El gurú del progresivo. El genio gafotas. Steven Wilson lleva décadas siendo referencia mundial, desde su carrera con Porcupine Tree hasta sus diversos proyectos paralelos. Pero con su carrera en solitario nos ha brindado nuevas expresiones creativas, nuevas maneras de explorar lo que creíamos que era su sonido característico, y nuevas vías de explotar su talento. Hoy nos centramos en sus trabajos en solitario. El resto quizá llegue otro día, no se puede descartar nada.

6. 4 ½ (2016)

Vale, es un EP, pero dejemos eso al margen por un segundo. Un EP de descartes, vale, pero dejemos eso al margen por un segundo. Aquí tenéis esa ‘Happiness III’, una exquisitez pop. Aquí tenéis esa mayúscula ‘Vermillioncore’. Qué narices, sin incluso tenemos una fabulosa revisión de la ‘Don’t Hate Me’ de Porcupine Tree que sabe a gloria. Está por detrás del resto, pero tiene un valor a tener en cuenta.

5. To the Bone (2017)

El disco que muchos de los detractores de la trayectoria en solitario del artista emplean (y emplearán) como arma arrojadiza. Su puesto en esta lista puede dar a entender que se comparta esa percepción pobre que algunos tienen del mismo, pero nada más lejos. Si acaso, lo podemos colocar un poco por encima del calificativo “obra menor” y más interesante que la simple “popización” de Wilson (y aún de ser así, a ver cuántos del género son capaces de hacer canciones pop como estas). No todas las canciones funcionan, pero las que lo hacen ya no te despegas de ellas.

4. Insurgentes (2008)

Un disco que tiene una canción de título dedicado a Harmony Korine (y antes de sacar esa obra maestra que es Spring Breakers) se merece nuestro cariño. Más allá de eso, su primer trabajo post-Porcupine Tree, antes incluso de que se terminasen Porcupine Tree, comienza a pavimentar los cimientos sobre los que construir esta etapa y empieza a explorar nuevas obsesiones sonoras. No faltan los que lo descalifican, pero el tiempo ha sentado bien a Insurgentes.

3. Grace from Drowning (2011)

Tras dar carpetazo a Porcupine Tree, Wilson decidió librarse de corsés en un disco desatado, ambicioso y hasta inmenso. Lo que juega un poco en su contra, pero al mismo tiempo lo que lo hace un disco interesantísimo, es precisamente su carácter de verso libre. De experimentar con cada estilo que a Wilson se le pasa por esa brillante cabeza. De lanzarse de cabeza con todo lo que conlleva. Wilson afrontó esta nueva etapa con renovadas fuerzas y creatividad y de eso se nutre Grace from Drowning.

2. Hand. Cannot. Erase. (2015)

Una agradecida transgresión. Un disco como Hand. Cannot. Erase. nació para ser divisivo, pero también es el que da sentido por completo al movimiento de montar una carrera en solitario. Aquí Wilson explora territorios que no podría permitirse tocar con su banda principal, por mucho que él fuera el motor creativo principal, y deja unas canciones únicas, inabarcables, que sólo pueden tener cabida aquí. Un disco que con los años sigue ofreciendo cosas interesantes que desentrañar y alegrías inigualables. Cosas como ‘Ancestral’ pueden ser perfectamente la cima del género en la década.

1. The Raven That Refused to Sing (And Other Stories) (2013)

A calzón quitado. Steven Wilson decidió poner todas sus referencias, sus influencias, y en la solapa en un ejercicio aparentemente nostálgico, pero que escondía más de lo que parecía. Es más, al volver a la parte más elemental de su identidad, le dio una interesante vuelta para convertir esos referentes en parte de él mismo. Y en el camino, otra excelente remesa de canciones ante las que incluso un hater del progresivo como Mohorte no ha podido resistirse. Y si este disco ha podido con semejantes barreras, es por buenos motivos.

Subscribe
Notify of
guest

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

3 Comments
Oldest
Newest Most Voted
Inline Feedbacks
View all comments
Alberto Ferreras Remesal
Alberto Ferreras Remesal
7 months ago

Muy buenos comentarios. Hasta el peor disco de Steven Wilson tiene un valor que ya quisieran otros para sí.
Y también coincidimos prácticamente en la clasificación: https://youtu.be/VG7qNVFxCGs

Cesar Medrano
Cesar Medrano
7 months ago

Según han pasado los años pongo a Hand Cann tErase por encima de the Raven aunque inicialmente no era así. De todas formas la discografía de Wilson para mí no tiene peros.

JF
JF
7 months ago

El Raven, a mi juicio, ha envejecido un poco mal. En plena ola revival Prog, funcionó a la perfección, y técnica y conceptualmente es impecable, pero se ve superado por el Hand Cannot Erase en contemporaneidad.