Las 14 mejores canciones de New Order

Las mejores canciones de New Order

De las cenizas de Joy Division nació lo imposible. New Order llegaron desde el post-punk, la oscuridad y la tragedia para convertirse en mito. Desde entonces, han alternado etapas de producción discográfica con parones.

Aprovechamos hoy la ocasión para celebrar los viejos tiempos y disfrutar de su infinita colección de temazos haciendo un ránking que intente combinar debilidades personales, clásicos inevitables y un poco de perspectiva de toda su producción. ¿Grupo de singles? Si son singles así, bienvenido sea.

14. Waiting for the Sirens’ Call (Waiting for the Sirens’ Call, 2005)

Si hay que quedarse con un ejemplo del pop-pseudopureta-con-guitarrica del que han tirado New Order en los últimos años, me quedo con el tema titular de su anterior disco, aquél en el que también salvaron un match ball ante el escepticismo general (aunque ciertamente se conformaran con llegar al aprobado raspado).

13. Plastic (Music Complete, 2015)

Los haters dicen que es un asalto con nocturnidad y alevosía al ‘I Feel Love’ de Donna Summer y yo digo que qué mas da cuando lo que se consigue es firmar un temazo de este calibre. Uno que, además, no agota el recorrido de Music Complete (que podía ser el riesgo de sus siete minutos), sino que muy al contrario sirve de arranque al tramo más brillante del disco.

12. The Him (Movement, 1981)

Movement, cada año que pasa mejor tratado y más reivindicado (o eso me parece a mí), es algo así como el tercer disco perdido de Joy Division que apenas da alguna pista sobre lo que había de venir más tarde. Apenas año y medio después del suicidio de Ian (y, ejem, unos meses antes de Pornography), la negrura y las atmósferas opresivas seguían apropiándose de un grupo que todavía no sabía ni que existía.

11. Run (Technique, 1989)

Answer me / Why won’t you answer me / I can’t recall the day that I last heard from you. Incluso cuando dejaron la negrura formal, estética, la tristeza es un elemento que nunca abandonó a New Order. De hecho, la mayoría de sus canciones, sean las del subgénero dancing with tears in my eyes o con bellísimas melodías de guitarra como ésta, son temas profundamente melancólicos en el mejor de los casos, directamente tristes en muchos otros.

10. The Perfect Kiss (Low-Life, 1985)

Cuesta a veces poner en orden la discografía de New Order y sobre todo saber de dónde viene cada uno de los hits que siempre has tenido en la cabeza. ‘The Perfect Kiss’ fue probablemente la primera vez que hicieron las cosas más o menos en orden: salió como single de adelanto de Low-Life y luego fue incluida en el disco (eso sí, en versión editada). Una canción en la que metieron literalmente de todo, hasta sampleos de ranas croando.

9. Regret (Republic, 1993)

¿Los 90 fue la época en la que New Order desaparecieron del mapa y/o se dedicaron a vivir de rentas sacando 57 remixes de temas de la década anterior? Bueno, bueno, no tiremos Republic a la basura tan rápido y sobre todo no nos olvidemos del glorioso tema que lo abría, para algunos su última gran canción.

8. Your Silent Face (Power, Corruption, & Lies, 1983)

Quizá no sea de las primeras que venga a la cabeza cuando se trate de repasar su carrera, quizá más de uno tenga que hacer clic para saber cuál era esta o incluso dirá que menudo desperdicio de espacio con la de jitazos que hay que colocar. Pero es que es una delicia: una canción pequeña, tímida y ensimismada, que casi pide perdón por existir, hasta que termina con ese So why don’t you piss off casi susurrado y tan abrazable.

7. Love Vigilantes (Low-Life, 1985)

Las letras de New Order, es cierto, nunca han sido su fuerte (y tampoco es que hiciera falta). Pero a veces sí intentaron ir un poco más allá, como en esta historia del soldado que vuelve de la guerra y sorprende a su mujer, que ya había recibido el telegrama fatal. Otra melodía irresistible, claro.

6. Age Of Consent (Power, Corruption, & Lies, 1983)

Peter Hook ya no está (supongo que ya todos sabréis por qué) y en Music Complete trataron de compensarlo rescatando a Gillian Gilbert y restando todo el protagonismo posible al bajo. Escuchando canciones como ésta se entiende en tres segundos el porqué de esa decisión y la importancia que tuvo ese instrumento en este grupo.

5. All The Way (Technique, 1989)

Que sí, que sus discos son profundamente irregulares, llenos de tiempos muertos y temas de relleno en los que unas veces querían ser Talking Heads y otras vaya usted a saber qué. Pero es que de repente te saltaban ma-ra-vi-llas como ‘All The Way’ y ya era imposible acordarse de lo que había venido antes porque ni siquiera hacía falta. El pop por el pop más el pop elevado el pop. Viva, joder.

4. Bizarre Love Triangle (Brotherhood, 1986)

Dice la historiografía oficial que es la canción que los rescató cuando su popularidad empezaba a declinar, pero fue, eso sí, una carrera de fondo: cuesta creerlo hoy en día, pero en su lanzamiento no entró ni el Top 40 de singles en el Reino Unido, sino mucho más abajo. ¿Había 55 canciones mejores que escuchar en 1986? Claro que no, pero la vida es complicada incluso cuando eres New Order.

3. Blue Monday (Single, 1983)

Un rockero de pelo en pecho como dios manda no puede dejar pasar más de cinco minutos de conversación sin repetir lo horribles que fueron los 80 y lo llena de mariconadas que estuvo su música. Viniendo de donde vienen, New Order son, claro, una diana habitual y es curioso que para muchos esta canción sea la idea que tienen de su sonido, cuando quizá nunca han estado tan, tan entregados a la música de baile como aquí. En fin, y hablando de todo: qué temazo.

2. Temptation (Single, 1982)

Lo normal de un grupo es que pierda la inocencia, pero ellos la ganaron o (como la virginidad de Chandler Bing), les volvió a crecer. Venían de la oscuridad más absoluta y de repente sacaron un single lleno de luz. Cuando llegan a ese estúpido (e irresistible) Oh, you’ve got green eyes / Oh, you’ve got blue eyes / Oh, you’ve got grey eyes ya no había vuelta atrás.

1. Ceremony (Single, 1981)

No pienso dedicar ni un segundo a la discusión de si es una canción de Joy Division o de New Order: el que tenga ganas de perder el tiempo en tonterías que pase al fondo, que hay sitio. Y si quiere, que se lea otra vez el magnífico post de Mohorte si quiere saber algo más de su historia. Y que no moleste, que los demás estamos escuchando por trillonésima vez esta canción perfecta, que en su letra como en su propia gestación se sobrepone a todos los golpes, que consigue que la luz triunfe sobre las sombras. Una admirable bisagra entre dos de las páginas más brillantes de la música popular de este tiempo: Heaven knows it’s got to be this time. Y claro que lo fue.