Si ya elegimos nuestros mejores discos internacionales de 2020, nos quedaba la otra pata de este banco desastrado y, a ratos, desastroso que ha sido 2020, la de los mejores discos nacionales. Pero gracias a esta parada que hacemos para recordar, ahora miramos el futuro con otra cara: ha sido un año de muy buenos discos, música que recordaremos y con la que viviremos juntos durante muchos años. Estos discos, los mejores nuevos discos españoles del año, y otros que se han quedado por el camino de un excel implacable, nos servirán para recordar lo que fue, lo que pudo ser y, desde la distancia, mirarnos con nostalgia.

Sí, es lo más sencillo, pensar que antes todo estaba mejor. Pero es también la gran trampa. Como cantaría uno de nuestros elegidos, «dale una oportunidad al amor», también al amor por la música. Mucho más allá de playlists algorítmicas y discos puestos como colchón de fondo de otras cosas, todas estas canciones podrían cambiarte la vida.

20. Chucho – Corazón Roto y Brillante

El nuevo disco de Chucho es como su título: roto y brillante. Brillante por la colección de canciones que contiene, por lo singles con que se adelantó, por darnos las expectativas más altas en mucho tiempo ante las canciones de Fernando Alfaro. Roto por no cumplirlas del todo, pero aún así tenernos discutiendo, aún hoy, si es mejor o no que Koniec, ese disco al que en Hipersónica le tenemos tanto cariño. Qué bien tenerles entre nosotros y cuánto los damos por sentado.

19. La Trinidad – Los edificios que se derrumban

¿Eso que noto derrumbarse es otro edificio emblemático de mi ciudad que cae por estos tiempos de capitalismo tardío o es simplemente mi corazón? La Trinidad han trazado un puente entre una sociedad cada vez más consumida y una urgencia juvenil que, de tan desbocada, puede acabar con la barbilla en el suelo. Por suerte ellos no se la pegan, porque vienen con las canciones perfectas bajo el brazo, con un giro al sonido The Smiths y similares muy bien llevado, que hacen de su primer largo un acierto claro.

18. Mausoleo – Absolución

Mausoleo - Absolución

Un fantasma recorre España: el del post-punk (el del comunismo según a quien leas). Y entre los exponentes imprescindibles hemos tenido a los valencianos Mausoleo, tirando un poco de jangle para unirlo a la oscuridad del estilo. Menos bajo grave cortavenoso y más guitarras y melodías que pueden salvarte la vida. Picos de emoción oscura en una sorpresa agradabilísima.

17. Daniel Van Lion – Uvva

Daniel Van Lion - uvva

En 2018, Daniel Mesa partió de Cádiz para estrenar Tropismes, un debut que aventuraba futuros excitantes. Dos años después, con UVVA, ya han llegado. Entre el ambient, algún drone y unos cuantos litros de glitch-hop, Van Lion plantea un disco que casi parece una misa electrónica y no esquiva esa concepción: ahí tenemos ‘Salmo Binnario’ o ‘Evvangelia’.

Una travesía sonora para recorrerla por mucho tiempo más.

16. Sangre de Muérdago – Xuntas

sangre de muérdago xuntas

Uno pensaría que un grupo como Sangre de Muérdago no tendría tantas piernas y que llegaría a un punto donde su exploración del dark folk y la música tradicional gallega llegaría al punto del piloto automático o donde ya no distinguiremos un disco de otro. Pero Xuntas disipa cualquier pensamiento en esa línea. El proyecto gallego siempre encuentra nuevos rincones que explorar, nuevas maneras de llegar al metal haciendo canciones que no suenan a metal, y siempre ofrecen una experiencia única en cada movimiento. También han conseguido uno de los mejores títulos de canción del año (sobra decir cuál).

15. Moura – Moura

moura - moura

Uno de los discos de volar sin motor del año lo trae este proyecto gallego compuestos por varios sospechosos habituales de la escena psicodélica de la zona. Pero el disco de Moura no es sólo un estupendo y bien equilibrado zambombazo de prog y psicodelia, sino que incluso los menos habituados a estos sonidos encontrarán mucho que disfrutar en un disco con mucha energía, que nunca aburre y que por momentos te lleva a caer para arriba.

14. Pelomono – Gibraltar

pelomono - gibraltar

Este año se nos ha cerrado la posibilidad de pisar esos garitos mugrientos y humeantes que piensas que nunca quieres volver a pisar pero acabas hipnotizado por el ambiente. Por suerte, Pelomono son capaces de evocar la sensación de entrar a esos garitos en un disco todo el rato a caballo entre el blues farragoso, el surf rock de película de Tarantino y la psicodelia más chunga. También un perfecto sustitutivo para el disco de Guadalupe Plata que este año no hemos tenido.

