Hace apenas unos días se confirmaba un rumor que venía circulando con fuerza en las jornadas previas. Antònia Font cesaban su actividad como grupo. La historia de siempre, el final de toda banda que no acaba de dedicarse exclusivamente a eso. El día tenía que llegar, por mucho que sus simpatizantes nunca quisiéramos leer el puñetero comunicado de siempre. El derrotismo de lo alternativo, siempre. Siempre. En todo caso, lo cierto es que la carrera de Antònia Font era ya dilatada, y bien se merece un repaso a modo de playlist con nuestras canciones favoritas de los mallorquines, que son muchas, no en vano eran uno de nuestros grupos pop españoles de por aquí. Mientras, envidiaremos a aquellos que podáis despedirlos en directo en Palma, el próximo 27 de diciembre.

10: Ses estrelles del cel

Para mí, el momento culmen de A Rússia, su último disco en el relativo anonimato. Brillante es también ‘Focs artificial’, pero la algo compleja construcción de uno de los últimos cortes de A Rússia conquista con inmediatez, con energía, con grito redentor. Abrazo conjunto, brindis de cerveza embotellada y de calidad discutible, concurso amateur de air-guitar y deseo de compartir viejas historias. ‘Ses estrelles del cel’ recordándonos lo estúpidamente simple que es ser feliz.

9: Viure sense tu

Seguramente, la primera muestra que Antònia Font nos dio en su discografía de lo que a partir de ese momento sería su seña de entidad. Una enfermiza capacidad de llenarlo todo de buen ánimo. De resolverte el día. De arrancarte media sonrisa cuando ni puñetera gana tienes de que nadie te haga reír. Un ejercicio de guitarras llenas de vitalidad. La confirmación de que los de Pau Debon y Joan Miquel Oliver serían todo lo que quisieran ser. Unos de los grandes sin casi haber debutado.

8: Clint Eastwood

Os diré que Lamparetes no es, ni de lejos, mi disco favorito de Antònia Font. Probablemente eso os importe una mierda, pero siempre me ha parecido un disco con singles brillantes y un conjunto algo más monocorde de lo que los baleares nos tienen acostumbrados. El problema, cuando uno quiere ponerse exigente con ellos, es que incluso en supuestas horas bajas (las que yo les pongo, que está claro que estoy en minoría), los muy capullos te desarman con piezas tan excelentes como ésta. Sutil y magnífica, vestida de esos vientos y piano finales que sellan ese enamoramiento en el que ya habías caído mucho antes.

7: Per jo e tots es ciclistes

Tan simple que hasta parece insultante. Un dabababadadá hasta el infinito, un par de teclas de piano, y la voz de Pau Debon. Una batería lejana, llegando sin que apenas uno se de cuenta, y soltando decibelios cuando la voz de Pau muere. Efectivamente, sin secreto. O, concretamente, con el secreto de hacer las cosas muy bien. Sobre todo las aparentemente sencillas. Un tema delicioso maquetado y construido a escala en 115 segundos. Uno de los tesoros que Antònia Font nos dejó en su Vostè és aquí, el que será ya su último disco.

6: Calgary 88

Seguramente, con las anteriores ‘Clint Eastwood’ e ‘Icebergs i geisers’, componen el trío de oro de Lamparetes, su penúltimo disco. Un inicio algo dubitativo que remonta gracias a uno de los mejores estribillos que la banda ha escrito jamás. Una forma de crecer absolutamente seria y bien plasmada, como esa pareja que se clasifica para las finales de patinaje artístico. Un ejercicio de factura impecable, una pirueta en la que ningún peso muerto queda a expensas de la improvisación. Un 10, según todos los jueces.

5: Extraterrestres

El surrealismo de las letras de Joan Miquel Oliver al poder. El poder de unas melodías en las que de nuevo la electrónica se hace dueña y señora. La canción que llega después de ‘La vida de l’astronaut’, algo así como el progressive visto por Antònia Font, y otro de mis temas favoritos. Taxi supuso un trabajo arriesgado, más teniendo en cuenta que vino después de Alegría, su disco más celebrado, y es imposible catalogarlo de otra manera que no sea como un nuevo éxito.

4: S’Univers és una festa

Empezaban hace ya más de tres lustros su andadura. Grupo mallorquín, cantando en mallorquín, a la conquista del estado. Aunque al hablar de Antònia Font siempre los encasillaremos en el apartado de pop, lo cierto es que la arquitectura melódica del quinteto siempre ha coqueteado con varios estilos. Desde los ritmos tropicales de ‘Cibernauta Joan I’, su disco de debut es un homenaje al eclecticismo. No siempre acertado, de factura ocasionalmente irregular, pero adivinándose en todo momento una pasta especial, una inspiración auténtica. Optimismo contagioso que hasta pone colegios en todo su conjunto de celebración.

3: Alegría

Su canción. La canción de Antònia Font. Así, por antonomasia. Los tres minutos y pico que a todos se nos vienen como relámpago a la cabeza cuando se nos nombra al grupo. La canción que resume todo lo bueno que a uno le puede pasar. La canción en la que todo el mundo te quiere, tú quieres a todo el mundo… y alegría. Desde el más aislado faro uno puede sentir la emoción. Si el tan denostado pop es esto, qué bonita es esta cosa tan simple de sentir gracias a la música. Gracias a Antònia Font. Gracias.

2: Vos estim a tots igual

Otro de los momentos gloriosos de Alegría (el disco), y casi más aún en la versión del Coser i Cantar. El ejemplo de Antònia Font abandonándose al crescendo y venciendo. La épica entendida a su manera, con bata de casa y rulos puestos. El encanto de lo simple, siempre bien hecho y bien cantado. Una delicia que los llevaba definitivamente a la militancia en la zona alta de la tabla. Por y para siempre.

1: Batiscafo Katiuscas

Una puñetera obra cumbre del pop español del presente siglo. Tan buena que hace daño. Coged la versión original, o la del escalofriante Coser i Cantar, y limitaos a disfrutar y a enjugar la lagrimita. La voz de Pau más intensa que nunca, justo cuando tiene que asumir un peso brutal en el tema, en el que los arreglos tiran de minimalismo y las melodías sólo se preocupan de acompañar, siendo todo el grupo consciente de que cuando algo te ha salido tan redondo, no hace falta más que dejar fluir las notas y las emociones. La obra maestra de Antònia Font.

Subscribe
Notify of
guest

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments