A ver, que cerramos 2019. Que se acaba ya. Estos son los 20 mejores discos nacionales de 2019. Otra cosecha de altura, con grupos de los que te cambian la vida. Aquí seguiríamos insertando tópicos, pero, perdonad, estamos ya beodos. Viva el vino.

20. Rodrigo Cuevas – Manual de Cortejo

Resultado de imagen de Rodrigo Cuevas - Manual de Cortejo

Ni Refree arruina a un Rodrigo Cuevas embelesado por el folk tradicional y decidido a trasladarlo a un discurso de hoy, también en lo orgulloso. Hasta Xiringüelu, no hay ni un respiro en el disco con las mejores frases de cortejo del año.

19. Tito Ramírez – The Kink Of Mambo

Resultado de imagen de Tito Ramírez - The Kink Of Mambo

Lo que había en los singles queda plastificado para la eternidad en un disco que es tan homenaje al final de los 50 como reflejo de los bien que los podemos seguir pasando en el inicio de los nuevos locos y nazis años 20 con el r’n’r. Doowop adictivo, surf sin tablas, vientos de lujo y lo puto mejor de la vida. Kinki forever, todas las chicas y chicos cuando le ven llegar se vienen pa el. Ladies & Gentlemen, mambo number 666.

18. Río Arga – Río Arga

Río Arga LP

En 22 minutos inolvidables, Río Arga descubren la vida desde el poder del pensamiento negativo y el pop más cristalino pero tristón posible. Claro que nos importa que no le importen ni a Blas. Claro que eso es mentira también. ‘No quieres verme’, canción del puto año.

17 Airbag – Cementerio indie

Airbag Cementerio Indie

El retorno glorioso de unos Airbag que no, no se hacen viejos. su mejor colección de hits, uno tras otro, desde Alto Disco. O sea, palabras mayores en un universo tan propio que desearías que todas las historias continuaran una vez acabadas las canciones. El disco con el que borrar todos los malos recuerdos que quieras, o dejarlos ahí para siempre; los vas a echar de menos para siempre.

16 Diamante Negro – Mercurio Retrógrado (EP)

Nueve minutos y ya son el mejor grupo nuevo posible. Raca-raca para decirte adiós (‘Si tú te vas’). Subidones de la bajona al borde del noise-pop (‘Despedida’). Sueños de lo peor con un popopopopop irresistible (‘KEXP’). Y la sensación de que, si quieren, podrían ser también el grupo de pop tranquilo-pero-sincopado que nos robará el corazón (‘Abrazo’). Abrazadme como si estuviéramos a punto de vivir, con ellos, un terremoto.

15 $kyhook – Moonchies

$kyhook - Moonchies

Pablo de Echave, $kyhook, es el nombre más importante del hip-hop nacional de los últimos años. Ya lo había dejado clarísimo en sus aventuras previas, y con Moonchies sólo ha tenido que mostrarse de nuevo. Frente al martillo pilón de más de la mitad de la escena nacional, cada canción de Moonchies es única y exclusivamente como ella misma. Y en un disco de invitados de relumbrón, todos se someten a él. Queda claro es que Zaragoza lo ha vuelto a hacer y que $kyhook es inagotable.

14 Mujeres – Romance romántico (EP)

Mujeres Romance Romántico

“Viendo lo que hay, me echaría hacia atrás y vería con quién empezar una nueva vida”. De principio a fin, el mejor disco de Mujeres. Da igual que sea corto: ahora sólo nos hacen desear más. ‘La Huida’ es la que recupera su lado más borrachuzo vitalista, pero las otras, ¡ay!, las otras… ““Tengo una foto en mi cartera, no es que estemos nada guapos” PERO “Por lo menos sí que estamos”. Os amamos, pero este año nos habéis roto el corazón todas y cada una de las veces que hemos pasado por este Romance Romántico.

13 El Palacio de Linares – Largos Agotadores

Resultado de imagen de palacio de linares largos agotadores

Por supuesto que Ataque de amor, uno de los mejores discos españoles de la década, no fue un accidente. Pero por supuesto también que Largos agotadores es la simple continuación de aquel. Ahora El Palacio de Linares son más perfectos en su melancolía, más sublimes en su tristeza, más ambiguos en su decepción («hemos perdido el estilo como los nadadores después de unos cuantos largos agotadores» … «Que si estoy amargado, que si no me gusta nada (…) También la música que escucho casi todas las mañanas / pongo el volumen a 40 / tengo a la vecina contenta»). Más todo, excepto las cosas malas. No hay mal alguno que entre, nunca, en el territorio de un grupo perfecto, emocionante, imprescindible.