13. Obsidian Kingdom – MEAT MACHINE

obsidian kingdom - meat machine

Obsidian Kingdom no han decepcionado con su tercer disco. Podemos apreciar trazas de las influencias que marcaron discos como MANTIIS y A Year With No Summer, pero siguiendo su propia analogía aquí nos sirven otro tipo de carne y cocinada de otra forma y con otra temperatura. Podemos hablar de unas influencias industriales muy marcadas, pero el grupo se ha cuidado también de explorar matices alejados del propio metal que hacen de cada canción una caja misteriosa donde no sabes qué vas a encontrar, si otro cañonazo o una lavadora.

12. Güiro Meets Russia – Interlude

12. Güiro Meets Russia - Interlude

No podía faltar uno de los trabajos más tempranos pero mejor resueltos del año. El dúo valenciano volvió a juntarse para explorar de nuevo todas las posibilidades de su kraut de marcado carácter electrónico y ambiental. Y había muchas, como reflejan en su mejor trabajo hasta el momento, donde toman elementos de referentes electrónicos más modernos para conseguir dejar un poso similar a otros grandes referentes de esta vertiente psicodélica. El resultado es una experiencia cósmica totalmente envolvente y sugerente.

11. Rambalaya – Rambalaya

11. Rambalaya - Rambalaya

Un grupo como Rambalaya nace ya a vueltas de todo. No le esperan los focos ni la atención de los medios importantes con su obstinado ejercicio de rock and roll clásico que pone banda sonora a ese garito que sabes que nunca te falla. Porque es así, el grupo sabe tirar para no fallar, sabe tocar cada canción como si fuera la última antes del cierre y nunca paran de pasárselo bien mientras la tocan. Y claro, por mero contagio, tú te lo terminas pasando muy bien.

10. David Cordero – La Isla Dormitorio

10. David Cordero - La Isla Dormitorio


Desde la pequeña San Fernando (Cádiz), Cordero ha facturado un trabajo enorme, con apenas cinco piezas para no permitir grietas en su registro. Desde los primeros instantes, ‘Retiro de Invierno‘, con Miguel Otero al xilófono, este nuevo LP combina las grabaciones de campo, donde las agudas gotas del agua contrastan con esas líneas ambientales gruesas y graves, ideales para escuchar tirado en la cama con auriculares. La Isla Dormitorio tiene picos de intensidad que se erigen como nuestra banda sonora alternativa a Dune.

9. Aiko el grupo – Va totalmente en serio

9. Aiko el grupo - Va totalmente en serio

10 canciones, 25 minutos: la medida áurea del pop. Aiko el grupo van totalmente en serio con el disco con mejores títulos y algunas de las letras más fascinantes del año sobre tener que vivir con gente, ser medio-adulto y estar en la B. Punk-pop que sólo frena en la fascinante ‘Por qué no dices la verdad’ y que recorre domingos de abulia, pereza y copas menstruales llenas, amigos que no merecen la pena, bloqueos en Instagram, rabia flojita y una sensación vital de derrota absoluta: “prefiero tener suerte… A tener buen corazón”

Sí, claro que sí. Los mejores gritos del año en España están aquí.

8. Los Enemigos – Bestieza

8. Los Enemigos - Bestieza

Bestieza te quita todas las dudas en una sentada. Las quitó ya con su primer single, la maravillosa ‘7.000 canciones’, una joya fantástica de energía powerpop, emoción; adictiva al cien por cien; una de las canciones de este 2020. Pero también a lo largo de uno de los mejores discos del grupo madrileño. 

Bestieza casi nunca baja de lo notable, tiene cumbres en ‘Siete mil canciones’, ‘Mar de sendas’, ‘Océano’ (con Fino en la voz recordando a los amigos yonkis que respiran oxígeno pesado) y el cierre de ‘Rey Pescador’, te aporta ganas de vivir y seguir adelante (que, además, es lo que busca en muchas de las letras) y certifica la talla de Los Enemigos, un grupo necesario, tras tantos años. No hay muchos de estos.

