El grupo de los hermanos Gallagher está viviendo un pequeño resurgir nostálgico a nivel de conversación gracias a el estreno de su documental Oasis Knebworth 1996 y a que, las cosas como son, fueron el grupo favorito de la adolescencia de mucha gente. Un grupo que enamoró por completo con sus singles y sus discos Definitely Maybe y (What’s The Story) Morning Glory.

Pero, ¿y esas otras canciones? El resto de su carrera nunca estuvo a la altura de ese momento pletórico que llegó en el mejor momento posible. Pero no todo son cenizas del incendio, y algunas perlas pueden ser rescatadas. Como estas cinco, aunque podrían ser otras.

D’yer Wanna Be A Spaceman (1994)

Una fabulosa cara B del single ‘Shakermaker‘, de su álbum debut. Cuando todavía estaban creciendo como grupo, ya sacaron aquí todo un tema de madurez, reflexivo sobre el paso del tiempo, de envejecer y de las decepciones con respecto a lo esperado en la juventud. Además, presenta un tono menos estridente, casi de sitcom americana lo Matrimonio con hijos.

Acquiesce (1995)

Todo lo tumultuosa que ha sido la relación entre Noel y Liam ha estado más que retratado de cara al ojo público. Pero sus momentos bonitos han tenido, como esta popular cara B de ‘Some Might Say‘, tan querida que casi no tiene sentido en esta selección. Aquí reflejan su relación fraternal en todos sus aspectos, desde la aceptación a regañadientes hasta la resignación ante el saber que realmente se necesitan entre ellos, mostrado hasta en cómo se reparten las tareas vocales.

Magic Pie (1997)

Por aquí lo decimos mucho: Be Here Now es el sonido de la cocaína, porque te encontrabas canciones que no estaban tan mal y acabaron sonando tan hinchadas que dan miedo. ‘Magic Pie’ son siete minutos de Noel creciéndose, metiendo psicodelia fuerte en la mezcla y hasta un mellotrón. Suena descomunal, demasiado, y con muchas posibilidades de salir mal, pero hay una canción fabulosa que es más evidente de lo que puede parecer con la maraña ruidera que tiene.

Little By Little (2002)

Este tercer single de Heathen Chemistry, una doble cara A con ‘She Is Love‘, destaca por ser una particular balada, con unas estrofas estructuradas en torno a una instrumentación muy contemplativa, casi recreando las atmósferas de Pink Floyd. Pero llegados al estribillo no hay trampa, es tan emocional y obvio que casi podría espantar, pero Noel encuentra el punto ideal para que funcione.

Mucky Fingers (2005)

Noel quería inicialmente que este fuera el primer single de Don’t Believe the Truth, pero al final le ganó la partida ‘Lyla‘ (seguramente el mejor movimiento comercial). Pero el músico vio claramente el tesoro que tenía entre manos. Compuesta junto a Death in Vegas, pero con un nervio y un brío Dylanesco que hace de esta una de sus gemas más especiales de este periodo del grupo.

Artículo anteriorHaim y la pizza de regaliz
Artículo siguienteCuello – Venga

9 Comentarios

  1. Acquiesce y Little By Little no deberían considerarse infravaloradas pues aparte de ser sencillos también eran tocadas en muchos de sus conciertos. Yo incluiría «Fuckin’ In The Bushes» un excelente instrumental.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.