El estreno del especial de reunión ha devuelto el interés en Friends, una de las comedias televisivas más queridas de todos los tiempos, además de un artefacto cultural fascinante para apreciar como las ópticas han cambiado en las últimas décadas. Más allá de la valoración de cómo han envejecido algunos aspectos de la serie, han dejado un grupo de personajes irrepetible que han divertido a millones de hogares con una serie de episodios magníficos como los siguientes.

El del apagón (Temporada 1, Episodio 7)

Enredos románticos en medio de un apagón. Friends tenía un talento particular para poner a sus personajes en contextos muy particulares en la que florecieran las particulares características de cada personaje. Este capítulo hace un gran trabajo para desarrollar la química entre sus personajes, algo a lo que muchas comedias les cuesta conseguir en sus primeras temporadas. Y eso que Matthew Perry está ausente en una trama secundaria (muy buena).

El de los cinco filetes y la berenjena (Temporada 2, Episodio 5)

Uno de los aspectos que más fascina viéndola ahora es cómo refleja el aspecto económico de unos personajes normalmente con dificultades para tener regularidad laboral y, sin embargo, viven en Nueva York en unos PISAZOS. Sin embargo, este es uno de los capítulos que mejor toca las diferencias económicas entre el grupo y cómo estas terminan afectándoles.

El que Nadie está Listo (Temporada 3, Episodio 2)

Otro gran talento que tenían los guionistas de la serie era producir situaciones donde tenían un determinado objetivo a conseguir al final del episodio, en torno a un solo escenario y del que van saliendo diferentes tramas. Este es un grandísimo ejemplo en ese sentido, donde todas los conflictos van sucediéndose en un ritmo perfecto y dejando hilarantes momentos (Joey poniéndose toda la ropa de Chandler).

El de la medusa (Temporada 4, Episodio 1)

Cuando dejas en una nota alta la temporada, luego tienes que saber como recogerla al volver el año que viene (bueno, es un decir). En el inicio de la cuarta temporada no sólo siguen bien el final (la «reconciliación» de Ross y Rachel), sino que plantan cosas que tendrán relevancia en la temporada (Phoebe y su madre biológica) y una trama paralela (aunque es tan importante que da nombre al episodio) que es una de las más desternillantes de la serie.

El de los Embriones (Temporada 4, Episodio 12)

También conocido como el de «La Ronda Relámpago». Realmente a veces sólo necesitas una ideaca así, además de cosas en riesgo claras (los pisos), para dejar claro la relación existente entre los personajes y dejar una de las mejores secuencias de la serie. Qué narices, este es el mejor episodio de largo. Punto.

El del sándwich de Ross (Temporada 5, Episodio 9)

Friends había conseguido un gran éxito con uno de los casos más notorios de «tensión sexual/romántica» con Ross y Rachel que, sin embargo, resolvieron en las primeras temporadas. Así que crearon otra con Chandler y Mónica donde la tensión residía en ocultarla, metiendo en el embrollo progresivamente al resto de personajes y generando momentos muy graciosos en el camino. Y este episodio tiene además la trama donde se comen el bocadillo de Ross en el trabajo, así que todo bien.

El de los propósitos (Temporada 5, Episodio 11)

Siempre a favor de reírse cuando la gente se pone propósitos a comienzo de año que luego es incapaz de mantener (y uno de ellos es aprender a tocar la guitarra, así que doblemente a favor). Si además en el proceso consigues un instante donde un personaje no puede subirse unos pantalones de cuero porque se encogen con el sudor y lo intenta solucionar con polvos de talco, mejor que mejor.

En el que todos lo descubren (Temporada 5, Episodio 14)

De nuevo, otro episodio fabuloso que juega con lo que estos personajes son capaces de ocultarse entre ellos y hacerse un poco la puñeta en el proceso. Aquí rizan el rizo todo lo posible de manera maravillosa, dejando un clásico clarísimo en el proceso.

En el que Ross se drogó (Temporada 6, Episodio 9)

Hemos puesto pocos episodios de Acción de Gracias hasta el momento, pero la verdad es que ahí los guionistas se sabían superar cada vez. Este es uno de los mejores, ya tan sólo por Rachel haciendo un postre inglés al que le mete carne por error (cero dudas de que un inglés se comería eso a gusto). Ah, y por «Yo amo a Jacques Cousteau».

El del unagi (Temporada 6, Episodio 17)

Hay que apreciar también el talento del reparto protagonista para la comedia física. Una de las mejores muestras de ello fue este ejercicio relacionado con la defensa física que no prescinde de hacer chistes con la comida japonesa. Win-win.

En el que están despiertos toda la noche (Temporada 7, Episodio 12)

De nuevo, otra gran muestra de la habilidad de la serie de meter a los personajes en un mismo problema (en este caso, no poder irse a dormir) que afrontan de manera distinta y salen también con dispares resultados. Aunque la principal excusa para meterlo aquí es la trama en la que Joey y Ross se quedan atrapados en la azotea.

En el que todos cumplen treinta (Temporada 7, Episodio 14)

Probablemente lo que más hizo conectar al público con la serie era su manera de lidiar con la vida adulta atropellándoles continuamente. El miedo a envejecer es un problema muy identificable que aquí explotaron muy bien.

El del rumor (Temporada 8, Episodio 9)

Ha habido muchos cameos de grandes famosos en la serie (Julia Roberts, Bruce Willis o Jean Claude Van Damme vienen rápido a la mente), pero de los mejor utilizados en su historia ha sido Brad Pitt, que sabe explotar como pocos su vis cómica.

El del número de teléfono de Rachel (Temporada 9, Episodio 9)

Aunque hicieron buen uso de él, a la serie en sus últimas temporadas le habría venido bien explotar más a Paul Rudd como secundario recurrente. Mirad si no está joya de la comedia incómoda que hace junto a David Schwimmer que estiran sin dejar de ser hilarante en ningún momento.

El de después del beso de Joey y Rachel (Temporada 10, Episodio 1)

Podremos comentar lo que queráis de los últimas temporadas, pero en la última tuvimos un buen inicio gracias a la manera en la que recogen el final de la anterior. Y bueno, vale, reconozco que está sobre todo por la partida de ping pong, es delicisiosamente hilarante. Y otro poco por el chiste de Miss Agente Especial.

Artículo anteriorDe La Soul podría llegar pronto a los servicios de streaming tras la compra de los derechos de su música
Artículo siguienteTráiler de ‘Blossoms Shanghai’, la primera serie de Wong Kar-Wai conectada con ‘Deseando amar’ y ‘2046’

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.