No sabemos ni por donde empezar a agradecerle a Dolly Parton todo lo que aporta en general. Para empezar, vamos a tener una vacuna contra el coronavirus financiada por ella, y esto es sólo una de las muchas cosas que molan de ella. Pero ante todo están las canciones. Muchas y muy variadas, además de excelsas gemas pop que evidencian el enorme talento que siempre ha tenido.

Una comunidad de artistas icónicos rinden homenaje a Dolly Parton como la Persona del Año MusiCares en el último especial de Netflix. Una noche de música y recuerdos con la compañía de invitados estelares. Y para continuar con el tributo, puedes coronar con esta selección de sus mejores canciones.

Joshua (1970)

Dolly empezó a moverse y destacar durante los setenta, pero fue en noviembre de 1970 donde rompió por completo con esta ‘Joshua‘ llena de actitud, donde narra con maestría y sin temor a tocar temas como visitar a un peligroso recluso. La cantante recibió su primera nominación al Grammy con esta canción.

Coat of Many Colors (1971)

Orgullo de clase en una pieza donde Parton habla de encariñarse del pobre abrigo que su madre tejió para ella con harapos al no poder permitirse comprar uno. Una deliciosidad country que mostraba como la cantante estaba lista para ser actriz principal, no sólo de reparto.

My Tennessee Mountain Home (1972)

Una de sus composiciones más íntimas y personales, cantando sobre su infancia rural en la propia Tennessee, y siendo eje de todo el disco homónimo. Una composición puramente clásica, con el sonido bluegrass en todo su esplendor, donde ya se aprecian todo ese toque que hará distintivas las composiciones de Parton.

Jolene (1973)

El salto definitivo para Parton vino con este himno eterno que se ha convertido en su canción más celebrada y de las que más han sido versionadas. Fue su segundo número 1 en su país, y uno de sus primeros grandes éxitos en todo el mundo. No es complicado entender por qué, desde su característica melodía y ritmo hasta la impecable habilidad narradora de Parton. Es que mola tanto que hasta es temazo cuando la ralentizas.

Y para que veáis cómo de brillante es Parton como compositora, el mismo día que escribió esta escribió la siguiente de esta lista.

I Will Always Love You (1974)

Casi seguro que la has escuchado con la voz de Whitney Houston, cuando la cantó para El guardaespaldas. De hecho, la mayor parte de la gente creerá que es de Houston, pero Parton tuvo que pelear muy duro para preservar esta canción. Hasta rechazó cedérsela a Elvis Presley para que la tocase porque iba a tener que renunciar a la mitad de los derechos.
Hizo bien, claro. No sólo por lo que luego lo petó la versión de El guardaespaldas, sino porque una canción tan sentida sobre su marcha del show de Porter Wagoner no puede ser vendida así como así.

When Someone Wants to Leave (1974)

Otra maravillosa canción de su disco Jolene, que también es maravilloso (en serio, si sois más de discos, ahí podéis empezar). De nuevo, otra sentida canción de Dolly sobre no saber cómo expresar que es el momento de partir. Ella mismo ha dicho que a veces cuando no sabe cómo expresar sus sentimientos, los pone de la forma que mejor sabe: escribiendo una canción.

The Bargain Store (1975)

Brava ella, se negó a romperse o considerarse mercancía de segunda, haciendo esta poderosa pieza cargada de carisma y con colmillo afilado. Eso sí, muchas emisoras la entendieron mal y la vetaron al creerse que estaba hablando de la prostitución.

The Seeker (1975)

Otra de esas joyas donde Parton se pone más espiritual. Ella lo describe como su forma de «charlar con Dios». Queda claro por la letra, pero también por esa hermosa instrumentación e interpretación, tan inmensa como celestial.

