Los mejores pepinos techno de 2015

Como ya habréis visto y suele ser tradición, agotamos el año haciendo listas de todo lo que pillamos por casa, y ahora llega una que tenía pensado hacer en 2014 pero finalmente no pudo ser. No obstante, la enumeración de hoy es cortita y al pie; doce pepinazos de techno y fuera. Algunos es cierto que quizá no entran en la categoría de lo que uno llamaría pepinazo, pero lo importante es que son grandes temas de techno, ya sean bombas o canciones simplemente buenísimas. Porque si hay que despedir el año por todo lo alto, hazlo con techno. Aquí van los pepinos. El cucumber club lo peta.

Artefakt — The Fifth Planet

Y qué mejor forma de empezar que con techno holandés, facturado, cómo no, en la siempre prolífica casa Delsin Records, también holandesa. Algo más de diez minutos de bombos orgánicos, que paran, que vuelven y que por el camino van dejando una estela de gotas de acid, y otros recursos analógicos clasicistas. Una delicatessen. Pura inmersión.

Alan Fitzpatrick — For An Endless Night (Jel Ford Remix)

No podía faltar alguna remezcla en esta pequeña lista, y lo que ha publicado este año Drumcode con el trabajo de Jel Ford para el hit de Fitzpatrick de hace tres años es para no perdérselo. Uno de esos hits para levantar la pista y dejar al personal con el culo torcido gracias a su ritmo vibrante y a esa señorial aunque efímera sección vocal.

Levon Vincent — Junkies on Hermann Strasse

El de Levon ha sido uno de los discos más interesantes de este año en cuanto a techno se refiere, por lo que no es de extrañar encontrarle por aquí. Techno espartano que empieza bastante limpio y acaba con una atmósfera bastante contaminada, con uno de los temas de mayor enjundia de todo el disco. Que no es poco.

DJ Bone — Differ-Ent (Hrall)

Y ahora, siguiendo con más tópicos techneros, nos vamos a Detroit, donde el veterano Eric Dulan, aka DJ Bone, lleva años produciendo piezas de gran alma, inspiradas en su ciudad. A principios de este año publicó este genial tema, referenciado en el interesante sello Don’t Be Afraid. Músculo detroitiano y un hilo melódico hipnótico para que no la sueltes nunca.

Drvg Cvltvre — New Earth Army

Pero de nuevo volvemos a Holanda, para disfrutar de una de esas piezas de techno oscuras, musculosas, como las que compone Drvg Cvltvre. Cajas de ritmo echando humo por el peso del sonido que expulsan, una vigorosa ambientación e incluso a partir de la mitad del tema, una atmósfera evocadora para celebrar la noche hasta el final.

Scuba — Why Feel So Low

Como decíamos a principios de 2015, Scuba fue un tipo listo y se fue distanciando del dubstep hasta llegar a terrenos agitados donde soltar latigazos como este, incluido en un más que satisfactorio Claustrophobia (Hotflush, 2015). Un disco y un tema que son un homenaje a la adrenalina y al desenfreno sobre la pista de baile, golpeando con fuerza como hizo en el Sónar.

Voiski — Mathematical Park

Desde París llega, una vez más, el techno corpulento de Voiski, esta vez en su versión más oscura. Un tema de menos de seis minutos que rezuma sensaciones claustrofóbicas conforme avanza, con un sonido casi perturbado que se te mete en la cabeza y no sale. Sobre todo en el tercio final, donde todos los matices de la canción brillan en su máximo apogeo.

Tzusing — 4 Floors of Whores

Y ahora nos vamos a Shangai, donde reside el malayo Tzusing, que ha publicado uno de los mejores epés del curso, A Name Out of Places Pt. II (L.I.E.S., 2015). Cómo no, para acabar de cuadrar el círculo, lo publicó en la vanguardista casa L.I.E.S. Este es claramente uno de los pepinazos del año, de los que te tiran de la silla. Buenos tapones para los oídos y para dentro.

Perc — Gob

Pero claro, si nos ponemos a hablar de pepinacos, de temas bestias, no puede faltar Perc, que con Gob ha vuelto a sacarse de la chistera algunos cortes de techno despiadado e industrial como este. Con cariño, en las entrañas de Hipersónica algunos le llaman “el del taladro”. Tiene su razón. A sudar.

Jonas Kopp — Hank

Hablando de gente que te revienta la cabeza sin ningún tipo de escrúpulos, otro tema a destacar este año ha sido este del argentino Jonas Kopp. 4/4 y a golpear fuerte, sin miramientos, para una canción bastante canónica, pero que sin duda te deja los sesos desparramados por la pared. Ideal para derruir antros.

Answer Code Request — Calm Down

Y una vez más, volvemos a Berlín, la eterna capital. Este es uno de esos temas, junto al siguiente, que no consideraríamos ‘pepinazo’ porque no es una producción de mucho músculo, pero tiene uno de esos bellos ensamblajes que crea el techno. Un bombo medio y alrededor una capa de sonidos elocuentes que te transportan a paisajes mentales donde sólo hay placer y despreocupación. Muy grande.

Sparky — Signals

Y cerramos la lista con otro falso pepinazo, con uno de esos regalos que sólo son capaces de facturar los más grandes. Paraísos sonoros donde pasar toda una vida. Una pieza de cinco minutos de Sparky, a quien todos conoceréis más si concretamos que es un alias del inglés Dave Clarke. Forma parte de un EP publicado este año e incluye esta joyaza de base tranquila en la que son las capas secundarias las que van añadiendo más ingredientes para acabar formando esta pieza, que para mí es de lo mejor y más emocionante que he escuchado este año. Chapó.

One clap, two clap, three clap, forty?

By clapping more or less, you can signal to us which stories really stand out.