12 La Bien Querida – Brujería

La Bien Querida Brujería

Frente a los bandazos de anteriores discos, Brujería tiene muy claro a qué va a jugar: a ser el disco de amor romántico más bonito que se haya hecho. Y no falla en eso ni una sola de las diez canciones. Quizás sea que el embrujo del hechizo protector nos haya hecho efecto, pero no hay, desde ‘La verdad’ a ‘Nubes Negras’, una sucesión de canciones tan fluida en mucho tiempo. El mejor disco de La Bien Querida con muchísima diferencia.

11 Hidrogenesse – Joterías Bobas

Hidrogenesse - Joterías bobas
Hidrogenesse – Joterías bobas

Que no haya nadie como ellos no sería tan importante si no fuera por lo especiales que son los discos de Hidrogenesse. «Te gustan los cantantes que se enfadan y lloran y lo nuestro te parecen joterías bobas». Hidrogenesse se autoafirman en el zeitgeist del haterismo: son una máquina de hacer canciones desenfadadas, menos emocionales que antes, más seguras de que necesitan teatro como siempre (Carlos, mejor frontman español desde ‘He vuelto‘). Entre atmósferas de feria y organillo, pasadas de frenada que sólo les salen bien a ellos (‘Lloreír’), y la mejor colección de mindfucks de su carrera, Joterías bobas triunfa porque te respeta como oyente: es decir, te obliga a volverlo a escuchar una y otra vez.

10 Fuerza Nueva – Fuerza Nueva

Fuerza Nueva letras

Niño de Elche, siempre que se junta con otros, sale bien. Es posible que salga bien siempre, también a solas, pero también es bastante probable que sepamos que en algún momento la liará parda. Parecía que iba a ser aquí, juntándose a Los Planetas en un concepto difuso sobre imaginería española entre lo chungo y lo atractivo. Había tantas posibilidades de que esto saliera mal, que se quedase a medias, que no fuera ni de unos ni de otros, que el resultado de Fuerza Nueva es ejemplar. ‘Santo Dios’, ‘La canción de los gitanos’, ‘La Cruz’, ‘El novio de la Muerte’ o la fundamental ‘Canción para los Obreros de Seat’, cancionacas.

9 Camellos – Calle para siempre

Resultado de imagen de Camellos - Calle para siempre

“Siempre igual, siempre igual, te recuperas y encuentras / Siempre encuentras una manera de joder a los demás”. Camellos tienen una doble virtud: combinan una precisión quirúrjica para hurgar en las miserias de nuestro tiempo con un talento especial para la comedia negra y el desenfado. El resultado es una tremenda risotada, una sátira revestida de aires art-punk (más punk que art) que funciona tanto a mil revoluciones (“Mazo”) como en formato melódico (“Es Tan 2020”). Calle para siempre revisita los mismos lugares, felices lugares de su debut, con un puño más afilado, con un sonido más contundente. Quizá menos fresco, pero igualmente irresistible.

8 Derby Motoreta’s Burrito Kachimba – LP

Resultado de imagen de Derby Motoreta's Burrito Kachimba - LP

De paseo por las raíces del rock andaluz y, especialmente, de Triana a lomos de una moto garagera y psicodélico. Los andaluces decidieron no esperarse a que King Gizzard les diera por hacer el disco flamenco y sacaron la biblia de la quinquidelia, un sonido explosivo, creativo y enérgico que ha conquistado a casi toda España y también a nosotros. Que no pierdan el brío.

7 Star Trip – Salto al vacío

Star TriP

Pimpampum, elogio de hacer bien lo más difícil. Salto al vacío es BONITO. Deja poso. Tiene los juegos vocales más hermosos del año. Se pasa en un suspiro. Te deja tocadete. Vuelve a empezar. También te levanta el ánimo. Vuelve a acabar. Vuelve a empezar de nuevo. Es un bucle del que cuesta salir y en el que no puedes dejar de corear, mucho, muchísimo peor que ellos.

