Pues aquí tenéis otra tanda de películas con las que podéis pasar el confinamiento que tiene pinta de que sigue yendo para largo. No garantizamos que todas vayan a entusiasmar, pero esperamos que ninguna deje indiferente. Al lío.

Netflix: Dolor y Dinero (Michael Bay, 2013)

Es fácil desestimarlo por sus excesos explosivos y por hacer cinco películas de Transformers que bordean lo deplorable, pero ojo a perder de vista algunas de las cosas que ha hecho entre medias. De hecho, esta misma puede ser perfectamente de sus mejores películas, sin perder en ningún momento su sentido del humor y su estilizada demencialidad. Si coges una de los Coen de palurdos que se meten a dar un golpe que claramente les supera y le metes anabolizantes, te sale algo así. Dwayne Johnson no ha estado mejor en una película ni lo estará jamás.

HBO: Silencio (Martin Scorsese, 2016)

Ya pasada la Semana Santa, con algunos reencontrando sus sentimientos religiosos especialmente motivados por la pandemia mundial, vale la pena con otro magnífico retrato de la espiritualidad y sus dolorosos conflictos realizado por Martin Scorsese. Una de sus películas más pasadas por alto (yo mismo reconozco no terminar del todo convencido en su momento) que marca el punto de inflexión del cineasta como narrador que luego impregnaría el triste relato y melancólico de El Irlandés.

Movistar: Arrebato (Iván Zulueta, 1979)

Incluso con las recientes reivindicaciones, esta obra sigue siendo uno de los secretos mejor guardados de nuestro país. Con alma underground y prácticamente destinada a ser de culto desde su concepción, Iván Zulueta logró hacer un torbellino implacable altamente atrevido y excepcional. El cine vampírico de la Movida Madrileña que ideó Videodrome antes de que David Cronenberg rodase Videodrome.

Prime Video: Nosferatu, vampiro de la noche (Werner Herzog, 1979)

A Werner Herzog hay que quererle muy fuerte. Y ahora que han subido varios de sus imprescindibles a Amazon, no hay excusa. Si necesitas entrar en calor con él, esta versión/remake de Nosferatu aporta una interesante dimensión, apasionante y distinta a la de 1922. La impecable atmósfera, ese aroma incómodo que persiste durante todo el film, y su potencia visual hacen de esta una de las mejores películas de vampiros de siempre.

Filmin: Cleo de 5 a 7 (Agnés Varda, 1962)

Hace unas semanas fue el aniversario de la muerte de Agnés Varda (fue antes de la última entrega de esta sección y me arrepiento un poco de no haberme acordado antes). Si alguien todavía no tiene claro porque es una de las mejores autoras francesas de siempre, esta obra maestra de la Nouvelle Vague es uno de los mejores estudios de personaje que podéis echaros a los ojos. Es sobrecogedora y terriblemente moderna incluso hoy día.

Disney+: Pesadilla antes de Navidad (Henry Selick, 1991)

¿No es curioso que una de las mejores películas de Tim Burton, además de una de las que más se emplea de ejemplo de su grandeza, ni siquiera la dirigiese él? Su marca es inconfundible, pero Henry Selick y su mimo característico llevan a una dimensión superior una maravilla animada que rezuma vida en cada secuencia. Sus diseños artísticos siguen siendo de otra galaxia.

Subscribe
Notify of
guest

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments