Alejandro da un ritmo más animado y de inspiración jamaicana, haciendo precursor de los sonidos ska que aquí hemos explotado bastante, y con Manuel Clavero reformulan una letra para expandir la naturaleza tortuosa e ineludible del trabajo.

Yo soy aquel (1966)

Probablemente el primer gran tema que construyó la leyenda. De nuevo, por supuesto, Manuel Alejandro hace una composición pop impecable, tan emocionante y desbordante como sutil y elegante. Raphael fue representante de España por primera vez en el Festival de Eurovisión con esta canción y el single fue el disco más vendido en nuestro país en 1966.

Hablemos del amor (1967)

Una hermosa balada que sirvió para que Raphael fuese por segunda vez al Festival de Eurovisión representando a España en 1967. Se quedó en el sexto puesto, pero claramente merecía más ya tan sólo por el poderoso crescendo en el estribillo donde un Raphael desatado expresa con fuerza ese «Qué nos importa».

Mi gran noche (1967)

A ver, cómo no meterla. Escucharla ahora nos rememora a los tiempos donde podíamos seguir yendo a los bares hasta el cierre y que la pusieran para despejar al personal, pero en su lugar animando a una última explosión de júbilo que más que ganas de recogerse anima a llevar la fiesta a otra parte. No sólo es una de esas canciones más grandes que la vida, es Su Canción.

Digan lo que digan (1968)

Otra pieza de Manuel Alejandro, esta vez con una energía desbordante tanto en letra como en la deliciosa instrumentación. Fue el tema principal de otra de las películas protagonizadas por Raphael, de mismo nombre, que dirigió para él Mario Camus.

El golfo (1968)

Tema principal para la película El Golfo, esta vez con Vicente Escrivá de director, con temas como este escritos exclusivamente para la banda sonora. Pieza de jazz suave, muy fino y también muy fresco y veraniego, que conecta con la clase de canciones que se escuchaban en las películas españolas de la época, aunque Raphael se las apaña para darle cierta trascendencia y personalidad para convertirla en una pieza especial.

Balada de la trompeta (1969)

Hay que ser buena para inspirar el título de una película de Álex de la Iglesia y encima de las mejores (bueno, esta la otra más obvia, pero mejor no la tengamos muy en cuenta). Aunque no fue compuesta para él, sino que se trata de una canción italiana de los años cincuenta de Franco Pisano. Aquí luego la trajeron Los 5 Latinos y fue cantada también por Tina y TesaSalomé, aunque la versión que más ha trascendido ha sido la del de Linares.

Como yo te amo (1980)

Tras unos setenta complicados, Raphael retornó a lo grande con esta versión del tema de Manuel Alejandro. Es cierto que la versión original de Rocío Jurado, publicada un año antes, era insuperable, pero el de Linares hace un gran esfuerzo para que también sea una imprescindible suya.

Qué sabe nadie (1981)

Otro de sus clásicos imprescindibles, donde el fervor juvenil dejó paso a la fuerza de la experiencia, que transmite a la perfección la melancolía y sabor amargo del tiempo pasado. Fue el regreso de Manuel Alejandro como su compositor de referencia y marcó por completo un nuevo punto álgido de Raphael como parte del disco En carne viva.

Yo sigo siendo aquel (1985)

Es muy arriesgado hacer una continuación o secuela de una de tus canciones más emblemáticas, y además veinticinco años después. Pero Raphael no conoce el miedo. Y es complicado fallar cuando combinas dos pesos pesados como José Luis Perales y el arreglista Danilo Vaona como pilares para clavar una canción magistral y fa-bu-lo-sa.

Artículo anteriorLa Playlist de la Semana (LXVIII): Joe Bonamassa y otros nombres del blues de hoy
Artículo siguienteCinco canciones inmortales gracias al cine de Tarantino

2 Comentarios

  1. Amor Mio , ELLA , Quando te no estar ,Ave Maria, Amo , Desde el Fondo de mi Alma , Adoro , y casi todas canciones . Raphael es genio de interpretacion y su voz es unica

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.