¿Por qué hablar de Nancy Meyers decís? Bueno, aparte de por celebrar su cumpleaños, por hacer un poco de justicia. Si normalmente se valora positivamente a los directores masculinos detallistas y obsesos por el control, aunque ello implique costes desorbitados, no hay motivo para no hacerlo con una cineasta que ha hecho lo mismo, pero mayormente en la comedia romántica. Alguien que insiste mucho en que necesita esos 80 millones de dólares para poder rodar apropiadamente una cocina tiene todo nuestro respeto.

La recluta Benjamin (1980)

Cuarenta años después, este retrato de empoderamiento femenino (o todo lo que puede ser una mujer en el ejército) ha sido reivindicada precisamente por adelantada a su tiempo al ser una película abiertamente mainstream que no se acobardaba de exponer el viaje de una protagonista femenina. Aunque lo cierto es que ya entonces fue uno de los mayores éxitos de su año, consiguiendo convertir a Goldie Hawn en estrella y con varias nominaciones a premios como los Oscar. Pero lo más sorprendente de esta comedia es, también, los diferentes tonos que se atreve a tocar, incluso aunque cueste la consistencia de la película. Aunque también es verdad que entonces era más habitual ver películas abiertamente cómicas que no renunciaban a tener un poco de todo (drama, política bélica, etc).

Más como esta: Protocolo (1984) y Jumpin’ Jack Flash (1986).

Diferencias irreconciliables (1984)

Parte importante de su carrera pasa por su relación profesional (y personal, al estar casados durante casi 20 años) con Charles Shyer, con quien co-escribió sus primeras películas y casi todas las que él dirigió. El debut de Shyer en la dirección fue un drama aparentemente ligero, pero que entre sus agradecidas pizcas de humor de relaciones (que no Matrimoniadas) deja lucir un acertado conflicto entre personajes que puede figurar entre las mejores películas de divorcio de su época.

Más como esta: Me gustan los líos (1994) y ¿En qué piensan las mujeres? (2000).

El padre de la novia (1991)

Su mayor éxito llegó con esta comedia familiar, remake de la película de 1950, donde Steve Martin se enfrenta a grandes problemas de primer mundo como ver a tus hijos crecer, ver cómo te quedas al margen y cómo pagar una boda con cientos invitados. Pero a Meyers se le da bien escribir a gente rica teniendo problemas de ricos de forma que sea entretenida, simpática y hasta empatizable. Ahí está el abrumador éxito de esta película, que prácticamente fue el avala para tener su propia carrera aparte de la de su marido Shyer.

Más como esta: Vuelve el padre de la novia (ahora también abuelo) (1995) y Tú a Londres y yo a California (1998).

Cuando menos te lo esperas (2003)

Llegada a cierta edad, Meyers empezó a ver cómo las comedias románticas no mostraban a mujeres como ella… Así que su respuesta fue aprovechar el exitazo de ¿En qué piensan las mujeres? e hizo una con la sencilla premisa de “¿Cómo sería follarse a Jack Nicholson?”. Su mejor película muestra su habilidad para dejar que los actores desarrollen el carisma y la química de forma natural, creando el entorno alrededor -cocina incluida- idóneo para ello, siendo extremadamente precisa en la puesta en escena y en cuanto a ritmo. Si hay que ponerle una pega, es que no resulta creíble cambiar a Keanu Reeves por Nicholson.

Más como esta: The Holiday (2004) y No es tan fácil (2009).

El becario (2015)

Meyers ya mostró su interés en retratar a la mujer en el lugar de trabajo de manera abierta con en los ochenta. Su última película dirigida hasta la fecha vuelve a ello con el interés añadido de las start-ups como trasfondo, pero sin dejar de lado también temas que le tocan de cerca como llegar a cierta edad e intentar buscar un lugar en el mundo donde encajar y sentirte útil. Lo hace también haciendo una simpática comedia de relación platónica que entretiene y nunca se disculpa de parecer intrascendente. Y, sin contar El Irlandés, es una de las pocas pelis de esta pasada década donde Robert De Niro hace más que el mínimo esfuerzo requerido.

Más cómo esta: Baby, tú vales mucho (1987).

Artículo anterior¿Qué narices ha pasado en Warner y HBO para acabar poniendo en riesgo el futuro de las salas de cine?
Artículo siguiente‘Sad But True’: el tema de Metallica es versionado en clave metal mongólico gracias a The HU

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.