7. Confeti de Odio – Tragedia Española

7. Confeti de Odio - Tragedia Española


El mejor disco-sin-miedo-a-ser-adolescente del año. Tragedia Española engaña: empieza con la épica de la bajona, arreglada al máximo, de ‘Todo muere‘ y esperas que vaya todo por ahí. Pero el disco se mueve mucho más en terrenos powerpop: desde el jit en el que riman rotísimo con muchísimo entre guitarrazos (‘Muchísimo‘) a su acercamiento al libro de estilo de los Weezer buenos (‘Triste de verdad‘, ‘Mi Funeral‘) o el racaraca emotivo de ‘Todas las guillotinas van al cielo‘.

Canciones estupendas por todos lados… Y Tragedia Española tiene tantas letras guays que uno se dice a sí mismo lo que Lucas de la Iglesia en una de sus estrofas: “no, no me acostumbro a las cosas buenas». Se va en suspiro y necesitamos que regrese ya mismo. No todo es póstumo en esta generación, aunque nos muramos por él.

6. Triángulo de Amor Bizarro – oɹɹɐzıqɹoɯɐǝpolnƃuɐıɹʇ

6. Triángulo de Amor Bizarro - oɹɹɐzıqɹoɯɐǝpolnƃuɐıɹʇ

El disco más rock’n’roll de Triángulo de Amor Bizarro,  R’n’r al estilo de Los Ilegales, como si de la visita a la cabeza de Jorge Ilegal se les hubiese quedado plantado un inception que hiciese de sus mismas canciones algo más macarra: de ahí nos parece ver nacer ‘Canción de la fama’; la mejor cuna.

Una torrontera de canciones imprescindibles, con un pulso común pero inagotable diversidad estilística: a veces, hardcoretas, otras neworderianas, otras shoegaze del que saca los colores a los demás grupos shoegaze. Parece mentira que Triángulo de Amor Bizarro vuelvan a pasar sin mácula por un disco más. Cuánto talento tienen, qué envidia de ellos y, a la vez, qué orgullo de poder disfrutarlos. This band could/should be your band.

5. Melenas – Días raros

5. Melenas - Días raros

En 2017, en la lista de lo mejor del año. Tres años después, repiten, y de sobra. Melenas siguen siendo lo más cercano que tenemos a unas Vivian Girls: gente que coge el post-punk, el shoegaze y el espíritu troglodita de K Records y los aglutina en canciones que lo mismo saben dulces que amargas. Gente incapaz de sonar retro, porque su música es aquí y ahora, relevante, necesaria. 


Les sienta estupendo cuando se ponen a dar vueltas a las canciones sobre sí mismas (en ‘Primer Tiempo’ se nos aparece lo mejor de Moon Duo); dominan bien la psicodelia (por ahora, en segundo plano en sus canciones, como en ’29 grados’ pero será un camino que explorar); manejan como nadie la tensión, y de ahí nacen cancionacas como ‘Despertar’. ‘Los alemanes’ nos hace recordar el racaraca de ‘Fell In Love In a Graveyard’ y hay poco que amemos más aquí que el campanamuertismo y ensimismarnos, cerrar los ojos y mover la cabecita.

4. Pablo Prisma y Las Pirámides – Pensamiento gigante

4. Pablo Prisma y Las Pirámides - Pensamiento gigante

Joder, qué discazo. Uno nuevo cada vez que te lo pones, en el que las capas pop, las ruidosas, las emocionales, las íntimas y las expansivas se van superponiendo en secuencias diferentes en cada escucha. Nunca es nuevo del todo y nunca es igual, tampoco. Es el Get Lost de Pablo Prisma y las Pirámides, pero no al carboncillo: hay magneticfieldismos,  abrazos al slowcore, al pop 80s de luz y lagrimilla (‘Vuelve a la colmena‘; eso, vuelve a esto, Robert Smith), a echar otra vez de menos a Espanto, a tener los pelos de punta (cuando suena el «nada significa nada» de ‘Escapar de la cabeza-araña’). 

Joder, qué discazo.

3. Alexanderplatz – Murcia Delenda Est

3. Alexanderplatz - Murcia Delenda Est

Un EP es uno de los mejores discos del año; largos o cortos, da igual. El talento a raudales de Alejandro Martínez, que ya viésemos en Klaus & Kinski y en el debut largo de Alexanderplatz, calienta motores para su nuevo disco, que llegará en 2021… y sus descartes dejan en evidencia a muchos otros, incapaces de soñar con algo así. 


Me he equivocado en todo‘, una canción circular sobre alguien que se arrepiente de todo lo hecho mal y del tiempo pErdido en esas cosas… mientras no deja de perder el tiempo, es fantástica; y ‘Marchando hacia el pasado con confianza‘ es una estupenda lección de épica indie-pop rubricada por algunas de las mejores guitarras que ha grabado nunca Alexanderplatz, como las que hay en ‘Clavo Ardiendo’ y en la titular. Destruid Murcia, si queréis, pero salvad a Alexanderplatz.

2. Mujeres – Siento muerte

2. Mujeres - Siento muerte

Siento Muerte debería ser el disco que ponga bajo tierra cualquier suspicacia sobre Mujeres como uno de los mejores grupos pop de nuestro país. Sus canciones son directas, pero llena de rincones que explorar y, hasta cierto punto, ya parecen inagotables. Joyas como ‘Un Gesto Brillante’ o ‘Todo Bien’ ya podríamos colocarlas entre sus temas insignia.

Los shalalás, parapapapás y shuapshuap eternos. De verdad, es para quitarse el sombrero.

1. Ramper – Nuestros mejores deseos

1. Ramper - Nuestros mejores deseos

El 6 de marzo, al borde de un confinamiento que ni esperábamos ni sabíamos que nos iba a cambiar tanto para dejarno peor (no, no saldremos mejores), empezó a sonar Nuestros mejores deseos, el disco de debut de los granadinos Ramper. Y ahí, separados, con todos los planes desechos y la imposibilidad de vernos físicamente, empezó también un runrún entre los hipersónicos: “Ramper disco del año”.

Nuestros mejores deseos es un disco que engaña: parece obvio que bebe del post-rock, pero que rápidamente va más allá, expandiendo las fronteras de un género que puede haber olvidado que el riesgo estaba implícito en su razón de ser. En lugar de recurrir al camino fácil con constantes explosiones tras la calma tensa, la ópera prima de Ramper va por otros derroteros.  Se calientan los motores, sí, ya hay explosiones, pero el clímax es justo el discurrir, el fuego lento, la atmósfera oscura en la que te dejas arrastrar. 

Lo mejor de Mogwai nunca fue el contraste calma-furia, y por eso su segundo disco es de los más planos. No, lo mejor de Mogwai siempre era el trayecto, los vaivenes, la sensación de que te llevaban en volandas, como ellos querían. Con Ramper pasa. ‘Nuestros mejores deseos’, la canción, lo ejemplifica bien: un viaje de doce minutos que siempre queremos repetir, y que juega lo mismo al caos noise y a la belleza space-rock (esos vientos) y que te pide, todo el rato, “súbeme más, sube más el volumen”.

Ay, si sólo hubiesen tenido esta canción, ya sería un disco imprescindible. Pero en ‘Pánico a las calles’ dieron banda sonora a la distopía que, sin saberlo, estábamos a punto de vivir: todo se ha ido a la mierda, los supervivientes no sabemos qué hacer y, en medio de cuerdas afiladísimas a lo Slint, Ramper se enfrentan, guitarrazos en mano, como si fueran el Coma-Doof Warrior de Mad Max Fury Road, al final de todo. Si Mogwai temían a Satán, queda claro en la recta final de ‘Pánico en las calles’ que Satán ama a Ramper.  

Con ella recordamos las cosas que perdimos en el fuego de Low, en una de las canciones más emocionantes del año (Albini, aquí no hubieses puesto mejor los micrófonos) pero no se quedan ahí:Nuestros mejores deseos es capaz de romper expectativas en cada paso.

En ‘Niña en vela’ nos vamos al slowcore más puro. En ‘Amalola’ nos aferramos a los muros de sonido, con un final absolutamente arrollador, la trompeta que por la que siempre recordaremos 2020 y en la que pensaremos al acordarnos de este año de mierda. En ‘Oxígeno’, dejan a Polvo hechos ídem; y para el cierre se acuerdan de que también pueden mirar a los ojos a GY!BE y salir no ya indemnes, sino con una canción inapelable bajo sus brazos. 

“Ramper disco del año”. “Ramper disco del año”. “Ramper disco del año”. El runrún no se ha apagado en todo 2020, desde ese 6 de marzo: no podía ser de otra manera ante este disco brutal.

Apóyanos

Apoya Hipersónica

Si te ha gustado este artículo y quieres ayudarnos a SOBREVIVIR, por muy sordos que seamos, puedes apoyarnos por muy poco.Si no te ha gustado, también puedes pagar, a nosotros nos viene guay.

2,49 €

Subscribe
Notify of
guest

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

1 Comment
Oldest
Newest Most Voted
Inline Feedbacks
View all comments
Francisco Saro
Francisco Saro
1 month ago

Tenéis que escuchar el último disco de rock urbano de la banda Dixon y rock indie de Lost Mind