Hoy nos hemos enterado de la prematura muerte de Joey Jordison, el que fuera batería y miembro fundador de Slipknot, lo que supone una enorme pérdida tanto para el metal como para el arte del instrumento. Muchos hoy recordarán su legado y su impacto, aunque pocas cosas lo van a explicar mejor que las propias influencias que le han marcado en vida.

Hoy recopilamos aquí algunas de las obras que más han impactado al músico en su pasión por el arte y por hacer de esto su profesión. 10 discos y 8 canciones importantes, explicadas por el propio Jordison en distintas entrevistas.

KISS – Alive! (1975)

Fue una gran influencia para mí, y no sólo por la batería. Me introdujo en el rock duro, toda my trayectoria, básicamente. Sigue siendo uno de mis discos favoritos porque estableció muchas de las áreas en las que estoy involucrado.

Led Zeppelin – Led Zeppelin IV (1971)

Tengo que admitir que lo que me atrapó desde el principio fue el tema Page/Plant. Los dos estaban tan presentes en la mezcla -Plant con su inquietante voz y Page con esos riffs absolutamente enfermizos- que me atrajeron al instante.

Black Sabbath – Black Sabbath (1970)

Con Black Sabbath, era más inquietante en general. La batería de Bill Ward era como un redoble constante de toms; tenía un swing muy jazzístico, que realmente hacía que los riffs de guitarra sonaran locos. Muchos guitarristas querrán matarme por decir esto, pero si quitaras la batería, esos riffs no sonarían tan demoníacos.

The Rolling Stones – Tattoo You (1981)

La canción que realmente me atrapa es la última de este disco, ‘Waiting On A Friend’. La razón por la que me gusta es porque se trata de la baqueta cruzada. Charlie tiene una forma de sacar su baqueta del hi-hat cuando golpea la caja, y cuando lo pones detrás de la voz de Jagger, establece un estado de ánimo tan hermoso. Es tan bueno, de hecho, que podrías quitar al resto de la banda, y seguiría sonando mágico.

Ace Frehley – Ace Frehley (1978)

Siendo ya un fan de KISS, me gustaba mucho Peter Criss, pero cuando escuché esto, cuando entra [Anton Fig] en los rellenos cuádruples de una sola nota, me dije: ‘¿Qué es eso?’. Nunca había escuchado nada parecido.

Terrorizer – World Downfall (1989)

Este es el grupo paralelo que Pete Sandoval y David Vincent de Morbid Angel hicieron hace un tiempo. Cuenta con Oscar [García] de Nausea cantando, y en la batería está Jeese [Pintado] de Napalm Death. Me encanta el tono de la batería, tan crudo. Se grabó en directo, así que no hubo tiempo para arreglar cosas, y es jodidamente impecable. Uno de los discos más inspiradores de la historia, totalmente insuperable.

Slayer – Reign In Blood (1986)

Es similar al World Downfall de Terrorizer en el sentido de que es un disco corto, y la batería es jodidamente irreal. Sin Dave Lombardo, probablemente no estaría tocando la batería. De él saqué mi velocidad.

Metallica – Ride The Lightning (1984)

Me gusta Ride The Lightning porque tiene un poco más de crudeza; eso me atrae en algunos de estos discos. Puedes ver que hacen el mismo tipo de cosas: ‘Fight Fire With Fire’ contra ‘Battery’, ¿cuál es mejor? Los dos son geniales. Pero me encanta el breakdown de doble bombo en ‘Fight Fire With Fire’, donde todo se apaga, pero tienes a Lars yendo directamente a las 16 notas en el doble bombo. Eso me da escalofríos.

The Who – Who’s Next (1971)

Keith Moon es uno de mis mayores ídolos. Me encanta su imprevisibilidad. Se puede escuchar en todos los discos de Who. También me encanta la firmeza de su caja y la forma en que el bombo se ahogaba. Nadie iguala a [John] Bonham en el bombo, pero Keith tenía su propio estilo.

Billy Cobham – Spectrum (1973)

Nunca le di mucho crédito a este disco, pero es uno con el que crecí. Mi tío Dougie me lo regaló y, aunque en su momento no le di demasiada importancia, ahora tengo que mencionarlo como es debido. Muchos baterías de hoy no serían lo que son sin él.

The Spinners – ‘The Rubberband Man’ (1976)

Mi madre siempre me dice que esta es la primera canción que me gustó, porque cuando la ponía cuando estaba embarazada yo empezaba a dar patadas en su vientre. También es la primera que recuerdo haber escuchado una vez que vine al mundo. Cuando pienso en ello, es el ritmo que más recuerdo.

Korn – ‘Divine’ (1994)

Tocaba en una banda de thrash cuando aún estaba en el instituto, y mis influencias eran principalmente los cuatro grandes. Pero recuerdo que un día estaba en una tienda de discos y un amigo mío me dijo: ‘Tienes que escuchar a estos tipos, son súper afinados y se basan un poco en el rap’, y esa banda era Korn. Divine es el que más me llama la atención, porque es muy duro. Escuchar eso me cambió la vida. He tenido mucha suerte de conocer a Korn y tocar con ellos.

KISS – ‘100,000 Years’ (1975)

No sólo era un gran fan [de KISS], sino que quería aprender a tocar el solo de batería de ‘100.000 Years’, así que lo practicaba constantemente. Una vez que lo aprendí, sentí que empezaba mi camino.

Slayer – ‘Angel Of Death’ (1986)

Cuando escuchas ‘Angel Of Death’, una de las primeras cosas que te llevas es el doble bombo. Dave Lombardo sigue siendo uno de mis cinco bateristas favoritos, y es genial que nos hayamos hecho amigos gracias a las giras. Es un mentor total.

Heart – ‘Crazy On You’ (1976)

Soy un gran fan de Heart. Llevo escuchando sus discos desde siempre y sigo encontrando cosas nuevas en ellos. Esto es realmente super pesado y super oscuro. Toda la canción es una obra maestra.

Stevie Wonder – ‘Isn’t She Lovely’ (1976)

Es otra canción que mis padres tocaban mucho, así que fue una parte importante de mi infancia. Está tan bien construida, es tan hermosa y tan sincera que no hay mucha gente que se acerque a eso.

Slayer – ‘Hell Awaits’ (1985)

Si quiero sacar mi angustia, machaco esa mierda con la batería. Cualquier cosa de Slayer siempre es buena para eso, pero en realidad siempre voy a repasar todo el álbum Hell Awaits. Cuando tocas esa primera intro, básicamente estás diciendo: ‘¡Que te jodan!’.

Chic – ‘Le Freak’ (1978)

Si todo el mundo se siente un poco agotado pero bien después de estar todo el día con el metal, yo seré el que ponga una recopilación de música disco de finales de los 70 o principios de los 80 y ponga esa mierda a tope. No importa cuántas canciones haya en el disco, es básicamente una canción todo el tiempo, porque todas son iguales, en el buen sentido. La música disco es algo que escuchaba mucho mientras crecía.

VíaKerrang
FuenteMusic Radar
Artículo anteriorDream Theater llegan a los 15 álbumes con A View From The Top Of The World, que llega en octubre
Artículo siguienteAdiós al bajista de ZZ Top: muere Dusty Hill a los 72 años

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.