Light of a Clear Blue Morning (1977)

De nuevo, Parton hace una pieza sobre su ruptura con su socio Porter Wagoner, que apostó por ella recomendándola a varios insiders de la industria y la puso al frente a través de su show televisivo. Él no se lo tomó del todo bien (no sueles tomar acciones legal cuando terminas bien), pero Parton quería dar el salto definitivo como artista, y bien sabemos que la decisión fue acertada. Y para recordarse a sí misma que había tomado la decisión correcta, hizo esta hermosa canción.

Here You Come Again (1977)

El salto de Dolly a un sonido más abiertamente pop vino al tomar esta canción compuesta por Barry Mann y Cynthia Weil que se volvió también en la canción principal del disco del mismo nombre. Aunque para evitar posible críticas metió también una steel guitar, para que siguiera teniendo un tono country.

Heartbreaker (1978)

Desatada ya de complejos por su nueva dirección, Parton fue con todas en Heartbreaker. Y salió triunfante porque no sólo supo moverse bien en ese registro, sino que tenía debajo del brazo grandes canciones como este pedazo de baladón que le escribieron Carole Bayer Sager y David Wolfert.

Baby I’m Burnin’ (1978)

Seguimos en Heartbreaker, donde Parton resolvió con mucho carisma y buen rollo otro de esos temas de mayor orientación radiofónica. Subidón puro y de ritmo irresistible. Normal que Dolly elegiese esta como el tema musical de su propio programa de televisión.

9 to 5 (1980)

Uno no se puede resistir a un buen clásico. Parton escribió e interpretó esta canción para la comedia de mismo nombre de Colin Higgins que protagonizaban Jane Fonda, Lily Tomlin y la propia Parton (tremendo trío). Hasta ha inspirado su propio musical. No merece menos, el mejor himno de lo coñazo que es el trabajo.

Islands in the Stream (con Kenny Rogers) (1983)

Los Bee Gees escribieron en su origen esta canción, que luego interpretarían y publicarían en 2001, en clave más r&b, ya que en principio iba a ser un tema para Marvin Gaye. Antes de eso fue convertida en clásico por Parton a dúo con Kenny Rogers, como parte del disco Eyes That See in the Dark de este. La química de los dos en esta deliciosa pieza de pop suavecito es innegable.

Don’t Call It Love (1985)

Para cuando llegó Real Love, Parton ya había consumado con éxito una nueva etapa como superestrella pop que convertía en (disco de) oro casi todo lo que tocaba. Y lo tenía tan integrado que podía hacer totalmente suyas canciones como esta de Kim Carnes que versionó y sacó como single del álbum.

Think About Love (1985)

Verdaderamente Real Love era la cima de la Dolly más abiertamente pop. Y probablemente la cúspide final esté en este animado hit que va con el corazón en la solapa y Parton se mueve como pez en el agua. Hay que ser de piedra para que no te entusiasme esto.

Why’d You Come in Here Lookin’ Like That (1989)

En White Limozeen tuvimos de vuelta a la Parton más country, en lugar de intentar amoldarse a otras tendencias que la alejasen de donde mejor podía brillar. Y para brillo esta animada pieza con mucho nervio, clasicismo bien entendido y deliciosa energía pop.

He’s Alive (1989)

El tercer single de White Limozeen fue esta versión del clásico religioso ‘He’s Alive’, compuesto por el compositor cristiano independiente Don Francisco. Aunque los aires country están de vuelta, incluyendo una épica celestial que también recuerda a ‘The Seeker’, queda también una producción más cargada y ochentera que la sigue ligando con su giro más pop.

Little Sparrow (2001)

Quizá entrados en el siglo XXI que Dolly nos fuera a entregar un disco tan bueno como Little Sparrow (otro que podéis apuntar si sois más de discos). Es complicado destacar entre varias canciones dignas de mención, pero en esta pieza de bluegrass homónima ofrece una interpretación realmente hermosa y emotiva.

Artículo anteriorNo te metas con James Brown, no te metas con superbad
Artículo siguienteLos guionistas originales de ‘Depredador’ demandan a Disney para recuperar los derechos de la franquicia

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.