6 Mecánica Clásica – Filtraciones de luz

Resultado de imagen de Mecánica Clásica - Filtraciones de luz

 Mecánica Clásica es nuestro supergrupo, uno que bebe de la escuela de Berlín/Düsseldorf para, en doble disco, este debut y el posterior Vientos Eléctricos (Abstrakce Records, 2019), quitarnos el aliento mediante ambient, progresiones analógicas y experimentación.

5 Los Punsetes – Aniquilación

Los Punsetes

A Los Punsetes les ha salido estupendo lo de producirse a sí mismos. Han hecho uno de sus mejores discos, aún pujando por si es el mejor o no, pero desde luego el que no quiere sólo tener grandes canciones (y las tiene, de las mejores de ellos; la mejor, incluso), sino que tiene un buen puñado de escuchas con sorpresa asegurada, porque nada en sus canciones ya es tan obvio como parece. Llegar así al sexto disco es fabuloso; tenerles con nosotros es un regalo que no valoramos lo suficiente. Claro que hacen cosas mal: porque son de fiar.

4 McEnroe – La Distancia

McEnroe - La Distancia

McEnroe han cerrado la década con su mejor disco, uno creado como el grupo atípico que son (viven lejos, tocan poco, y aún así se consideran grupo) y apuntalando su idea de que el pop a fuego lento no necesita estribillos mientras te tenga agarrado del corazón. Hay pocas cosas tan hermosas como ‘Asfalto’ en 2019. Luz de gas a todo aquello que nos intente separar. Pensamos mucho, una barbaridad, en McEnroe. Grupo de una vida.

3 Lorena Álvarez – Colección de canciones sencillas

Del folk rural a la eternidad. El universo de Lorena Álvarez es tan sencillo que se le puede dar la vuelta, observarlo desde el interior, y descubrir un sinfín de angustias e inquietudes, de dudas y pasos titubeantes en la penumbra, de los estragos de la madurez y del lento camino hacia la muerte, casi siempre en soledad. Hay tanto en Colección de canciones sencillas, y está embadurnado de una simpleza tan apabullante, que Lorena Álvarez se puede permitir el lujo de introducir toda suerte de conceptos e ideas. Allá donde cabe un labriego de La Mancha arando su huerto también entra el deseo de transfigurarse en un animal salvaje, de transformar el piso compartido a 600€/mes en una higuera. Allí donde hay osos pardos y ruiseñores también hay cuentas saldadas con hombres incapaces.

2 El Grajo – El Grajo

Resultado de imagen de el grajo

 Rojas vuelve a ese país de contrastes clavelista, para abordar problemas de la vida adulta y real, con letras fantásticas: dardos en las relaciones sociales, ácido pesimismo ante un posible futuro negro y canciones de lamerse las heridas después de unas cuantas hostias. Y cómo no, ese humor sardónico como declaración de antiamor al mundo moderno. Ahí está esa pseudorumba de ‘Canción del Grajo‘, que puede que lleve ese título por representar tan bien la filosofía grajense al margen de todo. Y orgulloso. Que se maten todos entre sí por su española real gana.

1 Estrella Fugaz – Un sendero fluorescente

Resultado de imagen de 1 Estrella Fugaz - Un sendero fluorescente

Supongo que si fuera músico mataría por componer cinco canciones tan inmensas, tan perfectas, como las encadenadas por Estrella Fugaz en la primera mitad de Un sendero fluorescente. Lo que va de “Alegría” a “Estrella Fugaz” se cuenta entre lo más delicado, profundo y hermoso compuesto por un grupo nacional a lo largo de los últimos diez años. Pero hay más, hay mucho más, tanto que seríamos capaces de señalar a ciegas un punto cualquiera de Un sendero fluorescente y quedarnos con él para siempre. ¿Con qué otra cima del año se puede comparar “El verano español”, ese recorrido por la España negra y la demolición de nuestra modernidad a mediados de los noventa que se mira a los ojos con los momentos más inspirados de Sufjan, con la acongojante sinceridad de The Microphones?

Con ninguna. En tiempos de zozobra e incertidumbre siempre hay que recurrir a las verdades más romas, a las certezas que más brillan. Estrella Fugaz se ajusta a la descripción. Y ni siquiera tienes que mirar al cielo para aferrarte a ella.